Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Novedades » ¡TELÉFONO EN LA REDACCIÓN!
Todo paro es político, todo muerto es político

¡TELÉFONO EN LA REDACCIÓN!

Empieza el año electoral (¿alguna vez había terminado el anterior?) y todo vuelve a renacer: tenemos polémicas propias y ajenas; recitales multitudinarios que quizás sean la despedida de un millonario bolchevique y fóbico; funcionarios que, muy previsores ellos, se aumentan el 35,7 por ciento al aprobar el Presupuesto pero a los docentes les ofrecen la mitad y en cuotas; un país entero que le preocupa más el reinicio del fútbol y el tipo de drogas duras que consumen los que idolatran al Indio Solari que las escuelas entrerrianas, que pueden empezar las clases o no. Lo de siempre. Disculpen si esperaban novedades. No las hay.

 

Por A.S.

¿Cómo dice que le va, mucho calor por ahí?  

Buen día. Tanto tiempo. No, acá está lindo. Casi otoñal esta costa, en estos primeros días de marzo. El que viene calentito es este año electoral. No va a dar descanso, me parece.

Arrancó lindo, con el tema de la educación.

Como todos los años. O casi. Este año con el condimento especial de que tenemos este gobernador macrista…

¿No era kirchnerista?

Era. Pero ahora los kirchneristas dicen que es macrista, así no tienen que hacerse cargo de las cosas que dice y hace. Lo de siempre. Es el supremo recurso argumental de los peronistas. Creo que alguna vez hablamos de eso.

¿Cómo era el asunto?

Cuando un peronista hace cosas indefendibles, mientras está en el poder, no lo enfrentan. Pero apenas se va, empiezan a decir que no era peronista. Que los verdaderos son ellos. Con lo cual, ni Menem, ni Duhalde, ni los Kirchner, ni Busti ni Urribarri, ni Bordet son peronistas para determinados peronistas. Por ahí, hasta Perón deja de ser peronista cuando les conviene.

Espere, algo no me cierra en eso. Primero que Bordet sigue en el poder. Segundo, que los que dicen eso de Bordet, en realidad, no son tan peronistas como kirchneristas…

Bueno, en realidad dejaron de ser peronistas, porque están enojados con el pueblo, así que…

¿De qué habla?

Un peronista de verdad, jamás se enoja con el pueblo. Es la vigésima verdad de Perón: “En esta tierra lo mejor que tenemos es el Pueblo”. Esos que se enojan con lo que votó el pueblo…

Disculpe. ¿Usté se volvió peronista?

Para nada. Simplemente le refresco la memoria. ¿O el pueblo, que no se equivoca nunca, se equivocó al sacarlos del poder?

Ah no sé, no me pregunte eso a mí. Pero le diré que hay bastante descontento con éstos.

Sin duda, pero esa es otra historia. De hecho, ¿usted cree que entre los que votaron a Macri no hay un montón de docentes, que hoy ven azorados que las promesas no eran más que promesas?

Sí, bueno, pero acá es Bordet…

¿Y cree que no hay un montón de docentes que lo votaron?

Sin duda. Pero lo que quiero decir es que cuando esos docentes se enojan con el Gobierno, o sienten que el Gobierno no les cumple, lo último que hacen es reprocharse el voto ¡si siempre han tenido confrontaciones, con todas las gestiones, del color que sea!

Pero cuando empieza a achicarse el bolsillo todo se nota más. Le pongo un caso que a mí me parece notable. ¿Usted escuchó algo del incremento de los sueldos de los funcionarios provinciales, eso de que se aumentaron sus remuneraciones un 35 por ciento?

Sí, claro. Una vergüenza. ¡Se aumentaron el doble de lo que le ofrecen a los docentes!

Ajá, pero ¿usted sabe que eso no fue ahora?

¿Cómo que no fue ahora?

No. Fue hace cuatro meses.

Me está jodiendo.

Para nada. Fue el año pasado, al aprobar el presupuesto.

Explíqueme porque no entiendo ¿cobran ese aumento desde el año pasado?

No. Empezaron a cobrarlo en enero de este año. En Entre Ríos, los sueldos de los funcionarios se aprueban junto con el presupuesto provincial, la llamada “Ley de Leyes”, que se discute a fines de cada año.

¿Y cuándo fue?

Se discutió durante noviembre. El 14 de diciembre de 2016 se aprobó el presupuesto que rige en el año actual. Y en ese presupuesto, los funcionarios provinciales encabezados por el gobernador Bordet se autoadjudicaron remuneraciones un 35,7 por ciento superiores a las del año anterior.

Pero ¿cómo pudieron ocultarlo? ¿Cómo es que recién se conoce ahora?

