BNA
Inicio » La Ciudad » Los estatales siguen pidiendo respuestas en el Hospital Urquiza

Los estatales siguen pidiendo respuestas en el Hospital Urquiza

Los gremialistas piden soluciones a los planteos que vienen sosteniendo desde hace tiempo. La falta de personal, carencia de insumos, inseguridad, sobrecarga horaria y laboral, la creación de nuevos servicios que no cuentan con el personal necesario y planta óptima.

GEDSC DIGITAL CAMERA

En horas de la mañana de este martes 7 de octubre, el director del Hospital Justo José de Urquiza, Carlos Cherot, recibió a los trabajadores de la Salud y miembros de la seccional local de ATE con el fin de tratar diversos temas entre los que se destacan: la falta de personal, carencia de insumos, inseguridad, sobrecarga horaria y laboral, la creación de nuevos servicios que no cuentan con el personal necesario y planta óptima. En este nuevo encuentro, el funcionario se comprometió a resolver varios de los temas y comentó que planteó las problemáticas al ministro de Salud, Hugo Cettour, pero hasta el momento no ha recibido respuestas a las demandas.

Además, en esta audiencia, ATE Uruguay hizo entrega de un documento que a continuación se transcribe:

 

Pasan las gestiones y Salud sigue sin respuestas

Uno de los temas que en forma insistente ha reclamado esta Seccional está relacionado en forma directa con las demandas, necesidades y problemáticas que viven los trabajadores del Hospital Justo José de Urquiza y, en consecuencia, el riesgo permanente en que se encuentra la Salud Pública; respuestas que nunca llegan porque pasan las gestiones, cambian los directivos, continúan las promesas pero las concreciones, permanecen ausentes.

Basta con leer detenidamente el archivo de nuestra Seccional para verificar que desde el año 2010 a 2014, han pasado cuatro directores a quienes se les reclamó respuestas concretas en mismos temas y quienes hasta la fecha, no han sido capaces de resolver las mínimas necesidades.

Debemos reconocer que los pedidos de audiencia han sido respondidos satisfactoriamente, quizás en algunos casos con demoras, pero lo que realmente preocupa es saber que las audiencias y los compromisos que los funcionarios asumen en cada una de ellas, se convierten sólo en palabras sin el más mínimo compromiso.

Podemos enumerar un sinnúmero de situaciones y a ellas haremos referencia tales como:

Hospital de Día: espacio requerido desde el traslado al nuevo nosocomio para que en el viejo edificio se asigne un lugar que pueda atender cada una de las problemáticas de los pacientes psiquiátricos y que los trabajadores a cargo de esta función cuenten con todos los insumos y condiciones de trabajo adecuadas.

Insumos y medicamentos: En cada audiencia sale a la luz la carencia de insumos como así también medicamentos poniendo en riesgo la salud de la población. Es importante recordar que también hay aparatología que no está funcionando como debería y que en seguidas ocasiones, los pacientes deben ser trasladados a otros centros asistenciales para la realización de algún estudio específico.

Infraestructura: Las reparaciones edilicias que requiere el Hospital no han sido solucionadas. Desde su inauguración el nosocomio tiene sectores que se llueven y es así que sectores vitales como Cirugía Cardiovascular tiene importantes filtraciones de agua que no han sido reparadas. Tampoco las autoridades han arbitrado medidas concretas con respecto a los elementos de seguridad como matafuegos y mangueras de incendio y salidas de emergencia que brinden la correspondiente seguridad a trabajadores, pacientes y familiares.

Contratados: Este constituye otro de los temas de permanente reclamo ya que muchos compañeros con más de dos años de antigüedad continúan cumpliendo sus funciones en esta condición mientras que las autoridades no realizan la mínima gestión que permita darles la estabilidad laboral. Es insistente el reclamo de terminar con la precarización laboral para que se termine con el manoseo en cuanto a la situación de los trabajadores quienes deben tener la tranquilidad absoluta de contar con un trabajo estable. Sobre este tema, también debemos referirnos al permanente pedido de que las autoridades hospitalarias trabajen en conjunto con la Comisión de Suplentes en una tarea conjunta que permita transparentar la designación de los compañeros y solucionar los problemas que se suscitan a diario. Pero por más esfuerzo que pongamos, las autoridades siguen incumpliendo la norma vigente.

De la misma forma debemos mencionar el permanente reclamo para que las autoridades convoquen a los miembros del Consejo de Administración, principal órgano de cogobierno del Hospital integrado por trabajadores con el pleno derecho a peticionar, informar sobre necesidades y situaciones puntuales, como así también formar parte en la toma de decisiones que redunden en beneficios conjuntos.

Coparticipación: Casi en forma permanente se deben exigir los comprometidos informes acerca de los montos que ingresan al Hospital en concepto de arancelamiento a las obras sociales para determinar el monto en concepto de coparticipación que perciben mensualmente los trabajadores.   Es obligación la de las autoridades hospitalarias informar a toda la población y es un derecho de la ciudadanía el conocer el funcionamiento, ingresos y partidas presupuestarias. La Salud no es propiedad de un funcionario ni de un gobierno, sino de la población.

En este interminable derrotero de lucha, reclamos, promesas incumplidas la única perjudica continúa siendo la Salud Pública donde las autoridades de cualquier gestión debieran asumir su responsabilidad y brindar respuestas tanto para los pacientes como los trabajadores de la Salud quienes a diario ponen todo su esfuerzo en canalizar las necesidades. Claro que magia no se puede hacer porque la responsabilidad absoluta está en manos del Estado y del mismo Ministerio que debe garantizar las prestaciones.

En reiteradas ocasiones escuchamos a los compañeros decir: “Para qué vamos a continuar reclamando” o “Para qué convocan a reunión”…. Si todo queda en la nada…. Si las palabras nunca llegan a buenos oídos….. Si la realidad de los funcionarios no es la misma que la de los trabajadores. Pero lo cierto es que, si no se habla, si no se denuncia, seremos cómplices del abandono, la desidia, el egoísmo, la falta de compromiso.

Queremos un Hospital público que brinde todos los servicios y donde sus trabajadores gocen de todos y cada uno de los derechos, comenzando por el salarial. Si al Estado lo formamos entre todos, el ejemplo debiera ser dado por quienes, gracias al voto popular, ocupan un lugar muy bien remunerado en el poder. Mientras tanto, desde esta Seccional continuaremos denunciando, exigiendo, peticionando porque el derecho a la Salud es de todos y porque es nuestro deber protegerla.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

En los establecimientos municipales concretarán prácticas docentes

La Municipalidad y el Instituto de Formación Docente “Dra. Carolina Tobar García” acordaron una nueva …