Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Novedades » Quizá sea mejor tratar de comprender, antes de criticar
"Que los partícipes de un acto con un corrupto como Urribarri o un inepto como Kiciloff (ambos calificativos me pertenecen intransferiblemente, por supuesto) sean sindicados como casi corruptos (o ineptos) es insoportable".

Quizá sea mejor tratar de comprender, antes de criticar

Este análisis invita a intentar comprender a los demás, antes que sólo opinar denostando.

 

Por JULIO MAJUL (Especial para El MIÉRCOLES DIGITAL).

 

Llama la atención la ligereza con que se critica a quienes se asumen como kirchneristas (o cristinistas, aunque no es lo mismo), demonizándolos como una suerte de apañadores de ladrones. Sin matizar ni distinguir entre los protagonistas y los espectadores/opinadores.

Lo que pasó con el acto kirchnerista reciente en Gualeguaychú es el botón más elocuente de lo que quiero mostrar.

Que los partícipes de un acto con un corrupto como Urribarri o un inepto como Kiciloff (ambos calificativos me pertenecen intransferiblemente, por supuesto) sean sindicados como casi corruptos (o ineptos) es insoportable.

Parece que nos asumimos como los dueños de la verdad, sin matices ni grises; la verdad es blanca o negra; o se es macrista o se es kristinista, parece. Y en realidad ni es cierto que la realidad política sea binaria, ni es cierto que alguien sea dueño de la verdad.

Creo que la intolerancia en Gualeguaychú  (me refiero sólo a la intolerancia por opiniones políticas, claro) empezó hace apenas una década.

“Debemos repensar la manera en que vemos a los que no piensan como nosotros. No son enemigos o idiotas: piensan distinto, nomás”.

Seguramente es consecuencia de las divisiones suscitadas por la aparición del fenómeno kirchnerista, que (con intensidad a partir del “conflicto del campo”) provocaba que familias enteras no pudieran convivir entre sí, por la virulencia de las opiniones encontradas.

Llegó al clímax ahora, claro, por la aparición de cada vez más claros y evidentes indicios de corrupción kirchnerista, a la vez que se manifiestan con nitidez los rasgos de capitalismo salvaje que caracterizan al macrismo.

 

LO QUE ESTÁ PASANDO

Lo que pasa es un rotundo ejemplo de la decadencia y la podredumbre que afecta a la clase dirigente argentina; que se manifiesta con mayor visibilidad en la política, pero no escapa al sindicalismo, al empresariado, hasta a la dirigencia deportiva nacional.

La dirigencia no puede exhibir virtudes reales, y entonces apela a agredir al adversario. Nadie explica qué país o provincia quiere; se limita a agredir (cuanto más virulentamente, mejor) al adversario.

Que ha dejado de ser un adversario para ser un enemigo.

“Que los partícipes de un acto con un corrupto como Urribarri o un inepto como Kiciloff (ambos calificativos me pertenecen intransferiblemente, por supuesto) sean sindicados como casi corruptos (o ineptos) es insoportable”.

Esto, que se casi natural en una dirigencia profundamente podrida, está afectando también a los cuadros medios de los partidos; y ello, suponiendo que los partidos existan realmente, lo que no termino de aceptar por cierto.

Es peligrosa, y lamentable, la casi violencia verbal con que se cruzan los adherentes a los dos grupos políticos mayoritarios del país y la ciudad: macristas y kirchneristas se entretienen agrediendo al otro, en vez de explicar su visión de futuro.

A quien escribe, habituado a polemizar duramente pero respetando siempre las opiniones ajenas, le resulta incomprensible que la dirigencia política haya llegado a la agresión personal, como recurso para defender sus ideas.

Parece que estar en un acto junto a corruptos e ineptos (corruptos e ineptos según lo que opinan otros, como yo por ejemplo) convierte a los adherentes en corruptos e ineptos. ¿por qué no podemos aceptar que esa gente no cree que sean corruptos? O sea: personalmente, estoy seguro que Urribarri es un corrupto, y así lo he dicho muchas veces, por escrito y con firma y explicando por qué lo creo. Pero ¿cómo podría ser tan soberbio de creer que todo el que sale en una foto con Urri es tan corrupto como él? Se trata de una falacia tremenda, de un sinsentido que parece fruto de soberbia intelectual y de especulaciones politiquitas.

Creo también que Kiciloff es un inepto, lo creo después de haber leído su trabajo sobre los economistas más importantes de la historia, y haber corroborado que sus elogios a Keynes no se condicen con sus decisiones como ministro, salvo en un aspecto. Sin tocar su autodefinición como marxista, que no resiste el menor análisis racional. Pero esa convicción personal mía no implica que no pueda aceptar que haya quienes vean en Kiciloff un gran intelectual, o un gran político.

En definitiva: creo que debemos repensar la manera en que vemos a los que no piensan como nosotros. No son enemigos o idiotas: piensan distinto, nomás.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Se realizó la marcha por la memoria en La Histórica

Como todos los años este 24 de marzo se concretó la marcha por las calles …