BNA
Inicio » Deportes » Bonelli=automovilismo

Bonelli=automovilismo

El apellido Bonelli forma parte de la tradición fierrera en la provincia de Entre Ríos, la que inició “Don Próspero” a mediados de 1960, cuando comenzó su participación en el automovilismo, primero en Anexo J y posteriormente en la Fórmula Entrerriana. Fue campeón 1973/74 y 77, manteniendo su vigencia durante años, para luego darle paso a Pope y Nico.

“Próspero sigue preparando motores: tenemos el de Nico (Bonelli), el de (Sebastián) Salce y el de (Emiliano) Spataro, más alguno que tenemos que sacar de algún apuro por alguna rotura también se lo proveemos”, comentó Próspero padre, quien recordó que en su etapa como corredor utilizaba “motores de Antelo, Berta” y añadió: “Dimos vuelta por lo mejor que había en el país”.

Al referirse a su trayectoria, Próspero padre manifestó: “No recuerdo cuantas victorias conseguí, pero son tres campeonatos: 1973, 1974 y 1977. Tengo recuerdo de algunas revistas importantes de aquellos años. Revistas a nivel nacional, donde salen las victorias, los segundos puestos y los campeonatos obtenidos en la provincia”, señaló.

Sus hijos pasaron primero por el Karting Entrerriano, para seguir su crecimiento y ascenso en la Fórmula Entrerriana y el TC Pista. Próspero, que llegó a ver a su padre compitiendo sobre un monoposto en los ‘70, también sumó experiencia en la Fórmula Renault y Súper Renault Argentina.

Próspero fue campeón de Karting entre 1989 y 1993, luego se consagró en Fórmula Entrerriana en 1997 y 10 años después en TC Pista, palmarés que le permitió ascender al año siguiente al Turismo Carretera. Mientras que Nicolás fue subcampeón de TC Mouras y dos veces de TC Pista, manteniendo ambos la tradición de preparar todo en casa, el auto en general y el motor.

La receta la mantuvieron hasta fines de 2022, cuando Nicolás decidió para 2023 sumarse al RUS Med Team. Los hermanos siguen alistando motores con la compañía siempre de su papá, el que inició la historia.

En diálogo con Campeones, Próspero hijo se mostró “contento” por su etapa como preparador (no está compitiendo por cuestiones presupuestarias en el TC) aunque aclaró que “es algo distinto a lo que estamos acostumbrados”.

Además, habló de la cantidad de empleados que trabajan en su taller de La Histórica y el rol que cumple su papá. “Tenemos dos chicos que estaban en el equipo que van por la mañana, Nico, yo y Don Próspero. Lo hacemos trabajar, va a la rectificadora, nos hace los mandados, viaja a Buenos Aires, nos ayuda a poner los motores en el banco de prueba. Sigue firme”, concluyó.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

El Lobo va por TV el lunes

Tras el empate ante Douglas Haig, Gimnasia y Esgrima se prepara para  la quinta fecha …