Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » El País » Ariel Garbarz: “Debe ser difícil investigar gendarmes en Esquel”  
CASO SANTIAGO MALDONADO

Ariel Garbarz: “Debe ser difícil investigar gendarmes en Esquel”  

 

Ariel Garbarz, perito consultor de la Justicia Federal, aseguró que tiene identificada “la celda donde estaba el celular de Santiago Maldonado el 2 de agosto”. Sus avances en la causa provocaron una reacción contraria de quienes lo contrataron al principio: la misma Fiscal como el Juez que intervienen en el caso. Estima que en un pueblo con alta población de gendarmes dificulta a la Justicia actuar con distancia.

 

 

Por GUADALUPE COLOMBO Y MARIO ROVINA

 

El ingeniero fue convocado por la fiscal Silvina Ávila encargada de llevar adelante el caso Santiago Maldonado, junto al Juez Guido Otranto, para que ofreciera sus servicios de geolocalización.

Garbarz viajó a Esquel, realizó los peritajes encomendados, pero sus resultados fueron desestimados: “No me recibieron. Ni la fiscal, ni el juez”, lamentó. Así lo contó, en el programa “El Reverso” en Radio UNER (FM 91.3).

 

– ¿Cómo es que tenías identificada la celda donde estaba el celular de Santiago Maldonado?

Fui el domingo a Esquel  como perito de parte propuesto por uno de los querellantes, que es Adolfo Pérez Esquivel y el organismo que preside (La comisión para la memoria y la Asamblea de Derechos Humanos). Estuve haciendo mediciones y cálculos en todas las antenas para determinar cuál fue la que detecto la llamada que recibe el celular de Maldonado al día siguiente de su desaparición, cuando alguien lo encendió y recibió además una llamada de 23 segundos. Con esos datos de antena y de celda me presenté al día siguiente a las siete de la mañana en la Fiscalía y en el juzgado para aportar esa información a la justicia. Solicité lo más urgente posible, que pidan que se preserven los datos que almacena Movistar, los metadatos, que nos permiten después -una vez identificada la celda- hacer una triangulación fina y sacar el lugar exacto (con un error de metros nomás) donde estaba el celular de Santiago Maldonado y determinar también los celulares de otras personas que estaban alrededor de él.

– Cuando usted hizo esta presentación, ¿cuál fue la respuesta del juez o de la fiscal?

No me recibieron. Ni la fiscal, ni el juez me recibieron, ni tampoco le permitieron a los abogados de la querella que yo acepte el cargo de perito. Violaron el código de procedimientos y el derecho que tiene cualquier querellante a proponer a su perito de parte, no aceptaron que yo participe de la causa como perito. La única facultad que tiene un juez o un fiscal para rechazar a un perito de parte, es que sea una persona que no es idónea y no es mi caso.

– Cuando se expidieron, ¿cuál fue el fundamento?

La fiscal escribió en el expediente: se proveerá oportunamente. En más de 20 años que llevo como perito de la justicia federal, nunca me paso una cosa así. Es decir, se proveerá oportunamente significa más adelante voy a decidir.

-¿Qué tan inexacto puede ser el resultado de la pericia, para que haya sido desestimada?

La triangulación o geo localización es algo que ordenan todos los fiscales y jueces cuando hay un delito en la vía pública. Es una de las primeras medidas, para determinar que celulares estaban cerca, para citar a los testigos o posibles responsables de ese delito. Ni el juez, ni la fiscal del Caso Maldonado, han ordenado esas medidas de geo localización o triangulación, muy llamativo.

No es que nosotros en la UTN tengamos alguna tecnología especial para hacerlo, la triangulación la puede hacer la Policía Federal, la puede hacer Gendarmería y la pueden hacer cualquiera de los peritos que normalmente trabajan de oficio. Lo que tenemos en la UTN es una mayor precisión porque trabajamos con técnicas hibridas en el laboratorio que funciona hace treinta años, en la UTN Regional Buenos Aires. Estoy hablando de una técnica que usamos para reconstruir delitos en causas, como fue el asesinato de Mariano Ferreira, donde ubicamos con un error menor a 50 metros a los Policías, a los militantes del Partido Obrero y a los sindicalistas, en el momento que lo matan a Mariano. Con esa información la jueza Vilma López pudo determinar desde donde salió el disparo. También lo usamos para casos de desapariciones como la de Tony Uriarte, que pudimos encontrar a través de la geo localización, a los sospechosos.

