BNA
Inicio » Novedades » ¿Cómo se eligen los concejales?
El voto en blanco, al tenerse en cuenta para determinar el primer “cuociente”, juega a favor de quien gana la elección; un dato que pocos votantes suelen tener en cuenta.(Foto: El Miércoles Digital).
ELECCIONES 2015

¿Cómo se eligen los concejales?

El poco conocimiento que hay sobre las cuestiones electorales provoca, cada cuatro años, mala información por parte de los medios. En esta nota se explica cómo se eligen los concejales según la ley electoral entrerriana. No es sistema D’Hont sino un sistema mixto y muy particular, que le garantiza mayoría automática al que sale primero y en el que los votos en blanco favorecen al ganador.

 

Redacción de El Miércoles Digital

 

La ley electoral entrerriana es muy especial en lo que tiene que ver con la forma en la que se componen los Concejos Deliberantes. Se rige por los artículos 91 y 236 de la Constitución Provincial, y por la ley provincial 2988 de 1934, en sus artículos 114 y 115. Las dos particularidades principales son:

 

1 ) Se le asegura la mitad más uno de la representación a quien tenga más votos (aunque no llegue a la mayoría)

 

2) El recuento incluye los votos en blanco para establecer el piso que cada fuerza necesita para acceder a un cargo, al que la ley provincial llama “cuociente”.

 

Para que se comprenda el sistema, vamos a detallarlo paso por paso.

 

Primer paso: se deja afuera al que no llega al primer “cuociente”

Se suman todos los votos emitidos, inclusive los votos en blanco, y se dividen por el número de bancas a ocupar (en el caso uruguayense, son 13). El resultado es lo que la ley llama el “cuociente electoral” y determina qué partidos tienen “derecho a representación”. Aunque sea por un voto, los que no llegan a ese “cuociente”, quedan afuera.

Este “cuociente” podemos conocerlo hoy: si sumamos el 100 % de los votos y lo dividimos por 13 cargos, nos dará: 100/13=7,692307692307692. En otras palabras: ningún partido que obtenga menos de 7,7% de los votos válidos (incluidos votos en blanco) podrá ingresar al Concejo Deliberante.

 

Segundo paso: se obtiene el segundo “cuociente”

Ahora ya se sabe quiénes estarán en el Concejo: los que superaron el primer “cuociente”. En este segundo paso se suman los votos obtenidos por los partidos que superaron ese piso, y ese total se vuelve a dividir por el número de bancas. Ese es el segundo “cuociente”.

 

Tercer paso: la distribución de las bancas

En este paso se divide el número de votos que tuvo cada partido por el segundo “cuociente”. Cada resultado indica el número de bancas que le corresponde a cada partido. Claro que incluirá decimales y las cifras enteras no ocuparán todas las bancas, porque hubo votos que quedaron afuera (los de los partidos que no llegaron al primer “cuociente”). ¿Cómo se llega a cubrir las 13? Textual de la ley: “Las bancas sobrantes se adjudicarán a las listas que hayan obtenido mayor residuo, no correspondiéndole por este concepto más de una a cada partido”. (Mayor “residuo”, es decir mayor cifra en decimales).

 

Cuarto paso: garantía de mayoría automática

En el caso en que el partido ganador no haya logrado la mayoría “se procederá a adjudicar a éste dicha mayoría y el resto de las bancas al o a los partidos de las minorías” de acuerdo a las reglas anteriores, solo que en lugar de sumar todos los votos obtenidos, se suman solo los de los partidos minoritarios, y se dividirán por las bancas que les corresponde a los mismos: en el caso de Concepción del Uruguay, seis bancas. A eso la ley le llama “cuociente de las minorías”.

 

Falencias del sistema

Este sistema, incorporado en los años 1930, tiene varias falencias pero sigue vigente porque en 2008 cuando se reformó la Constitución provincial, peronistas y radicales decidieron mantenerlo. Algunas de sus consecuencias más dañinas para la democracia, son: la distorsión en la representación (las fuerzas que ganan, aunque no tengan mayoría, tienen una sobrerrepresentación. Así, por ejemplo, en Concepción del Uruguay, el PJ que en 2011 tuvo el 44% de los votos obtuvo el 70% de las bancas). Otra es que al asegurarle mayoría a quien gana, acostumbra a los oficialismos a gobernar sin controles y sin oposición. Además es un sistema incoherente con el derecho a cortar boleta: si se propone asegurar la “gobernabilidad” ¿qué sentido tiene permitir el corte entre intendente y sus concejales? En varias ciudades ha sucedido que en la categoría concejales triunfa una fuerza y en el Ejecutivo otra, y éste se verá obligado a gobernar con un legislativo opositor. ¿En qué queda entonces la “gobernabilidad”? Finalmente, deja “afuera” a gran parte de los votos válidos: eso pasa cuando varias fuerzas menores quedan al borde del “cuociente”, como ha ocurrido varias veces en distintas ciudades.

 

El voto en blanco juega a favor del que gana

Otro aspecto es que el voto en blanco, al tenerse en cuenta para determinar el primer “cuociente”, juega a favor de quien gana la elección; un dato que pocos votantes suelen tener en cuenta.

Pero más allá de todas las críticas, éste es el sistema vigente. Conviene conocerlo para no desinformar o informar mal. El Miércoles Digital, como siempre, procura informar correctamente para contribuir a mejorar nuestra democracia.

 

Más información: http://www.entrerios.gov.ar/tribunalelectoral/legislacion

 

 

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

"Divididos"

"La crisis de representatividad política todavía persiste y sigue sostenida por la desconfianza. Seguimos inmersos …