Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Cultura » Leticia Moyano: "Me apasiona manipular arcilla, sacar algo de la nada…"
ENTREVISTA

Leticia Moyano: "Me apasiona manipular arcilla, sacar algo de la nada…"

Leticia Moyano realizó numerosos cursos y capacitaciones, su talento fue reconocido y premiado en diferentes oportunidades. Se destaca su participación en salones provinciales como nacionales,  en exposiciones individuales y grupales; también por su labor docente en el taller de cerámica de Concepción del Uruguay, en su taller particular Manos y Barros y en el taller municipal de Villa Mantero. En una charla con El Miércoles Digital cuenta -entre otros temas-sobre sus comienzos, sus ideas y forma de trabajar.

"El esgrafiado me caracteriza porque me apasiona". (Foto: J.H)
"El esgrafiado me caracteriza porque me apasiona". (Foto: J.H)

 

Por JÉSICA HEIT  (Integrante del colectivo artístico de gestión cultural “3 Gatos locos” y El Miércoles Comunicación y Cultura Cooperativa de Trabajo).

 

¿QUIÉN ES LETICIA MOYANO?

Es entrerriana, nacida en la localidad de Urdinarrain y radicada desde su adolescencia en Concepción del Uruguay, ciudad donde perfeccionó sus condiciones artísticas naturales. Sus maestros fueron el reconocido ceramista Artemio Alisio y su mujer, Celeste Ansaldi.

Comenzó a interesarse por el arte desde muy pequeña de la mano del dibujo. Los estudios de cerámica son posteriores y surgen como necesidad de eternizar al fuego los trabajos que realizaba, buscando un enriquecimiento de técnicas que se ajustaran a su estilo.

Fue en los años 80, ya casada y con su hija recién nacida que comenzó a asistir al taller del reconocido ceramista Artemio Aliso, quien junto a su mujer Celeste Ansaldi le enseñaron el lenguaje de la cerámica.

Lentamente fue encontrando su propio estilo dotándolo de particularidades. Las obras de Artemio tienen connotaciones puramente primitivas, basadas básicamente en la técnica precolombina del engobe, esto era algo que a Leticia no la terminaba de convencer e intentó llevarlo a lo contemporáneo.

Manipular un material tan noble como arcilla y crear algo de la nada, es algo que a Leticia le apasiona,  efecto que vemos reflejado en cada una de sus obras que se convierten en piezas únicas dotadas de sentimientos y emociones.

 

"CREO EN LA INSPIRACIÓN, AUNQUE A VECES NO ESTÁ PRESENTE"

 

¿Qué es lo que te atrae del material con el que trabajas? ¿Por qué arcilla y no otro?

Porque me apasiona, me gusta meter las manos, tocar arcilla, sacar algo de la nada.

¿Crees en la inspiración? ¿Qué consideras como motivo de inspiración?

Si creo en la inspiración, aunque a veces está presente y otras no. Muchas veces quiero hacer algo porque siento la necesidad interior  pero no estoy inspirada, entonces tengo que buscarla…Motivo de inspiración pueden ser muchas cosas, a veces una palabra, una canción, algo que me pasa o un momento que me marca.

De acuerdo a la idea inicial ¿Cómo decidís que técnica superficial utilizar?

El esgrafiado me caracteriza porque me apasiona. Como he querido buscar soportes nuevos acercándome a lo contemporáneo, comencé a mezclar materiales, como el chamote por ejemplo, este material trae pedacitos de arcilla cocida sobre el cual no se puede esgrafiar, entonces introduzco planchas lisas de arcilla para poder dibujar sobre él. No puedo hacer una obra que no tenga esgrafiado, si no, no la considero mía.

¿Cómo elegís la resolución a los problemas que se presentan durante la creación?

La verdad, pregunta difícil esa. A veces tengo una idea y me dificulta llevarla a cabo, es difícil trasladar a la cerámica lo que plasmé antes en un papel, generalmente el resultado no es lo que había ideado en un comienzo, a veces es mejor y otras no; y cuando no, trato de ir resolviéndolo sobre la marcha hasta lograr que me agrade.

Leticia Moyano, ceramista autodidacta, con un estilo personalizado, minucioso, combinado por lo esencial de la cerámica y un aporte contemporáneo que hace a sus obras únicas. (Foto: J.H)
Leticia Moyano, ceramista autodidacta, con un estilo personalizado, minucioso, combinado por lo esencial de la cerámica y un aporte contemporáneo que hace a sus obras únicas. (Foto: J.H)

 ¿Realizas una introspección sobre tu proceso creativo?