¿Quién dijo que se conoce ahora? Ahora la difundieron algunos medios que parece que recién se enteraron, y por supuesto la noticia causa impacto: porque son los mismos que les ofrecen a los docentes la mitad de ese monto, el 18 por ciento y encima en cuotas. Si lo piensa un poco, es aún más enojoso: porque ellos desde enero cobran 35,7 por ciento más que en 2016. Pero a los docentes les ofrecían 6 por ciento en marzo.

No puedo creerlo. ¿Nadie se enteró de eso en su momento?

Nadie pareció darle mayor importancia. Pero claro que se conoció. El sitio digital Entre Ríos Ahora publicó esos datos en noviembre de 2016, poco antes de que el Senado convirtiera en ley el presupuesto. Ahí se informaba cuánto ganaría cada funcionario en 2017, es decir ahora, e incluso había una serie de gráficos con todo el detalle, además de las planillas complementarias que estaban incluidas en el proyecto de presupuesto y a las que todo el mundo podía acceder a través del sitio de la Cámara de Diputados. Es decir: no era ningún secreto.

Es indignante.

Espere, que hay más. La previsión inflacionaria que el mismo presupuesto establecía para este año era del 17 por ciento.

A ver si le entiendo. ¿O sea que se aumentaron más que la inflación?

Más que la inflación que ellos decían que habría este año.

Ah, ¡pero son unos cagadores!

Usté lo dijo. Yo lo diría distinto, pero también en criollo: desvergonzadamente, los funcionarios se aumentaron sus remuneraciones el doble de la inflación que ellos mismos anunciaban.

Al comienzo dijo que fue por unanimidad…

Claro. A esto lo aprobaron por unanimidad en el Senado que, recordemos, tiene mitad de justicialistas y mitad de Cambiemos. En estas cosas, como en otros temas, no hay diferencia entre “Cambiemos” o el FPV, entre macristas o kirchneristas, entre peronistas o radicales. A lo sumo cuando la difusión de sus ingresos produce indignación social, se defienden diciendo bolazos del estilo: “Bueno, a los que les parezca excesivo, que lo donen” o falacias de ese tipo.

Sí, igual también hay que reconocer que a la mayor parte de la ciudadanía este tema no parece interesarle. Solo cuando su bolsillo está en problemas. Si no fuera así, votaría a los pocos partidos que proponen regular este tema. Y eso no sucede ¿no?

Tal cual.

Así que, pasando en limpio, fue el año pasado, al aprobar el presupuesto, cuando los funcionarios se hicieron un salariazo a sí mismos, del 35,7 por ciento para sí mismos. No fue ahora.

En efecto.

Y con esto, el reclamo docente se ve aún más fundamentado: el Gobierno que primero les ofreció un 6 por ciento y ahora les ofrece el 18 por ciento pero en cuotas, se aumentó a sí mismo, desde diciembre de 2016, el doble de esa cifra.

Y sí. Pero no sólo docente. Todos los trabajadores estatales tienen derecho a poner el grito en el cielo.

Claro. Y el gobierno no tiene mejor respuesta que decir que el paro “es político”.

Sí, una pavada mayúscula. Como dijo el politólogo Andrés Malamud: “¿El paro es político? Sí, claro. ¿Descalificar el paro por ser político es de salame? Sí, claro”.

Ja. Ta bueno eso.

Y volviendo a lo anterior, hay otro detalle, que estaría bueno que no se pierda de vista: en octubre y noviembre, que es cuando se empieza a discutir el presupuesto, convendría que los gremios y la ciudadanía toda estén más alertas.

Para decirlo mal y pronto, ése es el momento en el que los funcionarios nos “vacunan” mientras, al mismo tiempo, protegen sus propios bolsillos.

Tal cual.

¡Pero es una inmoralidad total!

¡Qué duda cabe! Creo que a esto ya alguna vez se lo dije, pero ¿cómo calificaría a los directivos de una empresa que celosamente cuidan su poder adquisitivo pero no el de sus colaboradores, y encima hacen todos lo posible para ocultárselo?

Como unos reverendos hijos de… mala madre.

Las madres no tienen la culpa. Y menos las putas, que es lo que usté iba a decir primero.

Ya sé, ya sé. Es una forma de decir. Pero duele y molesta que a esta altura de la democracia las dirigencias sigan cuidando tan bien su propio poder adquisitivo y desentendiéndose del de sus conciudadanos y conciudadanas que viven de ingresos fijos.

Y más que eso: por si fuera poco, ensanchan la brecha, porque se aumentan por sobre la inflación.

No deberían quejarse cuando la gente usa la palabra “político” como un insulto. Son ellos los que la han transformado en eso.

