Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Deportes » El reconocimiento a Rodrigo Caffa tras la medalla en los IV Juegos Suramericanos de Playa en Rosario

El reconocimiento a Rodrigo Caffa tras la medalla en los IV Juegos Suramericanos de Playa en Rosario

En una nota publicada en el suplemento Ovación del diario La Capital de Rosario, resaltan al palista de Concepción del Uruguay quien le ganó una carrera al cáncer y a un aneurisma.

 

Un mismo hombre que cambia completamente en pocas horas. Así es el palista Rodrigo Caffa, quien este viernes subió al podio para recibir la cuarta medalla de oro que cosechó la Argentina en estos IV Juegos Suramericanos de Playa, tras remar 16 mil metros dejando segundo al rival venezolano y tercero al chileno.

Es el mismo que dijo: “Si querés llamame después de las 13, estoy trabajando, entro a las 5.30 y salgo recién a esa hora”. Una disculpa del mismo hombre de 40 años que en ese momento estaba trabajando de ordenanza en los tribunales provinciales de Concepción del Uruguay (Entre Ríos), el lugar donde limpia baños, prepara el mate o hace compras para el personal judicial. El mismo que sale a correr a las 4 para poder mantenerse en forma, el que tiene una escuela de canotaje, el hijo del medio de entre cinco hermanos; el padre de Gastón, de 6 años, y pareja de Gisela. Y el que desde cada uno de esos roles peleó contra un cáncer hace seis años y contra un aneurisma el año pasado. Ganó las dos carreras. Caffa es un tipo que la rema.

 

“Los primeros años nos fue bien pero hoy está difícil. Es una escuela donde sólo tenemos un techo, ni piso ni nada, es difícil entrenar en invierno. Todo, afiliación a las competencias y viajes, sale de nuestros bolsillos”, dijo Rodrigo.

 

Este campeón de canotaje y del esfuerzo rema contracorriente de las empalagosas historias de superación. “No es que me quiero superar a mí mismo, le quiero ganar al de al lado, siempre, si me enfermé dos veces no me lo cuestiono demasiado, salí sorteado en la vida y sigo remando”, dijo riéndose pero con convicción.

“Yo corro mi carrera, hoy impuse mi ritmo de entrada, traté de ir fuerte las primeras vueltas para desgastar a los contrincantes, se me dio bien así que me pude escapar y quedé solo un rato, pero al final me cansé, pero corrí y me sentí bien. Me gusta la actividad deportiva, si no remo, nado, corro, ando en bici. Soy muy competitivo y cuando más picado el río más me gusta. Para enfrentarme a pibes de 20 años entreno mucho, de madrugada, de noche en el gimnasio”.

Y si no limpiás el tribunal.

Y sí, la remo.

¿A quién le dedicás la medalla?

A mi familia, a la gente de Rosario que me bancó tanto, como mi amigo Damián Docena, un hermano de la vida. También es un premio para mi viejo, que me sigue a todos lados; para mi hermano Mauricio, para todos en mi casa. Estoy muy contento, no es mi primera carrera, hace 30 años que remo pero a cada una la disfruto como si fuera la última. Esta noche celebraré con amigos, mañana a remar y el lunes a volver al ruedo: trabajar y entrenar, como siempre.

Rodrigo viajó a Rosario con su hermano Mauricio, un año más grande que él, compañero de trabajo, de entrenamiento y medallas. “Seguí sus pasos, aunque nos impulsó también que mis viejos vivieran cerca del río y que mi abuelo paterno, que ya falleció, fuera remero. Comenzamos a entrenar en un club (Regatas de Concepción), pero cuando nos cansamos de que no nos apoyen fuimos con Mauri a la Municipalidad, presentamos un proyecto y abrimos una escuela de canotaje”, contó Caffa.

Así nació el Club de Kayaks de Concepción del Uruguay, una academia de canotaje que reúne a 30 alumnos, “donde cada uno aporta lo que puede” y eso los ayuda a los dos hermanos a competir a nivel nacional y también en el exterior (como la especialidad no es olímpica no tiene apoyo del Enard).

“Los primeros años nos fue bien pero hoy está difícil. Es una escuela donde sólo tenemos un techo, ni piso ni nada, es difícil entrenar en invierno. Todo, afiliación a las competencias y viajes, sale de nuestros bolsillos”, dijo Rodrigo.

Y su hermano Mauri agregó: “abrimos la escuela hace diez años cuando Rodrigo dejó la selección argentina de velocidad. La peleamos siempre juntos, en individual nos matamos; es una broma: él es más polvorita que yo pero nos llevamos bien. En dobles el año pasado salimos campeones en la categoría 35 y 45 años, en el Mundial de Portugal y quedamos 15 en la general. Sólo conseguimos un aporte de 10 mil pesos cuando a cada uno el viaje nos salió unos 70 mil, todo corre por nuestra cuenta”, dijo antes de recordar otros campeonatos en Dinamarca, Estados Unidos y Hungría y adelantar que “si pueden” se irán de gira europea en julio. La reman.

(*) Reportaje de Laura Vilche.

 

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Llegó a Concepción del Uruguay la primera remada por los ríos

Como estaba previsto este domingo a las 16 llegó a nuestra ciudad la segunda posta …