BNA
Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Novedades » Carne barata: una nueva patraña

Carne barata: una nueva patraña

El gobierno Nacional llegó a un acuerdo con algunos frigoríficos para abaratar el precio de la carne, dadas las fiestas de fin de año y es necesario colaborar con el asado familiar.

Por ANÍBAL GALLAY de EL MIÉRCOLES DIGITAL

El gobierno de Mauricio Macri había intentado algo similar, pero fue uno de sus fracasos. La cuota que se pretende repartir ahora es algo mayor, pero sólo llegará a las regiones de mejor poder adquisitivo, donde operan supermercados llamados de grandes superficies. El resto del país, como suele ocurrir con todos los planes oficiales, “que se las arreglen como puedan”.

Los precios cuidados, los precios máximos y todo otro plan llegan siempre a los mismos lugares. Las regiones más pobres quedan afuera.  

La Argentina de las provincias pobres no existe para el Gobierno. En este programa “carne barata” los afortunados podrán acceder a 85 gramos de carne por día en el período que arranca el 24 de diciembre y termina el 1º de enero. Los números superan el voluntarismo.

El acuerdo con el gobierno consiste en que los frigoríficos pondrán a la venta 20.000 toneladas durante el período que abarca Navidad y Año Nuevo, un total de nueve días. Los precios serán algo menores.

Parece en principio una política saludable para que los argentinos puedan acceder a tan preciado alimento. Pero han quedado unos detalles fuera de cálculo.

Entre el 24 de diciembre y el 1º de enero transcurren 9 días. Los habitantes de la República Argentina suman 45 millones. Supóngase que de este programa harán uso solo 25 millones, porque los 20 millones de argentinos restantes tienen para comprar lo que deseen fuera del programa.

Si se divide los 10 millones de kilos de carne por 25 millones de habitantes, da un resultado de 400 gramos por persona. Una familia con 4 integrantes tendrá un kilo y 600 gramos para la Navidad y otro tanto para Año Nuevo. En total son 3 kilos y 200 gramos.

Así que habrá que dividir esos tres kilos y doscientos gramos en nueve días que van de la Navidad al año Nuevo. Resultado: 350 gramos por día por familia. Como es una familia de 4 personas le tocará a cada uno 85 gramos diarios.

Pero todo esto tiene sus bemoles. En verdad los 20 millones de kilos serán vendidos en supermercados llamados de grandes superficies. Es decir, en Buenos Aires, Rosario, Córdoba, Mendoza y algunas que otra capital de provincia.

Los funcionarios reconocen esto y dicen con aire de suficiencia que se trata del costado débil del programa. Este programa, como todos los nacidos en las oficinas nacionales solo llegan a los lugares donde los votos pesan.

Los precios cuidados, los precios máximos y todo otro plan llegan siempre a los mismos lugares. Las regiones más pobres quedan afuera.

Los funcionarios suelen argumentar que “estamos trabajando para que los beneficios lleguen a todo el país”. Todos saben, el funcionario incluido, que ello nunca ocurrirá.  Y no ocurrirá porque dada la cantidad de habitantes de algunas provincias, los votos tienen escasa significancia.

La preocupación principal es el “conurbano bonaerense”, porque allí puede dirimirse quién se queda con la gobernación de la provincia de Buenos Aires. El conurbano bonaerense tiene 13 millones de habitantes, en tanto Catamarca, San Luis, Formosa, Santiago del Estero, Corrientes, Chaco, y Salta suman siete millones y medio.

Es explicable, desde la frialdad de los números y los votos, que los funcionarios nacionales del área social solo tengan preocupaciones observando el “conurbano bonaerense”.

Con la carne barata ocurre lo que ya era previsible. Paliar las necesidades de ese sector bonaerense, en tanto las provincias más pobres del país, que se las arreglen como puedan.

En la Argentina hay 20 millones de pobres, en todas las provincias. Pero la política argentina consiste en retener o captar los votos del conurbano. Para eso es la carne barata y no para pobres provincianos que a la hora de las elecciones aportan muy poco.

Algunos optimistas, incluyendo los funcionarios, dirán que 85 gramos de carne barata por día es mejor que nada. En el convenio que había realizado Macri la carne barata no llegaba a 10 gramos por persona. Acceder a 85 gramos es un progreso, si está permitida la ironía.

En verdad los 20 millones de kilos serán vendidos en supermercados llamados de grandes superficies. Es decir, en Buenos Aires, Rosario, Córdoba, Mendoza y algunas que otra capital de provincia. 

El "Payador Perseguido" de Atahualpa Yupanqui sostenía que: “En mi pago un asau no es de nadie y es de todos”. Sería en otros pagos y en otros tiempos. Por ahora el programa de la carne barata es una patraña repetida.

rubengallay@hotmail.com

 

 

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Insólito: habilitan la caza de animales autóctonos en la provincia de Entre Ríos

En una decisión a contramano de lo que ocurre en el resto del mundo, La …