BNA
Inicio » Cultura » Queremos tanto a Carlitos Vecchio
MERECIDOS RECONOCIMIENTOS AL CREADOR URUGUAYENSE

Queremos tanto a Carlitos Vecchio

Fue declarado “Uruguayense Destacado de la Cultura” y el próximo 3 de agosto se inaugurará una muestra retrospectiva de su obra en el Museo de la Ciudad. Se trata de dos reconocimientos más que merecidos al querido y talentoso creador de Concepción del Uruguay.

 

Por A.S. de EL MIÉRCOLES

 

En estos días se va a inaugurar una muestra retrospectiva de la obra de Carlos Vecchio, el humorista, escritor y comediante uruguayense. Será en el Museo de la Ciudad (Galarza 617) y se titula “Ay lo que hay!” y recorrerá la polifacética obra de este artista, que cultiva la escritura, la música y el teatro siempre desde el humor y el ingenio.

Además en estos días, la Municipalidad lo designó “Uruguayense Destacado de la Cultura de Concepción del Uruguay” (ver enlace).¡Qué bien! Porque sin duda alguna Carlitos es un “uruguayense destacado de la cultura” de nuestra ciudad. Por eso estos dos reconocimientos —que él, en su grandeza y humildad seguramente tomará con el humor de siempre—  no solo son justos sino que producen mucha alegría entre quienes conocemos y valoramos su obra.

La muestra retrospectiva se podrá visitar desde el jueves 3 de agosto hasta el domingo 6 de 16.30 a 19.30 y se realiza en el marco del 38º Encuentro Entrerriano de Teatro, que tendrá otra vez como sede a Concepción del Uruguay. ¡Qué mejor ámbito! (Ver enlace).

La apertura de la muestra (y entrega del reconocimiento) será el miércoles 2 a las 19.30. En la apertura habrá una intervención especial con textos de Carlos. La coordinación y selección del material estuvo a cargo de Valeria Blanco, el montaje por el licenciado Pedro Fruniz y el arquitecto José Luis Saffer, y la producción general es de la Dirección Municipal de Cultura.

Ojalá muchas personas acompañen esa muestra, y sobre todo, las generaciones jóvenes uruguayenses conozcan (y gracias a eso puedan valorar) al gran Carlos Vecchio.

TALENTO Y HUMOR

Es que Carlos Vecchio es una persona genial: es culto como nadie, tiene agudeza y originalidad, cultiva un humor inteligente, sabe de arte, literatura y de filosofía, ejerce un talentoso ingenio por momentos borgiano, defiende con ese mismo humor y talento un puñado poderoso de valores profundos, es uruguayense como nadie y encima es una persona adorable, generosa y cariñosa.

Mucha gente valora algunos de estos aspectos porque lo conoce desde hace años, porque compartió algún momento de sus obras en el teatro (como las “Cleopotras”), o porque leyó alguna nota, o disfrutó uno de sus libros, o porque aun recuerda frases de sus monólogos como “El bípedo implume” o “El perro de Pitágoras”, plenos de humor y de pensamiento crítico.

El libro más reciente de Carlos Vecchio: "Con el respaldo de mi mayor incertidumbre" (2015).

Pero la mayor parte de la gente no conoce esos aspectos, porque no lo ha leído o no le ha prestado mucha atención y conoce solo un costado de él: aquel que se conoció por su participación, hace ya como 17 años, en un programa de la TV porteña.

Caricatura de Carlitos en la tele, por Pepe del Oráculo (Dady Amaral) en 2005, publicada en EL MIÉRCOLES papel.

PROFETA EN SU TIERRA

Allí la mayoría de la comunidad uruguayense descubrió que “El Loco” Vecchio era puro talento. Y pasó a ser mucho más valorado por su gente, por su pueblo. Y eso es un poco injusto en un sentido, sí. (Por aquello de “nadie es profeta en su tierra”. Hasta el tango tuvo que triunfar primero en París para que en Buenos Aires la tilinguería lo reconociera). Pero en otro sentido fue justiciero: gracias a esa participación en la tele por fin en su ciudad se lo valoró como actor, como comediante, como humorista. Era hora.

Pero Carlitos es mucho más como creador. A mí me ha hecho reír mucho con sus textos. Y reflexionar. Leerlo o conversar con él es, siempre, aprender y disfrutar.

Además (y no es un detalle menor) Carlos Vecchio es un sobreviviente de la dictadura, que estuvo tres años en las cárceles de Videla y su banda asesina. (Ver enlace) Y por suerte Carlitos sobrevivió, y por entereza los derrotó y por inteligencia y humor los derrota todo el tiempo. Y por suerte pudimos disfrutar de él todos estos años.

"HE SIDO UNA ESPECIE DE LOCO SIEMPRE"

Hace unos años (¡como 20!) le preguntamos en una entrevista cómo se definía. Carlitos respondió esto:

– Qué problema ¿no? En un país serio, podés decir “a mí me gusta escribir” o “soy músico” o “hago café-concert”, que eso es en definitiva lo que hago y me gusta hacer. Pero si lo decís acá es mandarte en cana, directamente. Para eso definite como un marginal, como una persona contra legem, un fuera de la ley. Un tipo criminal. Y definirme, bueno, es un poco tarde, definirme a esta altura, creo que es un poco cómo te definieron más que cómo te definiste.

– Eso es más fácil.

– Sí, pero tampoco es más feliz cómo me han definido. Ahí he aparecido como un crazy con letras de molde... He sido una especie de loco siempre, porque acá reclamás tus derechos y pasás por loco, intentás hacer algo que no sea lo que el establishment marque y pasás por loco, intentás romper alguno de los encofrados de las alfajías minerales que gobiernan los principios de estas comunidades y pasás realmente por un chiflado. Y ahí aparece “El Loco Vecchio”, que en verdad es como una especie de entidad colectiva, porque hay dos locos más, que son mis hermanos, uno que es loco en el Chaco y otro que es loco en Corrientes.

Carlitos Vecchio en una entrevista en EL MIÉRCOLES, años atrás.

– Si te defino como “humorista” ¿está bien?

– Sí. Y para mí el humor es una oposición, porque se basa en las flaquezas humanas. De esto se deduce que la realidad es humorificable o que el hombre es imperfecto, pero al mismo tiempo y paradójicamente es inimaginable un ser perfecto carente del sentido del humor. De esto se deduce una cosa más importante todavía: que el humor conlleva siempre una cuota de tolerancia recíproca que ningún totalitario, tirano, dictador estuvo dispuesto a conceder a lo largo de los tiempos. Los superhombres prefirieron un humor genuflexo, obsecuente. El humorista se caracteriza por tener libertad, por expresarse con entera libertad, porque necesitamos los ojos de los demás para ver y porque siempre que nos reímos de alguien, nos reímos de algo que está en el fondo de nosotros mismos.

- - -

En estos días el gran Carlos Vecchio estará recibiendo una parte del reconocimiento que merece. Eso me da mucha alegría. ¡Felicitaciones Carlitos querido, genial amigo!

 

 

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Organizan un taller intensivo de teatro

En agosto y de manera totalmente gratuita, se llevará adelante un Taller Intensivo de Teatro …