Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Correo de Lectores » Siempre el destino estara en nuestras manos
Foto: AP

Siempre el destino estara en nuestras manos

El año 2015, a priori de crucial importancia institucional para los argentinos, nos ha madrugado con una luctuosa noticia referida al deceso del fiscal que ha denunciado a la presidenta del país, causa que puede llegar a tener connotaciones absolutamente impredecibles en todo sentido.-

Por tales motivos los argentinos debemos evitar dejarnos llevar por la desesperación y el juicio apresurado que muchas veces nos intentan inducir a través de los distintos medios de comunicación social, tratando en todo momento de adoptar actitudes reflexivas e inteligentes que nos permitan poner cada cosa en su lugar.-

En tal sentido la ciudadanía en general tiene una vez más la potestad de escoger a sus representantes a través de un nuevo año electoral, es decir poner en funciones a aquellas personas que decidirán nuestro destino político institucional durante los próximos 4 años.-

Y aquí es donde debemos detenernos y, a mi modesta opinión, recuperar los objetivos que nunca deberíamos haber perdido de vista y que no son otros que aquellos que vienen dados por la propia política que, con el frenético devenir de los acontecimientos sociales, hemos olvidado su real significado, sentido y alcance.-

Por ello, si tenemos en cuenta a la política como conjunto de acciones que llevan a cabo los funcionarios y dirigentes encaminadas al logro, restablecimiento o consolidación de beneficios para la sociedad, con toda seguridad que, como pueblo, recuperaremos la brújula que hace tiempo hemos extraviado.-

Extravío que, por un lado nos ha llevado, de manera constante, a abandonar nuestra suerte a personas a las que escogemos por su imagen antecedente o conveniencia, en vez de exigir y luego examinar programas de acción elaborados con una prudente antelación, proyectos que son la base del accionar político, y por el otro ha creado la existencia de una gran cantidad de dirigentes que, por más vocación de servicio que tengan, no cuentan con ideologías formadas y ni siquiera, a escasos meses de las contiendas electorales, tienen en claro la candidatura a la que se pretender postular, panorama que indefectiblemente suele ser aprovechado por el accionar especulativo de los más poderosos.-

En este escenario que lamentablemente se ha construido en América Latina y en especial en nuestro país desde hace ya varias  décadas, se ha hecho costumbre erradicar todo tipo de ideologías, en donde no se discuten ideas o proyectos sino que se pone en consideración de los ciudadanos la imagen y la supuesta capacidad personal de los dirigentes, como si ellos solos pudieran solucionar mágicamente los cada vez más complejos conflictos sociales, dirigentes que, en vez de elaborar auténticas plataformas desde los partidos políticos, no hacen más que posicionarse constantemente en la lucha por la obtención de espacios de poder, atributo que ha pasado de ser un medio a un fin propiamente dicho, constituyéndose en una letal desviación que importa un vicio que contamina mortalmente a todos los actos que con esa intención ejecuten.-

De allí que en nuestros tiempos todos los actos, las acciones, las obras y los servicios que se suelen desprender del accionar de nuestros dirigentes, rara vez suelen ser oportunos, efectivos y necesarios y menos aún conexos a un proyecto elaborado con la debida antelación como mandan los cánones políticos.-

Por eso queridos lectores es importante que rescatemos los verdaderos significados de las principales instituciones políticas, exigiendo de cada dirigente y candidato la elaboración de proyectos que, puestos en práctica, no sean otra cosa que acciones políticas y, a los medios de comunicación, sobre todo a la prensa especializada, la exhibición de verdaderos debates de ideas y no de imágenes y reputaciones personales de los contendientes que se disputan solo espacios de poder, en pocas palabras, como ciudadanos responsables debemos exigir a las autoridades y dirigentes que hagan política y a los medios que se interesen por difundir los proyectos que tienen aquellos para afrontar la realidad social a la que supuestamente pretenden beneficiar.-

De esta manera nuestra realidad ira cambiando, pues, si los dirigentes aprecian que su pueblo en vez de juzgar imágenes y apariencias, comienza a analizar con responsabilidad todo y cada uno de sus actos, al igual que en los países más desarrollados, se levantarán con oídos de discípulo, es decir mandarán obedeciendo.-

Gerardo Robín

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Ascenso y caída

En una nota que escribí hace poco más de un mes recordaba una frase de …