BNA
Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Cooperativismo » Recuperadores de residuos de Liebig quedaron sin trabajo

Recuperadores de residuos de Liebig quedaron sin trabajo

La Municipalidad de Liebig no pagó la factura de la luz y el viernes la distribuidora de energía cortó el servicio en la planta de reciclado de esta comuna del departamento Colón. A partir de ese momento, las 14 familias de la cooperativa Tierra de Palmares que gestionaba los residuos en el pueblo quedaron sin su sustento. Se realizó la última distribución de los ingresos semanales a cada trabajador y trabajadora de ahora en más reina la incertidumbre.

“Estamos inmersos en una profunda tristeza, desazón, bronca”, contó el responsable de la planta. Los asociados solicitaron al intendente Julio Pintos poder sentarse a renegociar los términos de un acuerdo para la continuidad, pero según trascendió a ERA Verde la administración municipal está sumida en una interna política por la sucesión en la cual algunos sectores pretenderían desplazar a la cooperativa del lugar.

“Estamos inmersos en una profunda tristeza, desazón, bronca, una mezcla de cosas. Definitivamente nos han cortado la luz”, contó consternado el encargado de la planta de tratamiento de residuos urbanos de Pueblo Liebig, Sebastián Ojeda. Este 22 de julio vencía el plazo impuesto por distribuidora de energía Enersa, para que se abone la factura impaga que debía realizar el municipio. Ese era el acuerdo al que se había llegado con los integrantes de la Cooperativa de Trabajo, Reciclaje y Servicio, Tierras de Palmares Ltda. para poder llevar adelante sus labores. Según el contrato, estas tareas de “recepción, tratamiento, valorización y disposición final de los residuos sólidos urbanos del municipio” se extendían por 20 años desde junio de 2020 cuando se suscribió. En el proceso de saneamiento ambiental y tratamiento que se realizó, la Municipalidad convino pagar el servicio de energía eléctrica para amortiguar los costos no previstos de esta gestión –que de hecho lo venía realizando–, pero de buenas a primera anunció que violaría este compromiso y todo ingresó en un callejón sin salida.

“No nos han permitido negociar absolutamente nada”, cuenta Ojeda a ERA Verde en relación al pedido de abrir una mesa de diálogo para acordar nuevos términos contractuales que permitan la continuidad del trabajo del cual dependen 14 familias de cooperativista. “Esto significa que le pagamos a los chicos y las chicas, y que a partir de hoy (por el viernes) tenemos que bajar la cortina, porque no tenemos luz, no podemos trabajar. Lamentablemente todas estas familias quedan en la calle, quedan sin su sustento diario, es lamentable, estamos tristes”.

El socio de la cooperativa con tareas como responsable de planta lamentó además versiones del municipio en las que se excusan del problema. “Para colmo salen con declaraciones absurdas, en la que ponen excusas carentes totalmente de sentido, porque el municipio no pagó nunca ningún tipo de canon (por la gestión de los residuos urbanos), eso es totalmente falaz, porque nunca han colaborado, porque no ha sucedido”, reprochó.

Sobre lo que se avecina, comentó: “Vamos a ver en qué termina todo esto. Tenemos que decidir con los compañeros qué hacemos. No sabemos, estamos hablando con nuestra abogada. Pedimos a todos la mediación para poder charlar, porque nos interesa poder re negociar el contrato y poder trabajar, que es lo que nosotros queremos. Pero realmente es una desazón terrible”.

Labores

Cuando comenzó a operar la cooperativa Tierra de Palmares, la primera acción fue resolver el saneamiento de la comuna por la acumulación de basura que muchas veces sin destino iba a parar al río Uruguay. Esto es porque muchas de las bolsas con desperdicios de los vecinos que no tenían gestión se arrojaban a las aguas del arroyo Perucho Verna que atraviesa por la ciudad. Se trata de un curso de agua que desemboca en el río Uruguay y su cuenca recientemente obtuvo media sanción del Senado para ser declarada Área Natural Protegida. La cooperativa también se encargó de la basura que era acumulaba a cielo abierto o enterrada en un proceso poco adecuado.

Así, con la intervención de la cooperativa hace dos años los residuos pasaron a un circuito para su reutilización. Con el avance del tratamiento la cooperativa también incorporó el tratamiento de los desechos de los peladeros de pollos de la zona, así como de otros establecimientos agropecuarios. Incluso se barajó un proyecto para la reutilización de los bidones de agrotóxicos y que su reultización permita sortear el costo que demanda tener que trasladarlos a otras provincias. Ahora, ante la nueva situación, toda esta experiencia ha quedado bajo un manto de dudas.

La Municipalidad de Pueblo Liebig no ha brindado señales y respuestas a las demandas de diálogo. De acuerdo a lo que trascendido a ERA Verde desde la gestión de Julio Pintos, el jefe comunal se encuentra envuelto en una feroz interna para definir a su sucesor. Facciones del oficialismo en pugna juegan una suerte de ajedrez político con quienes fueron descriptos como “los barones del departamento Colón”, y es por eso que “en la volteada cayó la cooperativa”, ya que la misma sería “una moneda de cambio” y es por eso que la pretende desplazar.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

INAES se queda en Tecnópolis

Allí se puede conocer en profundidad el ecosistema del cooperativismo y mutualismo, asesorarse de cómo …