BNA
Inicio » Ambiente » Irrisoria sanción económica para UPM por arrojar productos contaminantes en Paysandú

Irrisoria sanción económica para UPM por arrojar productos contaminantes en Paysandú

El Gobierno uruguayo determinó una multa económica para la multinacional europea por un valor de 25 mil dólares. 

El Ministerio de Ambiente de la República Oriental del Uruguay ratificó la sanción de 700 unidades reajustables (1.046.000 pesos uruguayos, unos US$ 25.000) a UPM tras detectar que vertió productos contaminantes que no estaban habilitados y eran utilizados en el vivero que la empresa tiene a orillas del arroyo Santana en Guichón en Paysandú.

La resolución, a la que accedió El Observador, está fechada este jueves 12 de enero y lleva la firma del ministro de Ambiente, Adrián Peña.

El documento señala que “no resulta de recibo” la argumentación planteada en su defensa por UPM y que solo dos de los plaguicidas utilizados en el vivero al momento del vertido se encontraban registrados ante el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), para su uso en esa actividad, por lo que los restantes 17 no estaban en condiciones reglamentarias para ser utilizados, aunque estuvieran registrados para otros usos.

El 14 de octubre, Ambiente había emitido la primera resolución sancionando a UPM con 700 UR por el vertido de contaminantes en el arroyo. El 27 de ese mes la empresa presentó sus descargos e impuso un recurso de revocación y jerárquico contra la sanción.

De acuerdo con el ministerio, en lo “sustancial” la empresa reiteró los argumentos presentados en los descargos a una vista anterior, introdujo referencias históricas en relación a las actuaciones de la entonces Dirección Nacional de Medio Ambiente y, trató de “relativizar” la significación de las concentraciones detectadas, haciendo énfasis en que los principios activos de los plaguicidas utilizados son de uso en otras actividades productivas, que fueron evaluados y registrados en el MGAP.

Los descargos de UPM (cuya razón social es Forestal Oriental S.A.) fueron analizados en la interna de Ambiente por el Área de Información, Planificación y Calidad Ambiental, que en un informe del 4 de enero señaló que “no existen dudas” de la existencia de vertidos por “exceso de riego”, que terminó en una cañada afluente del Arroyo Santana, con “concentraciones de plaguicidas sensiblemente superiores a las determinadas, cuyos principios activos son indicados internacionalmente como tóxicos o muy tóxicos para la vida acuática”.

A su vez, la dirección de Jurídica señaló que “no es correcta” la interpretación que realizó la empresa al evacuar la vista y que pretende restringir la calificación de “contaminante” a los parámetros de vertido contenidos en un decreto de 1979 porque desconoce uno de los literales de un artículo.

“En todos los casos no se admite vertimiento cuando contenga cualquier otra sustancia o elementos, además de los detallados en la reglamentación, que puedan producir directa o indirectamente inconvenientes de cualquier naturaleza en el cuerpo receptor”, agrega el tercer considerando de la resolución.

Ambiente “comparte” que los productos estuvieran registrados ante el MGAP pero enfatiza en que era para “ciertas actividades productivas”, lo que “no implica” que los principios activos que contienen las sustancias “no sean contaminantes”, siendo los plaguicidas de síntesis química “productos tóxicos para el ambiente y la salud”.

La resolución agrega que los aspectos pendientes de análisis en este expediente y el recurso administrativo interpuesto se tramitarán en forma separada e íntima a UPM a pagar en los próximos diez días hábiles.

Nueva inspección

El vivero se encuentra en el kilómetro 392 de la ruta 4, cerca de la localidad de Guichón. Este miércoles, los técnicos de Ambiente realizaron una nueva visita en la que confirmaron que hubo un vertido de agua de recuperación de la zona de vivero que conduce hasta un campo.

“Al momento de la inspección este sitio está seco”, dice el resumen de actuaciones. También inspeccionaron el campo de un vecino y se tomaron muestras de agua donde se forma un charquito que presumiblemente no sería agua derivada del vivero.

Los parámetros analizados en el sitio no dieron valores fuera de normativa, por lo que se analizará toxicidad y plaguicidas.

En tercer lugar, se constató que el agua que fue vertida por UPM no es de la laguna de laminación (que recoge agua para pluvial).

Nota original: Ambiente ratificó...

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Piden reconocer los derechos de la naturaleza en Entre Ríos

Integrantes de la Asociación Argentina de Abogados/as Ambientalistas (AAAA), la Multisectorial de Humedales de Paraná, …