BNA
Inicio » Ambiente » Observaron una peculiar ave en la Isla del Puerto

Observaron una peculiar ave en la Isla del Puerto

Se trata de un Urutaú, un ave de hábitos crepusculares y nocturnos que se camufla con facilidad gracias a su plumaje críptico. 

REDACCIÓN de EL MIÉRCOLES

El encuentro ocurrió entrada la noche en la Reserva de Uso Múltiple Isla del Puerto de Concepción del Uruguay, donde miembros del Club de Observadores de Aves (COA) Güira Pirá se encontraban observando aves nocturnas y se encontraron con esta particular especie a la cual pudieron hacerle una serie de fotografías.

El Urutaú (Nyctibius griseus) es un ave difícil de observar ya que durante el día permanece inmóvil posado en alguna rama o tronco adoptando una postura erguida, donde pasa desapercibido gracias a su plumaje. Puede estar posado durante muchas horas gracias a unas almohadillas que presenta en la base de las patas.

Tiene un tamaño aproximado de 38 centímetros y posee unos grandes ojos con iris amarillo y la cabeza achatada con una boca ancha que utiliza para alimentarse de insectos y se lo suele encontrar en los montes, bodes de selvas y palmares.

En el norte de nuestro país también se lo llama Kakuy o “pájaro fantasma”, ya que camufla su plumaje con la corteza de los árboles del monte, o “pájaro estaca”, porque generalmente se encuentra posando en el extremo de los árboles, inmóvil y erguido durante el día.

Pero su característica más particular es su canto, un grito melancólico y persistente, como llanto o lamento humano y es esta característica, junto a su hábito nocturno, la que generó la mayoría de las leyendas e historias que pesan sobre esta especie.

Leyenda del Kakuy

La leyenda cuenta la historia de una pareja de hermanos indígenas,  quienes quedaron huérfanos. El joven era noble y trabajador, un muchacho de buenos sentimientos dedicado plenamente al cuidado de su hermana, a quien consentía con hermosos regalos. Sin embargo, ella lo trataba mal todo el tiempo y se burlaba.

Un día, al llegar el joven de una larga jornada de trabajo, le pidió a su hermana que le preparara un poco de agua endulzada con miel, ella muy molesta por el pedido, la fue a buscar pero antes de entregársela la dejo caer sobre él. Al día siguiente, repitió la maldad pero esta vez le arrojó comida, situación que provocó un gran malestar en su pariente, quien decidió abandonar la choza e internarse en lo profundo de la montaña.

Dolido y triste por el comportamiento de su hermana deambuló por los bosques mientras iba generando rencor y deseos de vengarse. Así fue, que cansado de los desprecios y burlas, decidió escarmentarla y la invitó caminar por el bosque.

Cuando llegaron al lugar que él le prometió,  la convenció de subir a un árbol muy alto que en la cima tenía un panal con miel. Para que ella pudiera trepar la acompañó. Pero, cuando se aseguró que ya no podría bajar, comenzó a descender y con un hacha cortó todas las ramas, impidiéndole el descenso.

El muchacho se fue y la joven quedó en la copa del árbol, presa del terror.  Cuando llegó la noche su miedo se transformó en horror y comenzó a llamarlo hasta que su garganta se secó de tanto gritar y su lengua enmudeció. Todo su espíritu quedó consumido por el remordimiento, algo que ni su mente podía controlar.

Cuentan, que a medida que pasaban las horas, los pies se le convirtieron en garras filosas, como si fuera un búho, su nariz y las uñas se arquearon, sus manos se comenzaron a transformar en enormes alas, y todo su cuerpo se cubrió de plumas.

Así nació el Kakuy, quien emite por las noches un grito desgarrador que parece decir: ¡Kakuy! ¡Turay! ¡Kakuy! ¡Turay! que en el lenguaje quechua significa “¡Hermano…Hermano!”.

Fotos de Armando Scévola

 

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Gualeguaychú será sede de un simposio internacional de las rurales del Mercosur

La ciudad de Gualeguaychú será sede durante dos días de un Simposio Internacional de la …