Además, yo fui convocado por la propia fiscal hace tres semanas atrás. Me citó la fiscal Silvina Ávila en Buenos Aires en el Ministerio público delante de otros dos fiscales. Me tomó declaración testimonial -ya sabía los trabajos que habíamos hecho en otras causas- y me pidió que sea perito de oficio de la fiscalía, que la acompañe a Esquel a trabajar. Yo me puse a su disposición. Algo hizo que cambie de opinión 180 grados, debe haber recibido alguna presión muy grande para que después, ni siquiera me deje aceptar el cargo de perito de parte y viole el código de procedimiento.

– ¿O sea, que para resolver el caso de Mariano Ferreira se utilizó esta tecnología?

Claro, para reconstruir la escena del crimen, algo fundamental. Y acá también se puede reconstruir la escena porque con esa llamada y teniendo la antena y la celda, se le solicita a la fiscal y al juez, que ordenen en forma inmediata a Movistar, que es la que tiene los metadatos, que los aporte, porque con esos metadatos terminamos el proceso de triangulación fina. Yo no determiné el lugar exacto donde atiende el celular de Santiago Maldonado, sino el área, la celda, que tiene varios kilómetros. Con los datos que tiene Movistar, que los tiene seguro, si nadie fue a borrarlos o a destruirlos, se completa el trabajo y se reconstruye también la escena. Con el celular de él y de las personas que estaban a su alrededor. Entonces citas a la persona que estuvo con su celular encendido a poca distancia y le decís “usted tiene que haber visto a la persona que tenía el celular de Maldonado”. Ojala haya sido él que estaba vivo. Entonces es muy distinto interrogar a un gendarme, por ejemplo, para que relate lo que paso, que llamarlo y decirle: “señor usted estuvo en tal lugar a tal hora, usted tiene que saber”.

Además cuando tenes ese dato, una vez que tenes el celular, empezas a ver por qué otras celdas radioeléctricas estuvo esa persona y haces su recorrido. Desde el día anterior a que desaparece Santiago, por donde anduvo y lo sacas minuto a minuto, hora por hora. Y con eso a las personas las forzas a que digan la verdad y que no mientan.

-¿Hay alguna acción legal que pueda iniciar como perito ante la justicia considerando la negativa de la fiscal Ávila y el juez Otranto de recurrir a su servicio?

Cuando La Comisión para la Memoria y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, me propusieron, el juez Otranto les contestó que él tenía designados a sus peritos de la Policía Federal y que me propongan como perito de parte. El magistrado agregó que para aceptarme tenía que acreditar título, matricula, registro en la Corte Suprema de Justicia donde se reconocen todos los peritos, causas judiciales en las que actué, una serie de datos que en 20 años que trabajo como perito de oficio de jueces federales- y sigo trabajando actualmente para dos jueces federales-  jamás me los pidieron.

Un perito puede ser un baqueano, ni siquiera tiene que tener título universitario, un perito de parte, que sabe a lo mejor de su especialidad en el campo o tiene alguna experiencia en algo por lo cual se lo convoca. El juez parece que en sintonía con la fiscal tampoco quiere que yo participe en la causa.

 

“Me encontré con una ciudad militarizada (Esquel). La mayoría de las familias que viven allí, o son familiares directos o indirectos, de gendarmes. Les diría que es un pueblo, más que una ciudad, de Gendarmería. Entonces yo me pongo en el lugar del único juez o de la única fiscal federal que hay allí, que tienen que convivir con la familia de Gendarmería, que necesitan a Gendarmería para cualquier medida, entonces la verdad que es muy, pero muy difícil investigar a gendarmes”.

 

– Considerando los casos mencionados y particularmente este de Maldonado ¿ha tenido algún tipo de presión o intimidación en estas semanas?

