BNA
Inicio » Política » EE.UU: El gran "ganador" de la guerra entre Rusia y Ucrania

EE.UU: El gran "ganador" de la guerra entre Rusia y Ucrania

La principal potencia del Mundo supo capitalizar el conflicto bélico en su favor multiplicando sus exportaciones de petróleo, gas y armas a Europa, ante las sanciones impuestas a Putin.

 

Por GABRIEL MICHI (*)

 

El sentido común sostiene que nadie gana con una guerra. Hay muertes, destrucción y dolor que hacen impensable que alguien pueda ser "beneficiado" por un conflicto bélico. Las postales del desgarro de quienes están en el frente del combate o de los sufrientes habitantes de una zona bombardeada chocan de lleno con la idea de que se lucre con ello. Sin embargo, mientras Rusia y Ucrania siguen combatiendo en el Este de ese último país, hay quienes han "aprovechado" las terribles circunstancias para hacer su negocio. Y ese es el caso de Estados Unidos que, con su apoyo "incondicional" al gobierno de Volodymyr Zelensky frente a la invasión de Vladimir Putin, también aumentó su presencia comercial en Europa, merced al campo propicio que le dejaron las sanciones -promovidas por el propio gobierno estadounidense y sus aliados occidentales- impuestas a Rusia, gran proveedor del Viejo Continente hasta el inicio de la guerra. Y EE.UU. lo hizo en materia energética, con el aumento de sus exportaciones de petróleo y gas, como también en la venta de armamentos.

Para graficarlo: al finalizar 2022 EE.UU. superó a Rusia como principal proveedor de petróleo a Europa. En diciembre del año pasado, el gigante norteamericano exportó 34,5 millones de barriles de petróleo a la Unión Europea (UE). Eso equivale al 18% del petróleo que el Viejo Continente importa y representa un tercio más de lo que compraba a EE.UU. un año antes. En tanto, Rusia que antes de la guerra le había provisto a la UE un tercio del petróleo que importaban los 27, eso cayó estrepitosamente. En números: en febrero de 2022, antes del comienzo de la invasión sobre Ucrania, el país gobernado por Putin vendía alrededor de 64 millones de barriles de petróleo a la UE (33% del total de importaciones europeas) mientras que en diciembre de 2022 ese número cayó a 7,6 millones de barriles, un 4% del total que importa el bloque. Es decir, mientras que Rusia redujo sus ventas de petróleo a Europa a un mínimo histórico, EE.UU. las multiplicó. Hoy la UE compra un cuarto de los barriles de petróleo a Rusia de los que le abona a Estados Unidos.

En tanto, en materia de gas, mientras Europa busca reducir su dependencia de Rusia desde la invasión a Ucrania, EE.UU. también saca provecho de eso. Hoy Estados Unidos es el principal proveedor de Europa en gas natural en estado líquido, seguido por Rusia y Qatar. Y hay datos contundentes de cómo la principal potencia del Mundo se benefició con este escenario bélico y de sanciones contra Putin: las exportaciones estadounidenses de gas natural licuado a Europa aumentaron un 137% en los primeros once meses de 2022 respecto al mismo periodo de 2021. Y el cálculo es que eso aumentará mucho más en los próximos meses y años.

En tanto, EE.UU. también se ha visto beneficiada por el actual escenario bélico en cuanto a su industria armamentística. El año pasado Estados Unidos se consolidó como principal exportador de armas a nivel mundial, distanciándose de Rusia, que perdió terreno en la materia tanto por las sanciones impuestas por Occidente como por su propia necesidad de utilizar sus armas en la guerra que está disputando en los territorios invadidos de Ucrania.

Según un informe del Instituto de Investigación Internacional de Paz de Estocolmo (SIPRI), Europa aumentó sus importaciones de armas y es Estados Unidos el que sacó más provecho de las actuales circunstancias. Si bien a nivel global, las exportaciomes de armas disminuyeron un 5,1 %, los países europeos multiplicaron sus compras, así como otros estados en zonas de tensión política. Europa como región se convirtió en el primer importador de armas del Mundo, con Ucrania encabezando la lista. Los estados europeos aumentaron un 47 % su importación de armas en los últimos cinco años hasta 2022. Y aquellas naciones del Viejo Continente que son miembros de la OTAN incrementaron un 65 % las compras de armamentos en el último lustro, algo que encendió las luces de alerta en Rusia previo a la invasión y que le sirvió también como argumento para rechazar el ingreso de Ucrania a la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

 

En números: en febrero de 2022, antes del comienzo de la invasión sobre Ucrania, el país gobernado por Putin vendía alrededor de 64 millones de barriles de petróleo a la UE (33% del total de importaciones europeas) mientras que en diciembre de 2022 ese número cayó a 7,6 millones de barriles, un 4% del total que importa el bloque. Es decir, mientras que Rusia redujo sus ventas de petróleo a Europa a un mínimo histórico, EE.UU. las multiplicó.

 

Muchas de esas armas que compró la UE fueron transferidas a Ucrania para hacer frente a losm ataques rusos. "Aunque las transferencias de armas han disminuido a nivel mundial, las destinadas a Europa han aumentado considerablemente debido a las tensiones entre Rusia y la mayoría de los demás Estados europeos", afirma Pieter D. Wezeman, investigador senior del Programa de Transferencias de Armas del SIPRI, en el comunicado del propio Instituto. Y agrega: "Tras la invasión rusa de Ucrania, los estados europeos quieren importar más armas y más rápido".

En ese contexto Ucrania pasó a ser el tercer importador de armas en el Mundo (después de Qatar e India), muy lejos de aquel décimo cuarto lugar que ocupó entre 2018 y 2022. El 35% de los armamentos que compró Zelenzky provienen de los EE.UU.

Estados Unidos es hoy el mayor exportador de armas del mundo en el periodo. Sus ventas en esta materia crecieron un 14 % en 2018-22 respecto a 2013-17, mientras que su cuota en las exportaciones mundiales pasó del 33 al 40 % en ese período, agigantando la brecha con el segundo mayor exportador, Rusia, que cayó del 22 al 16 % de las ventas en todo el planeta. "Es probable que la invasión de Ucrania limitará aún más las exportaciones de armas de Rusia, porque esta priorizará el suministro a sus fuerzas armadas y la demanda de otros países permanecerá baja debido a las sanciones y la presión creciente de EE.UU. y sus aliados", apunta el SIPRI.

Como se dijo al principio de este artículo, el sentido común indica que nadie gana con una guerra. Hay muerte, destrucción y mucho dolor. Sin embargo hay quienes "aprovechan" el contexto y sacan su rédito. Estados Unidos lo supo hacer con la guerra entre Rusia y Ucrania como telón de fondo. En petróleo, en gas, en armas. Es lógico pensar que en una guerra todos pierden. Pero la realidad muestra que no siempre es así.

 

(*) Artículo publicado en Mundo News. Se reproduce por gentileza de su autor.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

"Se va a derrumbar": Milei festejó la "caída de precios" y se justificó citando a un bot, pero todo era falso

La cuenta que con orgullo mencionó el presidente como fuente aclaró que usa datos ficticios. …