Recién ahora estoy aprendiendo a observar mi proceso, al principio fue caótico, me ponía mal no logar lo que quería o no saber llevar a la cerámica lo que tenía en la mente. Me sentaba a hacer algo y me invadía el caos, entonces me refugiaba en la comida.

Después de casi 30 años, y terapia de por medio, que me ayudó además a acomodarme en varios aspectos, aprendí a frenarme, parar, pensar y enfrentarlo, me digo a mi misma “quiero esto” y con calma trato de lograrlo.

¿Te propones tiempos para culminar una obra?

Y… la verdad que no, es difícil, sólo en ocasiones cuando tengo un plazo determinado porque lo voy a presentar en alguna exposición.

Es difícil porque esto no es como un dibujo, hay que tener en cuenta las condiciones climáticas para el secado, la cantidad de veces que hay que lijar, pintar, hornear, entre muchas otras cosas.

Esa por ejemplo (refiriéndose a una obra colgada en la pared)  está realizada con piezas encastradas de diferente material y la dilatación no es igual.  Al contraer diferente tenés que ir continuamente lijándola y acomodándola, quizás diez veces hasta que coincidan, la dejas secar  y tal vez al otro día nuevamente no coincidió y hay que seguirla retocando.

¿Qué sensación te produce el finalizarlas?

Me produce placer, aunque no siempre.  Por lo general cuando la miro digo “podría haber estado mejor”, muy pocas veces quedo conforme con lo que hice, siempre me parece que le falta, que hubiese podido ser mejor. Entonces la analizo y me propongo modificaciones, o muchas veces lo tomo como punto de partida para otra obra.

¿Cómo vivencias la idea establecida socialmente de que el artista tiene que inventar nuevas posibilidades?

Es una exigencia que pesa, y pesa mucho. Escucho comentarios todo el tiempo, sobre todo de mis amigos o parientes, que me dicen “¿y ahora qué?” o “vamos por más”, y sentís esa presión por más que lo digan de buena fe. Entonces, querés hacer algo mejor y muchas veces te juega en contra, tanto en las obras como en el proceso porque quizás tengo la idea y me pregunto ¿esto lo va a conformar?, por eso tenés que innovar todo el tiempo.

Pienso siempre lo que van a opinar los demás, si a mi tía le va a gustar o a mi amiga le va a parecer poco al lado de lo que hice aquella vez. Yo soy así, quizás es un defecto mío, es probable que lo sea y tengo q seguir trabajándolo, pero sí pesa, a mi me pesa.

¿Cómo vivís el ser artista? ¿Lo tomás como un trabajo cotidiano o sólo cuando te surgen ideas inspiradoras?

Sí, por supuesto que lo tomo como un trabajo. Hay que producir y hay que hacer, no quedarse con una obra y listo junto al rótulo de artista porque hiciste una “obra” solo una vez. Igual no me considero artista, me parece que me queda grande ese título.

.¿Cómo considerás la crítica del público sobre tu obra? ¿Esto influye en tu trabajo?

Hasta ahora siempre han sido buenas y alentadoras, a veces demasiado, y si ha habido malas no las he escuchado.

Estas críticas a mí personalmente me influyen de dos maneras, por una lado me estimulan a seguir produciendo y por el otro me presionan a que haga algo nuevo.

Tengo conocimiento de que has participado en varias exposiciones ¿Cuál fue la que más te gustó y por qué?

Me gustaron todas las exposiciones en las que participé, desde la primera vez  en Paraná, donde gané el 2º premio, ¡y era la primera vez! Pero la que me emocionó muchísimo, porque nunca me lo imaginé, fue “Galeria Jardín” en  Buenos Aires, en la que había dos premios, uno por parte del público y otro por parte de un jurado compuesto por gente “top” de la cerámica nacional.

Participamos con una amiga, fuimos sin muchas expectativas, más que nada a mirar lo que se presentaba y a enriquecernos un poco más. Grandísima fue la sorpresa que yo obtuve el 1º premio del público y 3º premio del jurado, y mi amiga una mención especial. Volvimos felices de la vida, era algo que nunca nos habíamos imaginado.

 ¿Tenés alguna muestra pensada?

Por el momento no, pero tengo ganas de hacer algo el año que viene por eso decidí cerrar el taller el próximo año para poder producir más. Las chicas me quieren mucho pero cuando tenés un taller las energías van siempre para otro lado, me gusta que ellas estén bien y hagan las cosas bien entonces las energías se enfocan solo en eso.

¿Qué reflexión hacés de tu vida como artista?

Me encanta lo que hago, me llena el alma…

 

Nota relacionada: Mario Morasan: “La razón no crea, es el subconsciente el que crea”

 

 

 

 

 

 

 

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Los presos políticos

Considerar presos políticos en una democracia suena  contradictorio. Sin embargo no lo es tanto si …