No, por suerte no tuve ninguna presión. Cuando viajé en el avión a Esquel detrás mío estaba el Secretario de Seguridad Interior de la Nación, Gerardo Milman. Aproveche para contarle lo que iba a hacer, y le pedí su teléfono celular por si alguna fuerza de seguridad intentaba impedir que nosotros hagamos el trabajo, por supuesto me lo dio y me garantizó que no íbamos a tener ningún problema y así ocurrió, ni siquiera se nos acercaron, es más, pasaban de lejos y veían que estábamos trabajando en la calle con las antenas y seguían de largo los patrulleros y los gendarmes. Así que no he tenido ningún tipo de dificultad, salvo la de la fiscal y el juez, que parecería que la prueba que tengo para aportar -que los obligaría a tomar ciertas medidas urgentes- les complica su estrategia.

– Continuando con esto que plantea de la estrategia, ¿conoce algún antecedente de quien es el juez y la fiscal?

No, no me dediqué a estudiarlos. Lo que si, por la entrevista que tuve hace tres semanas en Buenos Aires con la fiscal AVila -estuve dos horas con ella- además de la declaración testimonial estuvimos debatiendo y acordando medidas periciales a tomar de geolocalización con mucho detalle, me di cuenta que es una persona con mucha experiencia, que sabe de la necesidad de utilizar estas técnicas para reconstruir el delito y para esclarecer la causa. Algo pasó en los días subsiguientes que cambió totalmente su actitud y rechazó mi pericia.

– ¿Qué cree que le ocurrió a la fiscal Avila para que desestimara su colaboración?

Tendría que entrar en un terreno hipotético que prefiero no usar. Lo único que les puedo contar, es que fue la primera vez que fui a Esquel y me encontré con una ciudad militarizada. La mayoría de las familias que viven allí, o son familiares directos o indirectos, de gendarmes. Les diría que es un pueblo, más que una ciudad, de Gendarmería. Entonces yo me pongo en el lugar del único juez o de la única fiscal federal que hay allí, que tienen que convivir con la familia de Gendarmería, que necesitan a Gendarmería para cualquier medida, entonces la verdad que es muy, pero muy difícil investigar a gendarmes e imagino que si ellos por ahí ya tiene idea de que es lo que pasó con Santiago Maldonado, no quieren que se pruebe judicialmente, que quede acreditado, no detener a gendarmes responsables de su desaparición, ojo que estoy hablando en terreno hipotético, se tendrían que mudar de la ciudad, no podrían seguir viviendo en la ciudad con sus familias, sería insostenible. Entonces puedo comprender esa hipótesis que podríamos llamarla doméstica, mucho más que pensar en un complot o connivencia con el gobierno o alguna estrategia muy especial, a mí me parece que tiene que ver más con eso, con el lugar que ellos tienen allí.

Después está la otra afirmación de los medios, que él quiere ser camarista, que le conviene hacer la plancha y no esclarecer esto, pero lo que me sorprende es la fiscal Avila, que cambió completamente su punto de vista. Yo no creo que haya hecho un show o teatro cuando estuvo conmigo, yo la vi muy interesada en utilizar las técnicas de geolocalización para esclarecer la causa.

– ¿Tuvo la posibilidad de conversar con la fiscal, desde otro lugar digamos, no en el orden de una reunión protocolar?

No, lamentablemente no. El lunes mismo, que fue la siguiente vez que yo la vi,  me cruzó en la calle. Ella se dirigía de la Fiscalía al Juzgado, me saludó y siguió caminando, pasó muy rápido y no intercambiamos más que un “buenos días”.

-¿Cuáles serán los pasos a seguir?

Bueno, el organismo al que represento que es querellante en la causa sigue insistiendo, le va a presentar todo lo que pide el juez, por supuesto, y tarde o temprano el juez Otranto va a tener que aceptar mi designación como perito de parte, no le va a quedar otra salida. Pero creo que está esperando primero las pericias de la Policía Federal y de acuerdo a eso, después me escuchara, o eso es lo que quiero creer. Mientras tanto estoy esperando que acepte mi designación como perito de parte.

– ¿Tuvo oportunidad de conversar con alguno de los familiares de Santiago Maldonado?

No, no tuve el gusto. Lamentablemente no.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

“Se necesitan controles más agudos y habilitaciones más exigentes”, dicen desde del Colegio de Agrónomos sobre el uso de los agroquímicoa

Así lo expresó el presidente de la entidad profesional entrerriana, Gabriel Guiano, para quien en …