Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Cultura » Satanás y el feminismo

Satanás y el feminismo

Dicen que la mayor virtud de Satanás es hacernos creer que no existe. Es por eso que logra desparramar su maldad de manera impune. No soy el más indicado para hablar de creencias, diablos, o cuestiones existenciales. Pero me baso en este concepto para afirmar que el machismo ha triunfado en este último tiempo gracias a una forma de pensamiento similar.

machismo

Por JAVIER ALEJANDRO GAUNA

Muchos sostienen que las mujeres ya han conquistado sus derechos, que la igualdad es una realidad y que las luchas carecen de sentido o son como mínimo violentadas por una idea pragmática que no les permite ver la realidad. "Derechos iguales para todos" reclaman, "que las juzguen como a los hombres" piden, "que si se quejan son resentidas", afirman otros.

Lejos aún estamos de llegar a los derechos plenos. El mundo actual esta sistemáticamente creado para la opresión de las mujeres por su condición de mujer. ¿Desde cuándo? me preguntará usted. Desde siempre mi amigo. Ejemplos sobran, pero si quiere hay miles de estadísticas que comprueban lo macabra de la situación que atraviesa el género femenino. Las muertes de mujeres no son una muerte regular. Mueren por ser mujeres, porque en la inmensa mayoría de casos si hubiera un hombre en ese lugar el descenso no sería tal. Cada 30 horas muere una mujer en Argentina a causa de violencia de género.

Números hay miles, y en muchos estamos de acuerdo. Pero parece que además  hay una realidad paralela en la que incluso grandes "intelectuales progresistas" hacen la vista gorda. Lo cotidiano. La cosificación, el acoso callejero, las acusaciones rutinarias, hechos que están naturalizados para casi todos.

Pero cómo verlo si hasta propias mujeres adhieren a tal postura. "Esa chiruza le arruinó la vida a mi hijo" decía una comadre. ¿No será que el papanatas de su hijo se mandó demasiadas cagadas y no tuvo mejor idea que echarle la culpa a su esposa? Nadie dice que ella era una santa, pero parece que el nivel de juzgamiento siempre es desventajoso para la mujer.

Obvio que es desventajoso, son miles de años mamando la idea. Tal es el punto que muchos todavía no entienden que pedir #Ni Una Menos es una consigna para recordarnos lo alejado que nos encontramos de brindar derechos completos al género femenino.

Los más cerrados preguntarán ¿y qué más quieren? Allí es donde de nuevo aparece el diablo y nos topamos con la estúpida idea de que ya no hay por qué luchar. Como hombre siento que hemos tenido demasiados beneficios, nuestro poder dictatorial ha llegado a puntos extremos inconcebibles. Ya es hora de que paremos la pelota y después de millones de años resignemos un poco de esa ventaja en pos de una sociedad con mujeres plenas.

 

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Tras veinte años las “Voces Nuestras” ya tienen forma de libro

El salón “Alejo Peyret” del Colegio Nacional Justo José de Urquiza fue testigo de la …