Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Cultura » Un uruguayense dirige una obra sobre la historia de la emblemática discoteca "Mau Mau"

Un uruguayense dirige una obra sobre la historia de la emblemática discoteca "Mau Mau"

En una publicación del diario La Nación cuenta sobre una obra de teatro estrenada a fines del año pasado que recrea las tres décadas de discoteca “Mau Mau” un ícono de la noche porteña. La particularidad es que está dirigida por el uruguayense Juan Parodi, “en un comienzo, el público era casi en su totalidad mayor. Señores y señoras que, sin duda, habían pasado por Mau Mau. Al poco tiempo la platea también empezó a cubrirse con espectadores jóvenes” contó  feliz sobre el reconocimiento que tienen en las tablas.

Juan Parodi-La Nación

(*) Por CARLOS PACHECO

Entre 1964 y 1994, un espacio, la boite Mau Mau, fue ícono de la noche porteña. Cuando cerró, LA NACION le dedicó un espacio en tapa con el contundente título: "Cerró Mau Mau. Murió una parte de la noche". En verdad, desaparecía uno de los lugares más emblemáticos de una movida nocturna a la que asistían artistas, deportistas, políticos. Un espectáculo, en la escena alternativa, rescata ese lugar, y lo hace a través de dos personajes, Mecha y Rita. Dos habitués, seres anónimos y fracasados, "dos tilingas", como se dice en la obra que, mientras bailan, noche a noche, dan cuenta de sus vidas y también de hechos sobresalientes de la política del país.

 

"Bailá, Mecha, bailá", repite Rita cuando Mecha se muestra sobresaltada después de celebrar hechos como la llegada de la dictadura militar, el triunfo en el Mundial 78 o la invasión a las islas Malvinas. Y esa expresión, que se repite de continuo, resulta un latiguillo implacable para el espectador.

 

El proyecto surgió hace algo más de un año. El dúo Ácido Carmín ( El beso , El 52 ), que integran Eugenia Alonso y Gaby Ferrero, estaban un tanto cansadas de hacer "experiencias hippies", como ellas las definen, y decidieron convocar a un director. Se contactaron con Juan Parodi y comenzaron a leer diversos materiales. Un día, el creador les dijo: "Las veo en Mau Mau, bailando, bajo una bola de espejos, «Murmullo descuidado», de George Michael".

 

Los tres se pusieron a investigar, a buscar información a través de diversos materiales periodísticos, y hasta encontraron que, en su libro Las mil y una noches , la periodista Cristina Civale le dedica un capítulo al lugar y dice que Mau Mau fue "una bisagra en la noche porteña". En algún momento convocaron al dramaturgo Santiago Loza para que convirtiera esa investigación en una pieza teatral. Él aceptó, tuvo largas entrevistas con las actrices y varios meses después entregó el texto, Mau Mau o la tercera parte de la noche . Alonso y Ferrero cuentan hoy que no hubo dudas de quién asumiría el rol de Rita y quién el de Mecha.

 

"Nosotros no queríamos hacer un documental sobre Mau Mau -cuenta el director-. Santiago armó un mundo de ficción, poético, sin dejar de lado aquello que a nosotros nos interesaba: exponer nuestra mirada sobre ese espacio. Un artículo que apareció, en cierta oportunidad, en el diario Página/12 se preguntaba si era posible reconstruir la historia del país a partir de un solo lugar. Y eso estuvo bueno como planteo, porque es lo que intentamos con nuestro trabajo."

 

"Al mundo Mau Mau teníamos que recrearlo a través de fotos de la época, de crónicas periodísticas -cuenta Eugenia Alonso-. La forma de escribir era muy distinta a la actual. Había una elegancia en esa escritura que provocaba nuestra imaginación respecto de cómo había sido esa disco. Y luego apareció esa necesidad de mostrar tres décadas de la historia argentina a partir de allí. Sin darnos cuenta, terminamos exponiendo cierta decadencia. Trabajamos sobre los restos, lo que fue quedando. Es cierto que hay una pátina glamorosa que marca a Mau Mau, pero, en verdad, eso está en el imaginario de cada uno."

 

En cuanto a los personajes, Gaby Ferrero (también se destaca en 33 variaciones ) cuenta que al comienzo tenían cierta expectativa respecto de cómo serían recibidos. "Llegamos al estreno después de muchos ensayos -relata la actriz-, pero nos faltaba la reacción del público y, desde el primer día, los espectadores se sienten muy identificados con lo sucede, realmente están ahí, acompañándonos. Estas dos mujeres son políticamente incorrectas, celebran cosas que son muy duras. Pero también es cierto que parte de este pueblo lo hizo. En cada época hay gente que se acomoda a su manera porque eso es una cuestión de sobrevivencia. Y eso que nos preocupó al comienzo se apaciguó luego, cuando vimos que el público nos seguía con interés y hasta, en algunos casos, se identifica con estas mujeres."

 

Algo muy destacable: el espectáculo se estrenó a fines del año pasado y, en un comienzo, el público era casi en su totalidad mayor. Señores y señoras que, sin duda, habían pasado por Mau Mau. Al poco tiempo la platea también empezó a cubrirse con espectadores jóvenes. "Es notable el contraste -cuenta Juan Parodi-. Los chicos se enganchan mucho con la ironía y esa mirada ácida que tiene la pieza y, en ciertas situaciones se ríen mucho, algo que molesta a los mayores quienes están más interesados en seguir atentamente el discurso de Loza."

 

Así las cosas, el espectáculo resulta un inquietante fresco de una época en la que la historia se sacudió varias veces. Todas ellas están expresadas en el cuerpo de dos mujeres fuertes; descaradas a veces, temerosas otras, pero siempre vitales, pase lo que pase en esta Argentina.

 

(*) Esta nota fue publicada en el diario La Nación este lunes 17 de febrero. 

Foto: La Nación

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Lombardi: "Desbordados no, pero sí con mucho trabajo"

Insisten en la necesidad de cuidarse y mantener el distanciamiento social. Preocupa la aglomeración en …