BNA
Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Policiales » Marsó justificó el parador en Mar del Plata porque multiplicó la llegada de turistas
MEGAJUICIO A URRIBARRI

Marsó justificó el parador en Mar del Plata porque multiplicó la llegada de turistas

El ex ministro de Turismo, imputado en la causa, afirmó que la instalación del parador en la playa de Mar del Plata tuvo un impacto positivo en la promoción de la provincia como destino turístico, y negó que se hubiera utilizado con el objetivo de promocionar la candidatura presidencial de Sergio Urribarri. Dijo además que Urribarri fue “el primer gobernador que tuvo Entre Ríos que apostó al turismo como una política de Estado”.

 

Hugo Marsó está retirado de la política. Se retiró en silencio. Había dado el salto después de la hecatombe política, social y económica que significó la crisis de 2001, se fue catorce años después y no quiere saber nada, publicó Página Judicial..

Es uno de los imputados en el juicio que tiene en el banquillo al ex gobernador Sergio Urribarri y otros ex funcionarios y empresarios. Se lo acusa de negociaciones incompatibles con la función pública y peculado por haber “interesado” al ex mandatario en la instalación del parador playero en Mar del Plata y por haber favorecido a la empresa El juego en que andamos SRL.

El parador estuvo en funcionamiento durante el mes de enero de 2015. La contratación se hizo a través del Ministerio de Turismo por 14.561.870 pesos y el montaje estuvo a cargo de El juego en el que andamos SRL, la empresa de Gerardo Caruso, que era también director artístico y de contenidos del programa Fútbol Para Todos.

De acuerdo con la acusación, Caruso “debía retornar en dinero a Juan Pablo Aguilera”, lo que se concretó por una suma total de 4.468.700 pesos a través de transacciones bancarias a las empresas TEP SRL y Next SRL, y a las intermediarias Visual Ilusion, Megaprint SA, Wall Street Vía Pública y Fredy Publicidad SRL; y también en efectivo.

Marsó declaró este martes ante el tribunal que lo juzga y negó que aquel acto hubiese estado orientado a la promoción de una candidatura presidencial de Urribarri, a quien destacó como “el primer gobernador que tuvo Entre Ríos que apostó al turismo como una política de Estado”. Según dijo, el objetivo del parador era atraer turistas a la provincia y aseguró que eso se vio reflejado en los meses siguientes con un récord de visitantes a los distintos puntos de la geografía entrerriana.

Marsó dijo haber conocido a Urribarri cuando coincidieron en el servicio militar obligatorio, en 1977, y aunque reconoció que luego transitaron distintos caminos en la arena política, se reencontraron en 2011, cuando el entonces gobernador le ofreció declinar una candidatura a diputado provincial para hacerse cargo del Ministerio de Turismo que se creó a poco de iniciar la segunda gestión.

El ex ministro señaló que “la idea de instalar el parador surgió en el verano anterior” y se la planteó a Urribarri en una reunión de gabinete hacia mediados de 2014. “Nosotros habíamos ido a Mar del Plata a promocionar los carnavales de Entre Ríos, vimos los paradores de las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza, los recorrimos, estuvimos averiguando costos y se decidió copiar la idea. También hicimos averiguaciones en Pinamar, porque ahí se concentra el perfil de turistas que habitualmente llega a la provincia, pero era imposible por los costos”, explicó el ex ministro en su indagatoria.

El desafío, según dijo, era conseguir que la Municipalidad de Mar del Plata le cediera a la provincia un sector de playa a la provincia para instalar el parador sin costo alguno; y esa gestión la hizo el propio Urribarri.

El montaje se tercerizó porque “era imposible que pudiera hacerlo la provincia” y se convocó a una licitación pública a la que se presentaron dos empresas: El juego en que andamos SRL y Castromil SRL (“su propuesta fue rechazada porque estaba floja de papeles”, dijo). Marsó apuntó que la licitación estuvo a cargo de la Unidad Central de Contrataciones de la provincia y aseguró no haber tenido participación en ese trámite hasta el momento de la adjudicación, que sí lleva su firma. Dijo además que jamás tomó contacto con los encargados de la licitación ni con el empresario.

Negó que se le hubiera dado al parador un fin proselitista y que Urribarri se lo planteara con ese objetivo. “Si me lo hubiesen dicho, no lo habría hecho”, aseguró. Negó que durante el lapso en que estuvo abierto se exhibieran fotos que promocionaran a Urribarri, aunque reconoció que en los días previos había imágenes alusivas y que “se tomaron recaudos” para retirarlas. “No sé si la foto estuvo o fue un montaje, pero mientras el parador estuvo abierto no hubo ninguna foto del gobernador; y tampoco hubo discursos políticos”, aseguró. Sin embargo, el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull exhibió en pantalla imágenes que lo contradecían.

No obstante, Marsó se mantuvo en que “el desafío era que cuando la gente se sentara a definir dónde iría de vacaciones, Entre Ríos figurara entre las posibilidades” y aseguró que en ese sentido “el parador tuvo una trascendencia destacada”.

 

 

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Dos personas fallecieron en un accidente en la ruta provincial 39

La colisión se produjo unos dos kilómetros al este de la rotonda del cruce de …