BNA
Inicio » La Ciudad » Vecinos del Club NYX reclaman por ruidos molestos y denuncian amenazas
YA HAY UNA SANCIÓN CONTRA EL BOLICHE

Vecinos del Club NYX reclaman por ruidos molestos y denuncian amenazas

Dicen que sus fines de semana se transformaron en un infierno desde que se abrió el Club NYX, que se promociona como “el Club Nocturno más grande de Entre Ríos”. Reclaman que la Municipalidad no da certezas y aseguran que recibieron amenazas de los propietarios. Ya hay sanciones contra el boliche de parte del Juzgado de Faltas.

 

Redacción de El Miércoles Digital

 

“Es imposible. Así de sencillo. Tiembla la casa, tiemblan las puertas y ventanas… Yo tengo dos puertas ventanas que dan al patio, mi casa linda con el boliche, y es directamente imposible. Me tengo que ir a dormir a otro lado, o resignarme a pasar la noche despierta y dormir después de las 7 u 8 de la mañana, cuando termina el boliche”, contó Laura, docente jubilada, a este medio.

Desde hace algunas semanas, la vida cambió para los vecinos que residen en la zona ubicada en calles Galarza y 9 de Julio, entre Isaías Torres y Ruíz Moreno. Alli se inauguró un boliche bailable, llamado “Club Nick”, que desde ese momento -según aseguraron a El Miércoles Digital– volvió insoportables las noches de los fines de semana. Los damnificados reclaman que esto fue habilitado sin reunir las condiciones mínimas para evitar que el sonido se expanda a toda la zona, ya que se trataría de un gran galpón, sin aislantes acústicos y con salida a un patio en los fondos del mismo.

¿Es razonable que se haya habilitado al "Club Nocturno más grande de Entre Ríos”, como se promociona el boliche en las redes sociales, en el corazón de una manzana residencial? ¿No hay planificación urbana en Concepción del Uruguay, ni disposiciones que deben regular dónde se instalan ese tipo de emprendimientos, para que no se generen conflictos innecesarios entre vecinos?

“La música está muy por encima de los decibeles habilitados y no podemos descansar. También los ruidos de todos los concurrentes y el humo llega hasta nuestras casas. Nos tiemblan los vidrios por la noche. Es insoportable. Por eso enviamos nuestro reclamo a los medios de prensa”, señaló otro vecino.

Ya se hicieron denuncias y los controles que se hicieron verificaron que los decibeles están por sobre lo permitido, lo cual se tradujo en sanciones de parte del Juzgado de Faltas, que fueron apeladas por los propietarios del lugar.

Según los vecinos, que aseguran haber reclamado en vano en la Municipalidad y están organizándose para iniciar acciones legales, “la concurrencia al boliche supera ampliamente la cantidad de personas para la cual tiene la habilitación”. En la Municipalidad primero les dijeron que no pueden hacer nada porque está habilitado, pero también les informaron que la habilitación es provisoria. “Fuimos a la parte de reclamos y después a Comercio, nos hemos entrevistado con el fiscal administrativo, con el secretario de gobierno (Ricardo) Vales, con los dos responsables máximos de la Policía Municipal, todos nos atienden muy bien pero no nos dan respuesta. Nosotros lo que pedimos es que les controlen que se cumplan las disposiciones para que no superen los decibles, que cumplan con las cuestiones técnicas para que no dejan pasar el sonido. Los vecinos hemos pedido una audiencia al intendente Lauritto, estamos esperando que nos la den”.

¿Es razonable que se haya habilitado al "Club Nocturno más grande de Entre Ríos”, como se promociona el boliche en las redes sociales, en el corazón de una manzana residencial? ¿No hay planificación urbana en Concepción del Uruguay, ni disposiciones que deben regular dónde se instalan ese tipo de emprendimientos, para que no se generen conflictos innecesarios entre vecinos?

 

“También fuimos a una sesión del Concejo Deliberante, donde desde la oposición pidieron la palabra para ver en qué estado estaba la tramitación iniciada por ellos en abril antes de que abriera el boliche, pidiendo explicaciones acerca de se iba autorizar un boliche bailable de esas dimensiones y en ese lugar. Pero no le dieron respuesta, dijeron que no estaba en el temario, que no era momento de tratar el tema y se acabó”.

Los vecinos cuentan además que muchas de las familias que viven en las inmediaciones del Club NYX “las contrataron, y como falta tanto trabajo es una changa que pueden ganarse unos pesos los sábados y los viernes, aunque ahora también dicen que va a haber guitarreada universitaria los días jueves. Nosotros entendemos que la gente necesita la plata, es más nosotros no queremos que cierren y que se quede nadie sin el trabajo, lo que queremos es que se cumplan las normas de habilitación”.

El reclamo vecinal logró que unos fines de semana atrás, las autoridades fueran a medir los decibeles: “El decibelímetro constató que estaban entre 10 y 15 puntos arriba de lo permitido, imagínate lo que es esto. Esto también es contaminación, es contaminación sonora”, aseguran.

Otro problema que denuncian los vecinos es que se hacen las necesidades en la calle: “Los baños químicos se ensucian muy rápido, porque es enorme la cantidad de gente. Colas y colas de personas, de chicos jóvenes. Estos días en el boliche, jueves y viernes, trabajaron todo el día con eso, el jueves pasado por ejemplo llegó el camión atmosférico de la Municipalidad y estuvo trabajando desde las dos de la tarde en adelante desagotando los baños químicos. Son ocho baños químicos, pero no dan abasto”.

INFRACCIÓN Y PEDIDO DE CLAUSURA

La Municipalidad labró al menos cuatro actas por las infracciones, en las que se constataron los decibeles por encima de los niveles legales. El máximo de decibeles aceptados es de 45 y en las mediciones realizadas nunca dio menos de 67. Incluso una de ellas arrojó cerca de 80 decibeles. Los vecinos han visto esos controles: “A nosotros nos llaman para avisarnos que nos reunamos en una casa para labrar el acta”. El Miércoles Digital pudo confirmar que en función de esos controles se labraron cuatro actas, en base a las cuales el Juzgado de Faltas ya dictó una sanción, una multa de 500 litros de nafta super, e incluso pidió la clausura por 20 días, pero los propietarios del lugar apelaron.

Los vecinos anunciaron además que están procurando asesoramiento legal, “porque nosotros estamos dispuestos al diálogo pero los que no quieren dialogar son ellos”. Cuentan en ese marco que uno de los vecinos fue amenazado: “La amenaza no se la hizo el dueño sino alguien que es encargado del boliche. Se hizo la denuncia policial y en la fiscalía, son dos denuncias por amenazas. ‘No sabés con quién te estás metiendo, no sabes quiénes somos, no sabes quién es el dueño, que te creés pendejo, que te vas a venir a meter con nosotros’, esas fueron las palabras. Por todo eso estamos tratando de organizarnos y por eso también el asesoramiento legal”.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

El incentivo docente debe seguir a cargo de Nación

Muchas veces se escucha desde la dirigencia política que apostar a la educación es lo …