Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » La Ciudad » Barco chino: la confusión en las fechas y la desprolijidad de funcionarios provinciales generaron preocupación en la población uruguayense

Barco chino: la confusión en las fechas y la desprolijidad de funcionarios provinciales generaron preocupación en la población uruguayense

El Miércoles pudo confirmar que el buque ingresó a Bahía Blanca el 16 de marzo con el período de cuarentena cumplido y no el 2 de marzo como se dijo en principio. Un error en la información suministrada desde el mismo barco a la Prefectura prendió las luces de alarma, sumada a que los funcionarios provinciales dijeron fechas distintas, y para colmo, todas erróneas. Las reacciones y las aclaraciones.

 

Por  A.S. y J.R.D.

Foto: V.B.

 

Este sitio digital se comunicó con las autoridades portuarias de Bahía Blanca, la misma Prefectura de Puerto local, que rectificó la fecha, y con la agencia que representa  en la ciudad a la empresa bajo la cual opera el buque en cuestión. Todos confirmaron que ingresó al país el 16 de marzo y se fue el 21 de marzo a San Nicolás, y proporcionaron los documentos que permiten comprobarlo.

Por ello, lo primero que debemos decir, para tranquilidad de la comunidad uruguayense, es que el “Kiwi Trader”, el barco de la polémica en efecto lleva un tiempo superior a dos cuarentenas sin que se haya producido ningún caso sospechoso de un cuadro de infección. “El barco llegó procedente de Las Palmas (Islas Canarias), y como tuvo más de 14 días de navegación no tuvo necesidad de cuarentena”, explicaron las autoridades portuarias de Bahía Blanca a este medio por vía telefónica. “Se fue el 21 de marzo a San Nicolás”, agregaron.

 

VARIOS FACTORES

La llegada de la embarcación en medio de la cuarentena desató en el seno de la comunidad uruguayense fuertes controversias que se expresaron en redes sociales, llamadas a las radios, e incluso llegaron a medios porteños. Como rápida respuesta, el Gobierno Municipal -- aunque no tiene jurisdicción sobre el Puerto, que depende de la Provincia-- planteó una serie de medidas, entre ellas la instalación de cámaras que registraran la operatoria del barco para tranquilizar a la comunidad.

Pero las medidas no hicieron mermar la preocupación, que se potenció por una combinación de factores:

  • en primer lugar, la información que desde el mismo buque suministraron a la Prefectura por medio de la agencia que los representa en la ciudad, en donde se informaba una fecha errónea. Esto ya fue rectificado ante la requisitoria periodística de El Miércoles Digital.
  • luego se sumaron declaraciones de funcionarios provinciales contradictorias con esa fecha e incluso entre sí, en una desafortunada muestra de improvisación y falta de chequeo de los principales responsables de la operatoria portuaria, que no puede menos que llamar la atención a ese nivel, y de la que deberían dar cuenta con prontitud.
  • en tercer lugar, noticias que indicaban que en Bahía Blanca se le había impedido operar generaron airados reclamos (justificados, además, si la noticia era veraz) en relación con la autorización para operar en el puerto local: ¿por qué allá le prohibían el acceso y en cambio acá se le permite operar?, era la pregunta de cajón que se formulaban numerosos uruguayenses.
  • finalmente, la información de sitios digitales que registran las bitácoras de los buques comerciales, donde no aparece (incluso hasta este momento) el paso del buque por los puertos de Bahía Blanca y de San Nicolás.

 

A continuación, la reconstrucción que pudo realizar este medio, paso a paso, y las respuestas ante cada punto.

LO QUE PASÓ

En principio, el prefecto Mariano Castro había informado que el “barco está en aguas argentinas desde el 2 de marzo tras partir el 29 de febrero desde Las Palmas” (Islas Canarias, España). Incluso apareció en un video junto al intendente Martín Oliva explicando los operativos sanitarios que se realizarán durante la carga en el puerto uruguayense (Ver video: Transmitirán en vivo…). Esa información despertó la inquietud de vecinos observadores de los detalles: ¿En tan poco tiempo hizo el recorrido la embarcación hacia nuestro país? ¿Tres días nada más para cruzar el océano?

El “Kiwi Trader”, el barco de la polémica en efecto lleva un tiempo superior a dos cuarentenas sin que se haya producido ningún caso sospechoso de un cuadro de infección.

En los últimos días, diferentes funcionarios vinculados al Estado Provincial en materia portuaria, salieron públicamente a tranquilizar. Pero con tan poco tino que todos dijeron cosas distintas: el ministro de la Producción de Entre Ríos,  Juan José Bahillo, dijo que el barco “hace más de 40 días” que está en aguas argentinas, lo que equivaldría aproximadamente al 20 de febrero. En similar fecha lo ubicó Marcelo Gay Balmaz, el titular del Ente Administrador del Puerto local: “Hace aproximadamente un mes y medio se encuentra en aguas juridiccionales argentinas”.

En uno de los diarios locales, aparece diciendo que llegó al país “a mediados de febrero”. Por si fuera poco, el titular de los puertos entrerrianos, Carlos Schepens, dijo que el barco llegó a Bahía Blanca “el día 2 de este mes” (por marzo).

A eso se le agregó el dato del sitio “Vessel Finder”, en inglés: “buscador de buques” (https://www.vesselfinder.com/) donde cualquier persona puede escribir el nombre del barco y revisar su itinerario. Muchas personas comenzaron a compartir ese dato a través de las redes, lo que sumó confusión: allí parece constar que recién el 23 de marzo la embarcación accedió a un puerto argentino, que además aparece como si fuera La Plata.

La captura de pantalla del sitio “Vessel Finder”, con el erróneo recorrido del barco, que añadió preocupación.

