Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » La Ciudad » Los recicladores y una historia de precarización y explotación
Los trabajadores hablaron con este sitio digital.

Los recicladores y una historia de precarización y explotación

El trágico accidente ocurrido el día martes en el "Puente de Fierro" desnudó la precarización y explotación a la que son sometidos los recicladores que el Municipio utiliza para clasificar residuos de la ciudad en el predio de la empresa Hosifa en Talita. El Miércoles Digital estuvo en el barrio La Tablada y conversó con varios trabajadores que estuvieron en el camión de la tragedia, y que padecen a diario un trato humillante y que está fuera de toda legalidad. Mientras tanto, las autoridades municipales mantienen el silencio y no dan explicaciones.

Por VALENTÍN BISOGNI, de la redacción de El Miércoles Digital

 

Los trabajadores hablaron con este sitio digital.
Los trabajadores hablaron con este sitio digital.

 

El accidente ocurrido el pasado martes 7 de enero, en el "Puente de Fierro", que se cobró la vida de Rocío Lorena Quintero, dejó a la luz el perverso modo en el que el Municipio recicla la basura de la ciudad. El procedimiento cotidiano incluye la utilización de personas (incluyendo menores de edad) a las cuales no se les brinda seguro, ni cobertura social, así como tampoco se les provee de elementos de seguridad.

 

El Miércoles Digital ya había advertido a principios de 2010 sobre esta situación. Esta vez, nos acercamos al barrio La Tablada para conversar con varios de los obreros del reciclaje que padecieron el accidente el martes, pero que reciben un trato denigrante por parte del Municipio durante todo el año.

 

PRECARIZACIÓN Y EXPLOTACIÓN

Todos los días, temprano a la mañana, el camión de la Municipalidad de Concepción del Uruguay pasaba a buscar a un grupo de 12 recicladores por el barrio La Tablada, en la esquina en donde se encuentra la Planta Municipal de Asfaltado. A media cuadra vivía, en un humilde rancho de chapa, Rocío Lorena Quintero.

 

Allí, en esa esquina, subían a la caja del camión y en el camino, cerca del "Puente de Fierro", se le sumaban otras 8 personas. Los llevaban a todos a clasificar residuos al predio que tiene la empresa Hosifa en Talita y  que el Municipio utiliza como relleno sanitario y centro de reciclado.

 

Una vez llegados al lugar, deben firmar una planilla de asistencia y cumplir el horario de 7 a 13 horas clasificando cartones, vidrios, latas, y otros elementos. Esa tarea se hace de lunes a viernes y los sábados les dan un recibo precario con el detalle de lo reciclado y les pagan en relación a lo que lograron “recuperar” de la basura. Si bien algunos recicladores pertenecen a cooperativas sociales, otros cuantos, que el Municipio también utiliza diariamente y que los traslada para tal fin en la caja del camión, ni siquiera tienen ese beneficio y están a la buena de Dios. Los días de lluvia, así como los de invierno también siempre se los trasladó en el camión de la Municipalidad, a pesar de las inclemencias del tiempo y de los riesgos para la salud que ello implica.

 

Ante la consulta de El Miércoles sobre si el Municipio u Hosifa les proveía de elementos de seguridad tales como guantes, barbijos, antiparras, etc, Horacio, unos de los recicladores explicó: “Nunca nos dieron guantes. Usamos los que encontramos reciclando. Los que tiran de los frigoríficos. Lo mismo nos pasa con la ropa”.

 

EL PRECIO DEL TRABAJO

Todos los sábados los recicladores reciben una rendición firmada de lo que obtuvieron durante la semana y se les abona en consecuencia, fijando un precio arbitrario. Por cada kilo de vidrio reciben 15 centavos, por cada kilo de cartón 40 centavos, en el caso del cristal 1 peso con 20 centavos, y por el vidrio verde les pagan 80 centavos. En el caso del papel varía su valor si es de bazar (de regalo) por el cual se paga 40 centavos el kilo o si es papel común por el que se abonan solo 30 centavos. Luego de una semana de arduo trabajo un trabajador del reciclaje recibe unos 200 pesos, como pudo constatar El Miércoles en uno de los recibos a los que accedió.

 

La empresa Hosifa, ampliamente beneficiada en las gestiones de Marcelo Bisogni y Carlos Schepens, en lo que respecta a la contratación de obras públicas por parte del Municipio, es la titular del predio de Talita en donde está el relleno sanitario y centro de reciclaje. La misma empresa es la que, según explicaron los recicladores, les compra el material reciclado que se procesa utilizando las instalaciones y equipos que fueron radicados allí por el Municipio con fondos públicos.

 

POCA AYUDA

Horacio y Benigno, dos de los recicladores entrevistados explicaron que no han recibido aún ayuda del Municipio. Fueron asistidos en un primer momento en el Hospital Urquiza, pero manifiestan que desde la Municipalidad de Concepción del Uruguay no han recibido ayuda para sobrepasar esta situación, están padeciendo los dolores de los golpes y lesiones, y la angustia de haber visto morir a una compañera de trabajo. Mientras tanto, tampoco tienen respuestas sobre cómo poder seguir manteniendo a sus familias.

 

En el momento en que El Miércoles  se encontraba dialogando con familiares de Rocío Lorena Quintero, arribó personal de la Secretaría de Desarrollo Social del Municipio, encabezado por su titular Rocío Aranda Fernández. Estuvieron asistiendo a dicha familia y luego se retiraron del barrio.

 

SILENCIO OFICIAL

La gestión de Carlos Schepens se caracteriza por evitar dar conferencias de prensa y no responder a los pedidos de acceso a la información pública que presentan los periodistas locales. A 48 horas de ocurrida la tragedia las autoridades municipales no han salido a brindar explicaciones sobre el hecho ocurrido, ni el porqué de las condiciones infrahumanas a las que el Municipio somete a los trabajadores del reciclado. Solo el secretario de Ambiente de la ciudad,  Marcelo Gay Balmaz, salió a hacer declaraciones radiales en las que se escudó en el secreto de sumario (que rige para los funcionarios judiciales y para acceder al expediente judicial) y ni siquiera brindó información básica de su área, cuya obligación como funcionario público es ponerla a disposición de los ciudadanos para su conocimiento público.

Foto: V.B.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

En La Histórica detectaron dos casos más de Covid-19

"Uno de los contactos es familiar directo de la paciente de Villa del Rosario. Está …