Así es. Y recuerde que desde hace varios años, algunos sectores vienen planteando la necesidad de que los sueldos de los funcionarios se aten al salario mínimo vital. Hechos tan escandalosos como éste muestran la necesidad de insistir en ese planteo.

Hablando de escándalo, no me ha dicho nada sobre el despelote éste del Indio Solari.

Ni quisiera, ha habido tanta gente hablando sin saber, opinando desde prejuicios y anteojeras ideológicas o de clase, que ni ganas me quedan.

Bueno, pero podría darme su opinión. Yo no le pido un análisis sociológico…

Ni estoy en condiciones de hacerlo. Podría citarle aquello de “tiranizando a quienes te han querido”, pero mejor mencionar al Martín Fierro, que recuerda que “no tiene patriotismo quien no cuida al compatriota”.

¿Usté dice que Solari no cuida a su público?

Lo dicen los hechos. “Habíamos quedado que nos cuidábamos entre nosotros”, ¿le suena?

Sí, creo que lo dijo el Indio esa misma noche cuando empezaron los problemas.

Ajá. Se lo dijo al público en pleno show.

¿Y con eso?

Con esa frase, no se hace cargo: parece querer transferirle la carga a su público.

No sé si le entiendo.

Mire, el artista no es solo artista: también es un empresario que conoce las reglas de juego del capitalismo y que maneja millones como coorganizador de estos eventos anuales, alentando desde hace rato la idea de que puede llegar a ser el último recital de su carrera.

Ajá.

Con esa frase, el principal responsable del cuidado del público –que es él mismo como empresario– quiere responsabilizar a los otros.  Y no deja de ser paradójico y penoso, a la vez: ese intento de Solari, cuando todavía no había clara dimensión del drama, no es muy distinto a lo que hicieron en las redes, y en los medios, esos improvisados y prejuiciosos “sociólogos” que, en general, no hicieron más que descargar su veneno contra el público ricotero, al que estigmatizan, desprecian y denigran por el solo e irrelevante hecho de no compartir sus gustos musicales.

Epa. Menos mal que no quería hacer mucho análisis.

Usté me trajo…

Y déjeme agregarle que no se olvide del Estado.

Pero claro. Por eso le decía al comienzo que podría citar al propio Solari, con eso de “tiranizando a quienes te han querido”, pero me parece mejor recordar al Martín Fierro: “Pues no tiene patriotismo quien no cuida al compatriota”. Eso vale para el Estado, en todos sus niveles, que también se desentiende de una movida que involucra a millones de personas.

Ehhhhh, exagerado.

Para nada. No se conoce bien la cantidad de asistentes, pero desde la propia empresa de seguridad estimaron 380 mil en el predio y otras 40 mil afuera, y la fiscal dice que según los primeros informes de los peritos, en el predio de 15 hectáreas se apretaron 550 mil personas.

Bueno, pero no son millones, no exagere.

No ahí. Fueron millones los involucrados, porque en centenares de ciudades hubo madres, padres, hermanos, novias, novios, hijos e hijas de ese medio millón que estaba en Olavarría, con los celulares inutilizados, exasperados ante la preocupación por el destino de sus seres queridos.

Ah, tiene razón. Y no olvide un detalle: todo esto atravesado por la política. Los kirchneristas defendiendo al Indio, los antik atacándolo.

La mala política, mejor dicho. Algo de eso hay, pero no es todo tan homogéneo. Muchas personas que se identifican con el gobierno anterior cuestionan lo mismo que yo digo; y otros que son macristas lo defienden. No todo es tan lineal ni tan sencillo en esta vida.

Estoy bastante de acuerdo con usté. Pero yo pondría más la lupa sobre este artista.

Me parece que ya hay demasiados haciendo eso. Para empezar, la justicia, que debería ser la única en hacerlo. Y si se prueba lo que aparenta (la improvisación y el descuido con el que se realizó semejante evento), es probable que tenga que dar muchas explicaciones.

Fijese que incluso la justicia está especulando con que la cantidad de muertos sea mayor a la que se conoce.

Cierto, hoy leí sobre eso. También podríamos parafrasear al Indio y decir que en estas horas, y en Olavarría, “todo muerto es político”.

Y si quiere, agregue que “todo paro es político”.

Con gusto.¿La seguimos en quince días?

 

(*) Este artículo fue publicado en la edición impresa de Análisis de Paraná el día jueves 16 de marzo de 2017.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Ausentismo: El Gobierno instaló el sistema de control facial y Agmer salió a repudiarlo

Otro polémica se suma entre el Gobierno provincial y el principal gremio docente entrerriano luego …