Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Novedades » Causa narcotráfico: un testigo explicó el funcionamiento de la banda de Celis y sus vínculos con la estructura municipal de Paraná

Causa narcotráfico: un testigo explicó el funcionamiento de la banda de Celis y sus vínculos con la estructura municipal de Paraná

El oficial de la Policía Federal (PFA) Carlos Alberto Frías declaró en la causa por narcotráfico detallando quiénes integraban la banda del sindicado capo narco Daniel “Tavi” Celis y los roles que ocupaban. Su testimonio, que se extendió por varias horas, se basó en escuchas telefónicas recogidas, de las cuales Fiscalía reprodujo una selección importante. La ex pareja de Celis, Luciana Lemos, no fue a la audiencia.

Nota de APF.

Frías fue el oficial desgrabador de ambos expedientes (el de la avioneta y el denominado “Narcomunicipio”) y realizó además tareas de campo durante la investigación: fue el que, oculto en el monte, dio el aviso a las partidas de la PFA que había aterrizado el avión donde se trasladaban más de 300 kg de marihuana.

En base a los elementos que recogió en las escuchas, Frías fue hilvanando la red de relaciones en las que se sustentaba el “Clan Celis” y cómo estas ramificaciones se extendían hasta el Gobierno municipal de Cambiemos, llegando incluso hasta el propio intendente Sergio Varisco.

El mandatario local no asistió a esta sesión ya que fue excusado por el Tribunal para que pueda continuar con sus tareas al frente del Municipio. Lo mismo había definido con Esther Márquez, la curandera de Villa Urquiza que ofició de guía espiritual para convencer a los dueños del campo donde aterrizó la avioneta de que entraran en el negocio.

La sorpresa en la audiencia fue la ausencia de Lemos (con prisión domiciliaria) quien afirmó que no podía concurrir por que no tenía con quién dejar su hijo y de Luis Céparo (alojado en la Unidad Penal 1), quien directamente se rehusó a ser trasladado hasta la audiencia.

El testigo

El testimonio de Frías era esperado. En un juicio donde la prueba principal son las escuchas telefónicas, lo que pueda decir ante el Tribunal el oficial responsable es vital. El oficial de la Federal, sin embargo, hizo un testimonio donde fue más allá de lo que pudo conocer a través de sus sentidos y no se privó de hacer razonamientos, hilvanaciones y hasta elucubraciones sobre el accionar de la banda y las vinculaciones con la Municipalidad.

Dentro de sus aportes, hechos de un modo fragmentario, Frías apuntó que de las conversaciones interceptadas entre la funcionaria municipal Griselda Bordeira y“Tavi” Celis, quedó de manifiesto que eran muy allegados no sólo por el trato que se dispensaban, sino porque hablaban de reuniones y de las tratativas para que el sindicado capo narco pueda hacer pie en el gremio municipal (Suoyem) y de allí saltar a la política.

Ante la pregunta de la defensa, no pudo definir si el vínculo era por cuestiones políticas o de tráfico. Sin embargo, dijo que había “algo raro” y mencionó un cargamento de 800 kilos de pares de zapatillas y el reproche de “Tavi” al también acusado Cristian Silva (uno de sus colaboradores cercanos), por permitir que Bordeira alcanzara una deuda de varios cientos de miles de pesos.

Asimismo, detalló que entre Bordeira y el intendente Varisco había una relación estrecha. Comentó que, tras los primeros movimientos de la causa, algunos medios hablaban de la relación del mandatario local con “Tavi” y que la ciudad había amanecido empapelada con panfletos de la foto de Varisco con Celis. Fue entonces que Bordeira llamó al jefe comunal y le informó que a través de una “brigada” habían limpiado la ciudad. Según entendió Frías, la funcionaria era el nexo entre Varisco y Celis, dado que no existieron llamadas registradas entre ambos.

Pese a esta última información, relató que en una escucha se oyó a “Tavi” Celis decirle a su hermano Miguel Ángel (alias "Titi") que iba camino a su casa y que llevaba al “jefe”. “No supimos quién era (el jefe). Supusimos que era Varisco”, acotó Frías.

Asimismo, dijo que ambos hermanos Celis (“Tavi” y "Titi") eran los cabecillas de la banda y que actuaban en conjunto. Miguel Ángel cobró mayor protagonismo cuando Daniel cayó detenido por el robo a una finca en Diamante, hecho que según los dichos de Bordeira también estaría ligado al negocio de estupefacientes. “Había un grupo que respondía a uno y otro, pero ambos hermanos trabajaban para el mismo fin”, sostuvo.

En orden a cómo se desarrollaba el tráfico y su seguimiento, dejó algunas precisiones:

- “Tavi” Celis usaba para referirse al precio del producto un sistema de reducción que convertía 30 mil pesos en “tres pesos”, por ejemplo a fin de no realizar enunciaciones detalladas que permitan vincular el monto con el precio en el mercado del producto.

- Había formas insólitas de referirse a los estupefacientes: camisa, camiseta, zapatilla, zapato, pintura.

- Acusó a uno de los imputados, Julio César Vartorelli, de utilizar a un hijo con discapacidad como “escudo” para trasladar entre 150 y 200 kg de marihuana a Santa Fe.

- “Tavi” no cortaba la llamada cuando pasaba a contestador. De allí que en las casillas de mensajes hayan quedado grabadas muchas anécdotas que contaba sin saber que estaba dejando el registro. En una de ellas, narró un operativo en barcaza por el río Paraná.

- En los procedimientos de campo, se notó presencia investigativa paralela de la Gendarmería y de la Policía de la provincia, con personal de civil.

- En un primer momento, pedían utilizar la aplicación Whatsapp para comunicarse y evitar mensajes y llamadas que pudieran ser interceptadas. Luego, la recomendación fue usar la app Telegram.

- El acusado Sergio Baldi, habría pretendido armar una cocina de cocaína en Paraná. La mascarara era la instalación de una panadería.

- Con “Tavi” preso y la carga de la avioneta incautada, surgieron problemas económicos en la familia Celis. De allí el supuesto acuerdo de dinero con la Municipalidad, donde el agente de tránsito Alan Viola habría sido el que transportaba el efectivo a Lemos por orden de “Tavi” Celis. Con esos fondos se habría realimentado el circuito de compra – venta de estupefacientes. “Estaban quebrados hasta que le comenzó a llegar el dinero que llevaba Viola. No tenían un centavo. Comenzaron a recibir el dinero y (se retomaron) los viajes a Buenos Aires para la compra de droga”, apuntó.

- Hubo filtración de fotos durante el operativo de secuestro de la avioneta, lo que provocó que los allanamientos posteriores no resultaran como se esperaba.

- Las escuchas se hacen en Buenos Aires y llegaban con dos o tres días de retraso a Paraná, no eran en directo, lo que impedía organizar acciones inmediatas. Solo en el caso del secuestro de la avioneta comentó que tuvieron acceso de modo casi inmediato, con audios que se mandaban en forma directa a sus celulares.

Audios

Ante el Tribunal, la Fiscalía reprodujo una selección de audios tomados de los diez cuerpos de escuchas obrantes en la causa.

En todos los casos, Frías reconoció quiénes eran los participantes. De la información que se iba volcando, surgió que Silva había tramitado la compra de 100 bidones de combustible, algo que había negado en su declaración indagatoria de la semana pasada.

 

 

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

La agenda más completa para este finde: actividades artísticas, culturales y deportivas

Como todas las semanas se publica ¿A Dónde Ir?, la guía interactiva de eventos y …