BNA
Inicio » Cooperativismo » Nacieron con la idea de ser una alternativa a la “dictadura del click”

Nacieron con la idea de ser una alternativa a la “dictadura del click”

La revista virtual La mala actualiza sus contenidos los días sábado. Postulan en sus producciones esa forma de hacer periodismo que pone bien en alto el valor de la palabra y el chequeo de la información.

 

La Mala es un proyecto comunicacional que ve la luz a mediados de octubre enmarcado en la Cooperativa de Trabajo La Táfila Ltda. que tiene ya más de una década de existencia en Gualeguaychú como proyecto social, cultural y autogestivo, si bien recibieron su matrícula cooperativa en octubre de 2022.

Son un grupo de ocho personas que reúnen las funciones de redacción periodística, edición, ilustración, fotografía, y programación, entre otras.

En diálogo con El Portal de las Cooperativas desarrollaron sus orígenes, el para qué y el cómo. Se lo adelantamos a manera de introducción: quieren hacer periodismo de análisis y verdadera información, bien tratada y con tiempo, no a las apuradas llenando hojas virtuales sin ton ni son, sin aportar absolutamente nada.

El buen periodismo versus “las reacciones” en redes sociales

“La idea es abarcar la realidad de la ciudad, pero también romper los límites estrictamente locales, hablar de lo provincial, de lo nacional y de lo internacional, como lo hemos hecho en los dos primeros números, por ejemplo, con dos análisis, del conflicto palestino-israelí. Siempre trayéndolo a lo local, comparándolo con realidades, con dimensiones de lo local y demás, para mirarlo con una lupa argentina, local y entrerriana a los conflictos que suceden del otro lado del mundo y que tienen mucho que ver con lo que ha pasado acá históricamente, también concretamente ese en particular”, explicó a uno de los editores, Luciano Peralta.

Aclaró que, si bien la política y economía son patas muy fuertes en el abordaje, “también encaramos temas que tienen que ver con la salud, el ambiente, el género y la sexualidad, la literatura en general, con la cultura en general, tenemos esa particularidad. Por ejemplo, los dos primeros números han salido notas periodísticas, todas estas secciones y poemas, poemas que pueden ir acompañadas de una fotografía, de una ilustración, porque el tema de la ilustración y el tema estético tiene tanta preponderancia como el trabajo periodístico, esa es otra característica de La Mala”.

Se perdió terreno en el efectivismo del periodismo

Peralta no ahorra críticas a la forma de hacer periodismo que han tomado la mayoría de los medios web, que han dejado de lado el valor de la palabra y el chequeo de la información poniendo toda la carne al asador con la viralización de notas basuras que llamen la atención. “La presentamos como revista porque no somos un portal web, de hecho algunos venimos de experiencias que tienen que ver con la administración de portales web y somos muy críticos de esa forma de hacer periodismo, somos muy críticos de la dinámica que ha asumido y que tiene el periodismo virtual actualmente, donde justamente el trabajo periodístico en sí pierde muchísimo terreno con el efectivismo, con el amarillismo, con la dictadura del click que le decimos, porque básicamente no importa o tiene una importancia secundaria a lo que se cuenta, sino lo que importa es qué efecto genera, cuantos me gusta genera, cuantas reacciones, cuántos ingresos a la página genera, y así funciona el sistema en la actualidad, mientras más ingresos a costa de lo que fuere, más se puede vender el producto”.

El periodista profundiza con un ejemplo concreto y actual: “Nosotros elegimos corrernos de esa dinámica y presentarla como una revista, porque la actualización de la página web es todos los sábados, no es diaria, si bien va a haber especiales, como las elecciones de este domingo en Gualeguaychú, ya que tenemos un nuevo intendente electo y eso generó que trabajemos para una nota este mismo lunes 23 de octubre, con un análisis de quién es el nuevo intendente, de cómo se dio su victoria y demás, pero van a ser casos muy particulares los que van a demandar que se rompa la dinámica semanal y que saquemos alguna nota entre semana”.

Un financiamiento con varias líneas alternativas

“La manera de financiarnos no es menor es muy importante, elegimos dos formas de financiamiento una es la pauta tradicional que puede ser pública o que puede ser privada, y por otro lado apostamos al sistema de suscripciones que a diferencia de otras propuestas no es limitado, no es que quien se sume a La Mala va a tener que pagar para acceder a cierto material exclusivo, sino que todos van a tener la misma posibilidad de acceso a las notas cargadas en la web; eso sí, quien sea parte de la comunidad va a tener descuentos en comercios, en eventos culturales, en talleres de formación, etc. La idea es generar una comunidad para consolidarla y que vaya más allá de lo estrictamente periodístico por ahí del pacto periodista y consumidores en general, sino que queremos hacer también eventos como cursos de formación o charlas abiertas, conversatorios y demás. Queremos que sea un lugar para compartir cierta mirada a ciertos puntos de vista que en la dinámica actual de la comunicación y de los medios de comunicación no existe o no tiene lugar, así que apostamos muy fuertemente al sistema de suscripciones porque también, por otro lado, lo que nos da es la posibilidad de no depender directamente de los poderes económicos, ya sean gubernamentales o estatales, que son básicamente los municipios, los gobiernos provinciales o el gobierno nacional que financian con algún tipo de pauta, y siempre delimitan lo que se dice o se deja de decir; o la pauta comercial son las empresas que apuestan a pagar pauta periodística que también delimitan en ciertos casos muy particulares qué se dice y qué no se dice”.

Peralta insiste en que “la idea es tener esa posibilidad porque también pensamos en que esto se tiene que sostener económicamente hablando, pero vamos a apostar muy muy fuertemente al sistema de suscripciones para que de alguna manera se democratice ese financiamiento y dependamos no de 5, 10 o 20 auspiciantes sino de 50, 100, 200 suscriptores y suscriptoras que aporten o más, esto es una apuesta a largo plazo obviamente, recién arrancamos, pero que apuesten a las formas de hacer periodismo, al profesionalismo que pretendemos tener y a la calidad del producto sobre todo”.

Hoy vivimos en un sistema que bombardea con información, pero que no te comunica, que no explica. La Mala nació para ser parte de algo nuevo en la comunicación. Para bajar un par de cambios, producir menos en cantidad, pero más en calidad, y ofrecer una mirada que muchas veces por esa misma dinámica no tiene cabida en los medios de comunicación.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

La recesión pegó fuerte

Varias organizaciones que nuclean han desaparecido. Apuntan a recibir sindicatos. La Cooperativa de Trabajo Trabajadores …