Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » La Provincia » Un informe detalla el deterioro de los salarios docentes entrerrianos ante la inflación

Un informe detalla el deterioro de los salarios docentes entrerrianos ante la inflación

Un estudio pormenorizado realizado por un grupo de docentes -que fue acercado a El Miércoles Digital- refleja punto por punto la manera en que la inflación le ganó durante 2018 a los reajustes salariales.

 

El GAG (Grupo de Análisis Gremiales) son docentes que en algún momento formaron parte de la Comisión del Salario de Agmer. Su conformación nació tras las negociaciones salariales de marzo – mayo de 2018. Desde entonces iniciaron un trabajo de análisis para aportar  elementos que eviten el impacto de la devaluación en el salario docente.

El informe es el siguiente:

2019 – EN FUNCIÓN DE SUPERAR UN BALANCE SALARIAL DESOLADOR – 2018

El conocimiento es saber, saber es anticipar.
Quién no sabe ni anticipa, es funcional a las circunstancias.

Hemos comenzado un nuevo año. Uno que vendrá cargado de demandas insatisfechas. Que los docentes traemos de arrastre, desde hace años. No es desconocido, para nadie, que, por tercer año consecutivo, el Gobernador Bordet cerró la discusión salarial docente, con una pauta porcentual a la baja. Es decir que, una vez más, perdimos frente a la inflación.

Realizando un balance del año salarial precedente, se puede decir que en 2018, la pérdida del poder adquisitivo real ha sido espantosamente salvaje, teniendo en cuenta que varios de los meses transcurrieron con un aumento porcentual inferior a lo que indicaba el acumulado inflacionario. Así fue que, desde marzo a julio, por ejemplo, solo recibimos un 8% de incremento, cuando la inflación, ya en el cuarto mes del año, superaba ese 8%. De ahí en más, en el resto del año con los demás aumentos, el salario perdió contra la variable inflacionaria. Y lo antes dicho, queda demostrado en la siguiente tabla, en la cual se pueden apreciar datos de acumulación del aumento salarial y de la inflación durante el pasado año.


Es evidente que lo anteriormente afirmado se corrobora en el cuadro comparativo, más allá de alguna variable mínima, el salario respecto de la inflación del INDEC perdió en el mes de diciembre un 25 %. Ahora bien, si consideramos otra variable sobre el impacto de los aumentos en nuestros bolsillos, por ejemplo los valores de la Canasta Básica Total (CBT), la percepción de pérdida se profundiza. Esta sencilla, pero contundente variable, muestra la abrupta caída del salario docente en Entre Ríos. Aparte de ser datos a los que fácilmente se puede acceder, demuestran que el salario de un maestro, es un salario de pobreza y aún al final de su carrera es un salario equilibrista sobre el filo de la Línea de Pobreza. Para verificar esto comparemos el sueldo de un docente de Jornada Simple, con el valor de la CBT y determinemos que porcentaje de dicha canasta puede adquirir un maestro según su haber mensual.

 

Este cuadro sencillo muestra el deterioro de nuestro salario comparado con los importes de la CBT, en el cual la inflación de Diciembre es proyectada, ya que el valor aún no ha sido publicado por el INDEC al momento de la elaboración del presente documento.

De él podemos extraer las siguientes conclusiones:

 Que un maestro de Jornada Simple que recién ingresa a la carrera, accedió en diciembre al 58 % de la Canasta Básica Total. A principios de 2018 accedía al 68 %, de la misma.
 Que un maestro de Jornada Simple con 25 años de antigüedad, en diciembre de 2018 con su sueldo podía comprar el valor de 1 (una Canasta Básica Total). En enero de 2018, podía comprar 1,16 canastas.
 Que en diciembre de 2018, incluso con todos los tramos de los aumentos concedidos se adquiere menos porcentajes de la CBT, que en enero de 2018 sin recomposiciones salariales. Esto es el indicio más evidente de pérdida de poder adquisitivo del salario docente.
 Que mientras el salario docente registró un aumento anual de un 33 %, la CBT aumentó un 53,00 % aproximadamente. Es decir que registra un aumento de un 5 % superior a la inflación acumulada del INDEC, pues refleja los rubros de consumo que más han aumentado y que son los de consumo popular, aquellos que se consideran mínimos para la subsistencia digna. Esto impacta concretamente al maestro porque su salario se ha empobrecido.
 Que a finales de enero de 2019, nuevamente el salario del maestro de jornada simple quedará debajo de la Línea de Pobreza en todos los tramos de salariales de su carrera.

Algo que queremos agregar al análisis del presente documento, es la contradicción permitida con la aceptación de la incorporación de un nuevo Código Salarial, el 117, que adicionó una suma fija, remunerativa, que genera un achatamiento en el escalafón docente. Esto ha sido criticado permanentemente por nuestro sindicato, pero, hoy, nos encontramos con opiniones que convalidan tácitamente y avalan la incorporación del mismo, incluso se justifica su creación planteando que el gobierno, en su “bondad”, lo hizo para fortalecer nuestro salario debido al congelamiento de los montos en negro nacionales (FNID y Material Didáctico).

Nuestro balance como trabajadores en el orden salarial, durante 2018, concretamente ha sido deficitario. En este documento se intenta difundir datos y conceptos que permitan promover una mirada evaluativa y crítica de lo actuado en 2018; de manera que sirva para revisar apresuramientos en la evaluación de propuestas que confundan el análisis colectivo, que contribuya a la profundización de los análisis de escenarios críticos de la economía y que permita la consolidación de proyecciones más certeras en la conducción de los contextos de conflictos de la demanda docente.

Nuestra disputa con el gobierno respecto a la cuestión salarial, entendemos, debe estar centrada en la incorporación de aumentos porcentuales en el valor del Punto Índice, y no en la aceptación de nuevos códigos, que la misma patronal puede utilizar, en futuras negociaciones, como uno de los aspectos a modificar para engrosar propuestas salariales en detrimento de lo estatutariamente previsto.

Y en cuanto a la pérdida porcentual-salarial 2018, una alternativa de posible compensación, que igualmente no va a cubrir el daño realizado, pero sí lo podría atenuar, sería el pago de un medio aguinaldo extra. De manera que respetando lo establecido legalmente, se genere un resarcimiento remunerativo y bonificable que incluya a trabajadores activos y jubilados. Esta situación de excepción y de afectación profunda del poder adquisitivo del salario no excluye, que ratificamos incondicionalmente que toda recomposición de la diferencia porcentual correspondiente a nuestro salario debe ser regular y estatutaria. Entendemos esto como una manera posible de reencauzar la dignidad salarial, de tal forma que se superen las lógicas gubernativas de ajuste y de errores en la conducción del conflicto montados sobre la necesidad urgente y creciente de los trabajadores docentes.

En un escenario de fuerte ajuste, tanto a nivel nacional como provincial, es necesario, además, comenzar a vislumbrar un horizonte de demanda que, seguramente, ya se está analizando desde los diferentes ámbitos orgánicos de nuestro Sindicato (CDC, Plenario de Secretarios Generales, Comisión de Salario, miembros Paritarios Salariales)

G.A.G. (Grupo de Análisis Gremial)
“Una construcción plural y horizontal de aporte gremial”

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

“Hay que hablar de amor en este momento atravesado por el feminismo”

Señorita Bimbo estuvo días atrás en Concepción del Uruguay presentando su libro “Bimbotiquín Vol. 1”, …