BNA
Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Novedades » Argentina: El imposible trabajo de ser ministro de Economía (II)

Argentina: El imposible trabajo de ser ministro de Economía (II)

La renuncia de Silvina Batakis, apenas 24 días después de haber asumido, la convierte en una de las tres personas que menos duró en el cargo desde el retorno de la democracia, sin contar los transitorios de la crisis de 2001. Desde 1983 hubo 31 titulares de la cartera en menos de 39 años. La llegada de Sergio Massa como "superministro" y los antecedentes.

 

Por GABRIEL MICHI (*).

 

Hace apenas 24 días en MundoNews se publicaba el artículo "Argentina: El imposible trabajo de ser ministro de Economía" dando contexto a la renuncia de Martín Guzmán a la cartera más complicada de todas en un país que suele ser un tembladeral en esa materia, todavía no se conocía cuál sería el nombre de su sucesor/a. Pasaron dos eternas jornadas hasta que se confirmó que Silvina Batakis sería la encargada de agarrar esa "papa caliente". Menos de un mes después, el asiento eyector se volvió a activar. La economista presentó su renuncia al presidente Alberto Fernández y se convirtió así en una de las personas que menos duró en ese cargo desde el retorno de la democracia en 1983. En ese triste récord negativo quedó tercera, sólo detrás de Miguel Roig (primer ministro de Economía del gobierno de Carlos Menem) quien estuvo 7 días hasta que falleció el 15 de julio de 1989 y de Ricardo López Murphy (en el gobierno de Fernando De la Rúa) quien permaneció 15 días hasta que salió eyectado por la repulsa que generó su intento de recortar los presupuestos educativos. Después de esos brevísimos períodos, sólo se puede computar el de Batakis (24 días), si no se tiene en cuenta a tres que sólo duraron pocas jornadas en los gobiernos de transición de la crisis de 2001 (Nicolás Gallo -1 día-, Jorge Capitanich -1 día- y Rodolfo Frigeri -15 días-).

Ahora llega Sergio Massa como "superministro" ya que además de conducir Economía (en realidad, Hacienda) quedará bajo su órbita Desarrollo Productivo y Agricultura, dos áreas que hasta ahora tenían rango de Ministerio. Será el 31° funcionario que ocupará esa cartera desde 1983. En estos 39 años de democracia hubo esa cantidad de ministros de Economía. Es decir, un promedio de 15 meses por gestión. Aunque los promedios son mentirosos porque hubo alguno que duró muchos años y otros apenas 1 día. Para buscar un antecedente de un ministro con semejante grado de acumulación de poder interno en un gobierno hay que remontarse a los años en que Domingo Cavallo, con la Convertibilidad bajo el brazo, fue también atribulado como "superministro" durante gran parte de los dos gobierno de Menem. Massa será el tercer funcionario en ocupar la cartera económica desde la llegada de Alberto Fernández después de Guzmán y Batakis.

Y, tal como se señalaba en aquella nota de MundoNews, lo que está fuera de discusión es que el asiento principal del Ministerio de Economía en un país como la Argentina es "eyectable". O, como se dice en la jerga popular, una "papa caliente". Las permanentes y recurrentes crisis, con apenas algunos oasis que por momentos se vuelven espejismos que duran sólo un tiempo, hacen que casi todos los que ocuparon esos lugares debieron abandonarlos en medio de turbulencias económicas y/o políticas. En algunos casos, con desencadenantes sociales como la explosión de fines de 2001. Y así se llega a un cuadro que, desde el retorno de la democracia, se puede sintetizar en algunos datos:

Miguel Roig, Ricardo López Murphy y Silvina Batakis fueron los que menos duraron en Economía desde 1983.

El ministro de Economía que más tiempo duró en su cargo fue Domingo Cavallo. Su gestión comenzó al año y medio del primer gobierno de Carlos Menem y duró hasta la primera parte del segundo mandato del riojano. Así, con el Plan de Convertibilidad (el famoso "uno a uno", 1 peso = 1 dólar) como bandera, permaneció 2.010 días de corrido, o sea 5 años y 6 meses, hasta que fue echado por sus denuncias contra el empresario Alfredo Yabrán y sus vínculos con el menemismo. Si a eso se suma que luego Cavallo fue convocado nuevamente para ocupar esa cartera durante el gobierno de Fernando De la Rúa y permaneció 275 días hasta que explotó todo a fines de 2001, el padre de la Convertibilidad fue ministro de Economía un total de 2.285 días. Un verdadero récord para la Argentina.

- El segundo ministro de Economía que más tiempo estuvo en su cargo desde que volvió la democracia fue Juan Vital Sourrouille, durante el gobierno de Raúl Alfonsín. El creador del "Plan Austral" se mantuvo 1.500 días al frente de esa cartera (4 años, un mes y 11 días), hasta que empezó la carrera de la hiperinflación que terminaría con un 5.000% anual, los primeros saqueos a supermercados y la entrega anticipada del poder de Alfonsín a Menem.

- El tercer ministro de Economía que más duró en su puesto fue Roberto Lavagna, quien fue convocado en un principio por el presidente Eduardo Duhalde y luego permaneció con Néstor Kirchner. Lavagna ostentó ese cargo durante 1.312 días (3 años, 7 meses y 2 días) y fue el único titular de esa cartera que atravesó dos Presidencias.

Domingo Cavallo, Juan Sourrouille y Roberto Lavagna fueron los 3 ministros de Economía que más duraron desde 1983.

Un dato clave que surge aquí es que las gestiones económicas que más se extendieron en el tiempo fueron aquellas que empezaron en momentos turbulentos de mucha inflación pero que luego esos ministros lograron estabilizar los precios, al menos durante un período prolongado.

En estos 38 años, 7 meses y 18 días de democracia ininterrumpida el pueblo argentino eligió a siete presidentes/as de distintos signos políticos e ideológicos. Dos consiguieron la reelección: Carlos Menem y Cristina Fernández de Kirchner. Y también hubo otras Presidencias transitorias: las encabezadas por Ramón Puerta, Adolfo Rodríguez Saá y Eduardo Camaño (tras la caída de De la Rúa en 2001) y la que surgió de la Asamblea Legislativa que entronó a Duhalde (en 2002). Pero los que ocuparon el Ministerio de Economía fueron muchos más. Ninguno pudo permanecer acompañando todo el mandato de un Presidente. Casi todos se fueron en medio de un tembladeral. A gran parte de ellos la inflación les torció el brazo, les ganó la pulseada. Y a todos, absolutamente a todos, les quedó una sola cosa en claro. Una verdad absoluta. Irrefutable: Ser ministro de Economía en la Argentina es un trabajo imposible.

(*) Artículo publicado en Mundo News.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Quieren que el Congreso declare a La Histórica "Cuna de la Organización Nacional"

Los legisladores nacionales representantes de la provincia de Entre Ríos, están en un todo de …