BNA
Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Novedades » Rincón Bomba: masacre en Formosa

Rincón Bomba: masacre en Formosa

Este 10 de octubre se cumplieron 74 años de la Masacre de Rincón Bomba, hecho que pasa en general desapercibido para los hacedores de la historia argentina. Rincón Bomba es un paraje de la provincia de Formosa, ubicado entre Pozo del Tigre y Las Lomitas, en el oeste de la provincia. 

 

Por ANÍBAL GALLAY de EL MIÉRCOLES DIGITAL

Entre el 10 y 30 de octubre de 1947 fueron masacrados unas 750 personas, la mayoría de la etnia pilagá. La masacre corrió por cuenta de Gendarmería Nacional y la Fuerza Aérea. Era la presidencia de Juan Perón y la gobernación de Rolando de Hertelendy. Formosa era territorio nacional, de modo que el gobernador se designaba desde Buenos Aires. Hertelendy fue el primer formoseño que gobernó Formosa entre 1946 y 1950.

En abril de 1947 los aborígenes de la zona centro y oeste de Formosa acordaron con un intermediario que en mayo irían a la zafra azucarera, en el ingenio El Tabacal, propiedad de Robustiano Patrón Costa en el departamento Orán provincia de Salta. La promesa fue una paga de 6 pesos el jornal. Los aborígenes recorrieron a pie la distancia de 449 kilómetros para llegar al ingenio. Como era costumbre se trasladaron hombres, mujeres, niños e inclusive ancianos. Las mujeres,  con los enseres a cuesta para acampar.

Los aborígenes contratados trabajaron una semana y cuando fueron a cobrar, la promesa de 6 pesos el jornal, se convirtió en solo 2,50. Hubo protestas y al mejor estilo oligárquico Robustiano Patrón Costas despidió a todos los contratados.

Para la historia oficial, ese hecho jamás existió. Ni siquiera para aquellos autores que se titulan revisionistas. Los historiadores del peronismo guardan respetuoso silencio

Decidieron entonces regresar a Formosa.  Caminaron 449 kilómetros y se asentaron en las cercanías de las Lomitas en un paraje conocido como Rincón Bomba. Regresaron agotados y famélicos. Se sumaron otros grupos de aborígenes atraídos por el Sanador Luciano Córdoba, que conducía el grupo junto a los caciques Pablito Navarro y Nola Logadik. Algunos autores hablan de 8.000 personas. En el proceso judicial se da una difusa cifra de “varios millares”.

“Todas las tardes la gente cantaba, bailaba, y tocaba los tambores hasta la madrugada, y la música que emana de La Bomba podía oírse desde muy lejos. La vida de Las Lomitas se trastocó con el alboroto de familias desconocidas que se movían por el pueblo, con los niños cazando ranas en el madrejón y las jaurías escuálidas circulando en busca de comida”. (Texto escrito en la causa incoada en el Juzgado Federal de Resistencia).

Personal de Gendarmería Nacional custodiando prisioneros de una guerra inventada, pero los muertos fueron de un solo lado: 750 aborígenes.

La situación se tornó tensa porque el hambre ya era desesperante, habiendo muerto tres aborígenes.

Enterado de la situación el gobernador Hertelendy logró comunicarse con Buenos Aires. El presidente Perón ordenó el envío de tres vagones con comida y medicamentos.

Miguel Ortiz, de la Dirección de Asuntos indígenas era el responsable. Los vagones estuvieron dos semanas en la ciudad de Formosa. A Las Lomitas llegó solo un vagón, con los alimentos en mal estado. De todos modos, fueron repartidos y en pocas horas se iniciaron los signos de intoxicación. Ese mismo día murieron 50 personas.

Se hizo correr el rumor que los aborígenes preparaban un malón, pero el cacique Pablito pidió una reunión que se hizo en campo abierto. Mientras Pablito, con un numeroso grupo de aborígenes, mantenía la reunión comenzaron los disparos de ametralladora. Fue una vil emboscada. Los aborígenes huyeron y hubo un número indeterminado de muertos en esa primera escalada. Unos cuantos niños portaban retratos de Perón y Eva Perón.

Se inició entonces una persecución sin piedad. El día 14 de octubre se sumó a la represión un avión Junkers Ju 52 (patente T-153) de la Fuerza Aérea, equipado con una ametralladora, que permaneció en la zona de la masacre hasta el 23 de octubre, equipado con una ametralladora Colt Calibre 7,65 milímetros, capaz de disparar 600 tiros  por minuto,​ y se unió a la tripulación el comandante de Gendarmería de la Zona Norte, Julio Cruz Villafañe.

Algunos autores afirman que este fue el bautismo de fuego de la Fuerza Aérea y el enemigo eran unos miles de aborígenes desarmados.

En los días siguientes, los Pilagá fueron rodeados y fusilados en Campo del Cielo, en Pozo del Tigre y en otros lugares. Luego, los gendarmes apilaron y quemaron sus cadáveres. Según los abogados Díaz y García, fueron asesinados entre 400 a 500 pilagá. A esto hay que sumarle los heridos, los más de 200 desaparecidos, los niños no encontrados y los 50 intoxicados. En total, en aquellos tristes días murieron más de 750 pilagá.

El 1º de abril de 2005, la Federación Pilagá inició una demanda civil contra el Estado nacional, reclamando al Estado argentino reconocer la verdad histórica sobre los hechos sucedidos en Rincón Bomba en 1947.

La demanda prosperó y en el Juzgado Federal con asiento en Resistencia quedó confirmado que se trató de un crimen de lesa humanidad, asimilable a un genocidio.

En el 2020 hubo sentencia de segunda instancia que confirmó la anterior, salvo en el reclamo patrimonial. La Federación pilagá apeló ante la Corte Suprema.

Aborigen, piel oscura, nativo americano, son demasiados motivos para que esto no ingrese en los libros.

Para la historia oficial, ese hecho jamás existió. Ni siquiera para aquellos autores que se titulan revisionistas. Los historiadores del peronismo guardan respetuoso silencio.

rubengallay@hotmail.com

Fuentes:

Mapelman Valeria. Octubre Pilagá, memorias y archivos de la masacre de La Bomba.

Van Bredam, Orlando. Rincón Bomba, lectura de una matanza.

Napa´l. Reviso digital del equipo nacional de la Pastoral Aborigen.

 

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Media sanción para el presupuesto entrerriano 2022

Con el voto de los diputados oficialistas y la abstención de Juntos por el Cambio, …