Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Entrevistas » Itaý y su nuevo disco: “La tradición litoraleña, al igual que el río, no está muerta sino que derrama vida por donde quiera”

Itaý y su nuevo disco: “La tradición litoraleña, al igual que el río, no está muerta sino que derrama vida por donde quiera”

Néstor Bassini, voz líder del conjunto Itaý, dialogó con El Miércoles Digital sobre el nuevo trabajo discográfico que presentarán este sábado en el Auditorio Municipal.

Nota relacionada: Conjunto Itaý presentará...

 

Por A.S.

 

Casi dos décadas transitando la música del litoral ¿qué significa presentar un nuevo trabajo para ustedes?

Desde el año 2000, el conjunto Itaý recorre los caminos de la música del litoral, éste el cuarto trabajo discográfico, que nos llevó dos años concretarlo y que expresa lo que siempre quisimos expresar: nuestra identidad chamamecera y entrerriana. Nos encontramos en un punto de madurez como conjunto ya que hemos llegado a la mayoría de edad y creemos que los que escuchen nuestra música encontrarán las melodías de siempre con armonías nuevas y mensajes poéticos actuales.

El disco lleva nombre de una canción muy especial para vos ¿quéres contar un poco cómo surgió, y qué satisfacciones te trajo?

“Río vivo”, el chamamé canción que da nombre al CD, fue ganadora del Pre Cosquín entrerriano en el año 2017 y del Pre Federal Regional de 2018. Su temática tiene que ver con el río Uruguay, en el que nos bañamos y somos parte, porque su agua nos permite vivir, y el uso y abuso que hacemos de su vida... Somos río y seguimos, consciente o inconscientemente ensuciando su lecho y su agua que nos contesta con la generosidad de una madre :”dando vida”.

“La experiencia me enseñó que la sabiduría no es propiedad de unos pocos estudiados”.

¿Qué más hay en el disco, con qué se encontrará la gente?

En el disco hay 14 temas musicales, entre los que se incluyen chamamés, cantados e instrumentales, polkas correntinas, rasguido dobles, canciones –tres de ellas de mi autoría, y las demás de autores y compositores de nuestra rica tradición litoraleña… Que al igual que el río, no está muerta sino que derrama vida por donde quiera que hay un corazón dispuesto a escuchar y a bailar con el corazón y con los pies… Yo digo que la gente reza cuando baila y cuando canta nuestra música.

En lo personal conjugás mundos aparentemente diferentes: la docencia, la música, la filosofía ¿qué tienen en común y en qué aspectos se complementan?

Es cierto que mi mundo, como todos los mundos personales, parecen diversos, pero creo que coinciden en dos cosas que aprendí de mis padres y abuelos: para crear y construir nuestra identidad es necesario tener dos principios: “paciencia y pasión”. Tanto para cantar como para pensar, como para enseñar hay que tener el oído y el alma abierta al cambio y al esfuerzo y hay que poner pasión en nuestras acciones. Mi padre tocaba el clarinete en la banda del Ejército y yo me formé en la música entre marchas militares, canciones populares de todo tipo y música clásica. Por haber vivido con los monjes benedictinos, bebí la miel de la música gregoriana y de la teología bíblica durante mi adolescencia… allí también comprendí que la filosofía es amor al saber y a la verdad y que ser humano significa ser consecuente con lo que pensamos y hacemos. Como dicen los paisanos: ”Sostener con el cuero lo que se dice con la boca”

Distintas fuentes de saberes que confluyen en la música, tan complementaria en sí misma porque se puede cantar y ayudar a reflexionar, pero también bailar o expresar emociones y sentimientos…

El chamamé conjuga el enredo de la vida y la simplicidad de la sabiduría. Último grado de virtud para Aristóteles. Mover las ideas es también y va de la mano, con el movimiento de las manos, la boca y el corazón. Bailar es elevar al cielo una plegaria desde el remanso del alma. Y la experiencia de 59 años me enseñó que la sabiduría no es propiedad de unos pocos “estudiados”. Cuando caminaba por las calles cercanas a la Abadía de Victoria, allá por el año 1983, un pescador me enseñó que mi saber académico se acercaba a su sabiduría vital… Me mostró el horizonte, una canoa en medio del río, el sol que caía y pronunció su sentencia: ”Hermano, todo esto es mío, porque Dios me lo dio”. Como dice Yupanqui: ”El cóndor y el hombre, son dueños del mundo, cuando abren las alas”.

“Estamos en un punto de madurez como conjunto: hemos llegado a la mayoría de edad”

El nuevo trabajo de Itaý entonces es una invitación a celebrar la vida.

Claro. Y los esperamos con el sapucay en la garganta para gritar por una sociedad más solidaria más atenta y más justa… el sábado 18 en el auditorio "Carlos María Scelzi" a las 21. Ayúdennos a celebrar la vida. El bien más precioso y cada vez más escaso…

 

Río vivo (fragmento)

Junto a tu costa voy remando río vivo

bebo del agua de tu lecho lo que soy

me voy formando en tus orillas

recogiendo la semilla

de la vida que aparece en mi canción.

(…) Venís de lejos recogiendo nuestra muerte

cada ciudad te ha envenenado sin razón

llevas el peso de los años

soportando nuestro daño

y seguís sacando vida del dolor.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Luego del incendio: Hasta el propio intendente Hein desmiente a la ministra Bullrich

Aunque no tendría datos para hacerlo y en plena campaña política, la ministra de seguridad …