Pero en realidad ese buscador no es información oficial, por lo cual sus datos deben tomarse solo como indicativos. Aun así, incorporaba más confusión: claramente, a mediados de febrero (como dijeron Bahillo y Gay Balmaz) el buque no había arribado a aguas argentinas.

Así, ninguna de las fechas indicadas por los funcionarios coincidía con la llegada a puertos del país del “Kiwi Trader”. Y en el medio, mientras arreciaban temores y rumores, ninguno de los funcionarios dio la cara para aclarar las contradicciones y errores.

 

LA “PROHIBICIÓN” EN BAHÍA BLANCA

En medio de la preocupación ciudadana creciente, una noticia que se compartió mucho en redes sociales fue la de que el “Kiwi Trader” no pudo ingresar en el Puerto de Bahía Blanca. Se difundió, incluso, una nota firmada por la referente en ese puerto de Sanidad de Fronteras del Ministerio de Salud de la Nación, donde se informaba que el barco “no podrá ingresar al Puerto de Bahía Blanca hasta próximo aviso, en el cual se expondrán las medidas a tomar con dicha embarcación”.

Y en efecto, eso ocurrió (ver imagen adjunta). Pero fue el 15 de marzo, a raíz de que ese mismo día el Presidente de la República dispuso por decreto cerrar las fronteras del país, como se puede leer en la nota. Lo que no se percataron quienes compartieron esa información, contribuyendo a acrecentar la preocupación, fue que al día siguiente, el 16 de marzo, Alberto Fernández emitió un decreto complementario en donde exceptuó una serie de actividades, entre ellas, precisamente, la operatoria portuaria y de comercio exterior. De manera que la decisión se dejó sin efecto y el “Kiwi Trader” pudo operar normalmente en Bahía Blanca, siempre siguiendo las disposiciones sanitarias ordenadas.

La nota prohibiendo el acceso al puerto bahiense el 15 de marzo. Al otro día, el decreto 274 la dejó sin efecto, al autorizar la actividad portuaria.

Aun así, El Miércoles Digital se comunicó telefónicamente con las autoridades portuarias de Bahía Blanca, para consultarlas al efecto, y fueron contundentes: “El barco partió de Las Palmas el 29 de febrero, llegó el 16 de marzo y amarró el 17”, ratificaron.

Se les preguntó si era posible que el 2 de marzo hubiera ingresado en aguas argentinas, y fueron categóricos: “No, es imposible que lo hiciera tan rápido. El buque estuvo más de 14 días navegando, cumplió la cuarentena en altamar y por eso tampoco tuvo problemas en operar en Bahía Blanca”, aseguraron.

 

LA ACLARACIÓN DE PREFECTURA

Esa respuesta de las autoridades bahienses ameritó otro llamado al prefecto Castro, quien se mostró interesado en dejar clara la situación. Se tomó su tiempo y punto a punto relató lo sucedido: “Todo fue muy rápido, yo estaba abocado a ultimar los detalles del cumplimiento del protocolo cuando me empezaron a llamar (de los medios) para pedirme datos del barco, lugar de partida y todo eso. Yo me manejo con la información que suministran desde el barco por medio de la agencia. Ellos me enviaron un informe, que ahora se pasa por mail, en la mañana de ayer (por el martes) y allí decía que el barco estaba en aguas argentinas desde el 2 de marzo. Allí además se detalla la tripulación, estado de salud, es como una declaración jurada. Tras eso salí a informarlo a los medios e incluso grabé el video con el intendente. Pero resulta que en horas de la noche mandaron la rectificación donde decía que estaba en aguas argentinas desde el 16 de marzo. Se habían equivocado en la fecha, no es que hubo mala fe. Pero yo tuve que poner la cara”, señaló Castro, sin ocultar su molestia y preocupación por la situación originada.

El Miércoles Digital se comunicó también con la agencia marítima local, para corroborar la información. El titular, Juan Ghiorzi, explicó a este medio lo mismo que dijo el prefecto.

 

Recorrido del barco en aguas argentinas.

 

La planilla con la información correcta en el registro de Prefectura.

¿DE DÓNDE SURGIÓ LA CONFUSIÓN?

La semana anterior a la llegada del buque se produjo una reunión en la Municipalidad local, de la que participaron autoridades municipales, portuarias, funcionarios provinciales --entre ellos el ministro Bahillo--  y representantes nacionales, todos vinculados a la actividad portuaria. Allí fue donde se notificó sobre la llegada de este barco.

Según señalaron a este medio voceros del Ministerio de Producción de la provincia, de esa reunión se desprendieron los datos confusos que luego se reprodujeron en los medios de comunicación, generando la incomprensible situación en la que tres funcionarios provinciales vinculados a la actividad portuaria dieron fechas distintas. Hasta el cierre de esta nota no hubo aclaraciones públicas de esos funcionarios para explicar la desprolijidad.

El programa sensacionalista de Mauro Viale se ocupó del tema.

En suma, lo importante es lo del comienzo: para tranquilidad de la comunidad uruguayense, el “Kiwi Trader”, el barco de la polémica, ha superado un tiempo mayor al de dos cuarentenas sin que se haya producido ningún caso sospechoso de coronavirus. Aun así, el cumplimiento de las normas de seguridad sigue siendo lo principal. Y quizás, en el futuro, los funcionarios portuarios chequeen adecuadamente la información que proporcionan a los medios antes de hacerlo y crear mayor preocupación.

 

click en las imágenes para ampliar

 

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Distanciamiento social: Oliva se mostró molesto por “el grado de irresponsabilidad de algunas personas"

¿Por qué juntarse a jugar al fútbol o hacer reuniones con una cantidad de personas …