BNA
Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » La Región » Separación Iglesia del Estado: “Lejos de enojarnos, estamos de acuerdo, sería lo ideal” dijo el Obispo de Gualeguaychú

Separación Iglesia del Estado: “Lejos de enojarnos, estamos de acuerdo, sería lo ideal” dijo el Obispo de Gualeguaychú

El obispo de la Diócesis Gualeguaychú de la Iglesia Católica, Héctor Zordán, se mostró a favor de la no connivencia entre las partes. Explicó que “una sana separación ayuda a la Iglesia a ser más libre, y a poder opinar libremente sobre las cuestiones sociales, políticas y de interés de la comunidad”.

Notas relacionadas:

Juntan firmas para conseguir un “Estado municipal laico”

Convocan a "darse de baja" de la Iglesia Católica

No obstante, también admitió que “en este momento –tal separación– sería complicada para la Iglesia, porque la realidad es que nuestros fieles, con sus donaciones y demás, no llegan a cubrir las necesidades (económicas) para la evangelización, la asistencia social y otras acciones que realiza la Iglesia”.

Por otra parte, sobre la segunda apostasía colectiva que se realizó en su ciudad dijo sentir “dolor”. “Pero así como el bautismo y la fe son actos libres, también debe serlo la renuncia, más allá de la pena que nos dé a nosotros”, consideró.

Cuestionó que “la convocatoria a la apostasía colectiva es una movida propagandística, porque el trámite se puede hacer individualmente tranquilamente”, aunque reconoció errores “hacia adentro” de la Iglesia. “No hemos cuidado del todo la fe de nuestra gente”, opinó.

Identificada con el pañuelo anaranjado y al calor de la discusión por la despenalización del aborto en Argentina, nació la Campaña Nacional por un Estado Laico. “Iglesia y Estado, asunto separado”, expresa la consiga que comenzó a multiplicarse en las calles y en las redes sociales y que busca llegar al Congreso de la Nación.

En este marco, también empezaron a repetirse los trámites de apostasía, mediante el cual cualquier persona bautizada en la fe católica puede solicitar salirse de los registros de la Iglesia con la sola presentación de una carta.

A principios de mayo tuvo lugar la primera apostasía colectiva en Gualeguaychú, y fueron cerca de 25 los jóvenes que se presentaron en Chalup 22, sede del Obispado, para pedir la baja en el registro de creyentes. Ayer, en tanto, un número similar de personas repitió este trámite.

Mientras los interesados, que fueron atendidos muy amablemente –“antes no era así”, aseguraron dos que ya habían intentado, sin éxito, apostatar años atrás– y esperaban en el hall de la Diócesis para hacer efectivo el trámite, el obispo Héctor Zordán iba de un lado a otro, haciendo sus tareas habituales y sin perder la sonrisa, a pesar de la inusual situación.

“A nosotros no nos da bronca, nos da dolor. Dolor porque es gente que renuncia a vivir y profesar nuestra fe. Nosotros estamos contentos de ser creyentes, de seguir a Jesús, de vivir la vida cristiana. Y, lógicamente, estaríamos contentos que ellos también puedan vivir y encontrarle sentido a la vida desde la fe”, expresó a diario El Día el obispo que llegó a la ciudad en marzo del año pasado para remplazar a Jorge Lozano.

“Pero así como el bautismo y la fe son actos libres, también debe serlo la renuncia, más allá de la pena que nos dé a nosotros”, agregó, dejando clara la posición del Obispado local al respecto.

Asimismo, sobre las diversas iniciativas que se multiplican a lo largo y ancho del país para salirse de los registros oficiales de la Iglesia Católica, el religioso consideró que “hay una propaganda muy fuerte”. “La convocatoria a la apostasía colectiva es una movida propagandística, porque el trámite se puede hacer individualmente tranquilamente”, cuestionó, aunque reconoció errores “hacia adentro” de la Iglesia: “No hemos cuidado del todo la fe de nuestra gente”.

Y, si bien reconoció que el Estado argentino financia ciertos gastos de la Iglesia Católica, esto “no es en función a la cantidad de fieles, en tanto, que apostaten o no, eso no incide en nada”.

 

Errores y aciertos


“Errores en la Iglesia hay, eso lo vemos nosotros también. Algunos nos apenan y nos dan vergüenza, y tenemos que pedir perdón por ello. Pero también la Iglesia tiene muchas cosas al servicio de la humanidad que tienen que ser valoradas. La Iglesia se destacó por la atención a los pobres, a los enfermos, en la época en que no existía el Estado o no se ocupaba de situaciones como éstas. La que fundó hospitales, escuelas, hogares para ancianos y para niños fue la Iglesia”, remarcó el responsable de la Diócesis Gualeguaychú.

Y, en esta misma línea, destacó la atención “a más de 15.000 alumnos –entre primaria, secundaria y terciaria– en el sur entrerriano”, lo que “es un gran servicio a la sociedad y al Estado, ya que se está educando a muchos niños y jóvenes”.

 

Sana separación e inviabilidad económica


Sobre la campaña nacional para que el Estado y la Iglesia sean instituciones separadas, Zordán aseguró que “lejos de enojarnos, estamos de acuerdo”, ya que “sería lo ideal”.

“Desde el Concilio Vaticano Segundo, de 1962 a 1965, la Iglesia viene poniendo sobre la mesa el tema de la no connivencia con el Estado. Porque una sana separación ayuda a la Iglesia a ser más libre, y a poder opinar libremente sobre las cuestiones sociales, políticas y de interés de la comunidad”, consideró el santafesino de 61 años.

Sin embargo, también sostuvo que “en este momento –tal separación– sería complicada para la Iglesia, porque la realidad es que nuestros fieles, con sus donaciones y demás, no llegan a cubrir las necesidades (económicas) para la evangelización, la asistencia social y otras acciones que realiza la Iglesia”.

Actualmente, el Estado Nacional dispone de 130 millones de pesos por año para el pago de los obispos. Y, según explicó el propio Zordán, la asignación para esta jerarquía eclesiástica es, en promedio, de alrededor de 42.000 pesos; para los párrocos de frontera, cerca de 3.000 pesos, y para los seminaristas teólogos, aproximadamente 2.500 pesos.

“Yo te puedo decir en qué se gasta esa asignación en la Diócesis. Se dispone para gastos de movilidad, gastos de evangelización, en la atención de sacerdotes enfermos o ancianos. Son necesidades de funcionamiento o gastos corrientes”, explicó Zordán.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

La Sociedad Rural se puso verde y apuesta a un acuerdo con los ecologistas para construir una “Argentina potencia ambiental”

El productor y consultor Andrés Costamagna se puso al hombro el tema de la sustentabilidad …