Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » La Provincia » Siguen apareciendo empresarios vinculados con la estafa a la AFIP

Siguen apareciendo empresarios vinculados con la estafa a la AFIP

Néstor Szczech, titular de la empresa constructora de estrecha vinculación con la administración provincial y hermana de la firma de Miguel Marizza, fue procesado por el delito de simulación dolosa de pago, pero la Cámara Federal de Apelaciones revocó el fallo de primera instancia, a pesar de que el imputado “generó un perjuicio para el fisco”, según consta en la resolución.

Néstor Szczech
Néstor Szczech también en la mira.

 

La causa en que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) investiga una asociación ilícita que involucra a reconocidos profesionales de la ciudad sería un caso testigo de maniobras que se llevan adelante desde hace unos años. Se trata de una historia espejo con el desfalco por compensaciones truchas en el seno de la Administradora Tributaria de Entre Ríos (ATER) y que tiene como principales actores, sospechados de estafar al fisco, a funcionarios y proveedores del Estado.

Según informó Página Judicial, la causa que se ventiló la semana pasada y que enlazó, entre otros nombres, al abogado Roberto Izaguirre, el contador Luis Morelli y el empresario y proveedor del Estado, Miguel Marizza, propietario de Caballi SA, investiga el funcionamiento de una asociación ilícita que se encargaba de ofrecer certificados de retención declarados por otras empresas para ser computados contra las declaraciones juradas como pagos a cuenta de impuestos. Otra vez, las compensaciones entre el Estado y privados.

De esta manera, los compradores reducían los montos adeudados por impuestos y lograban financiaciones más convenientes de las que permiten las normas impositivas. Con esa maniobra evadieron más de 160 millones de pesos, entre evasión previsional e impositiva.

Otro empresario, hacedor de obra pública y de estrecha relación con la actual administración provincial, estuvo involucrado en un caso por las mismas prácticas. Se trata de Néstor Iván Szczech, titular de la firma constructora Szczech & Szczech, una de las principales contratistas del gobierno entrerriano.

 

Szczech & Szczech y Caballi SA son firmas que han sabido conformar las conocidas UTE (Unión Transitoria de Empresas). Un ejemplo fue para la construcción del Hospital Bicentenario de Gualeguaychú. Quizás por esas relaciones comerciales suelen compartir los servicios del abogado Roberto David Krochik.

 

INTERVENCIÓN DE LA AFIP

Néstor Iván Szczech estuvo procesado por el juez federal Leandro Ríos a raíz de una denuncia efectuada por la Sección Penal Tributario de la División Jurídica de la AFIP-DGI, a raíz de una presunta maniobra de evasión que se habría detectado sobre el empresario. La misma consistió en la presentación de “certificados de retención mellizos, para así obtener crédito fiscal a su favor en el IVA, luego utilizado para compensar deudas fiscales, generando un perjuicio al fisco de 471.138,50 pesos”, según se desprende del expediente al que tuvo acceso Página Judicial.

 

Según da cuenta la denuncia, Szczech presentó el día 21 de marzo de 2011, mediante transferencia electrónica de datos, la declaración jurada original de IVA de febrero 2011, con saldo 0,0 pesos. Así, en fecha 8 de abril, presentó la declaración jurada rectificativa del mismo impuesto y período declarando un saldo a su favor de 343.122,77 pesos –saldo de libre disponibilidad–, presentando tres certificados de retención del agente Nucleoelectrica SA. Ese tipo de procedimientos sucedió en otro caso en el que se presentó certificados de retención de José Cartellone SA.

 

La AFIP corroboró que ambos agentes habían efectuado tales retenciones coincidiendo en número, fecha y monto, pero reportaban como sujeto retenido a Sadia SA y Genco SA, respectivamente, y no a Szczech.

 

Ríos entendió que la maniobra constatada cabía ser atribuida a Szczech “como simulación dolosa de pago” y dictó el procesamiento del empresario, en los términos del artículo 11 de la Ley Penal Tributaria Número 24.769, que prevé una pena de entre dos y seis años de prisión para quien “mediante registraciones o comprobantes falsos o cualquier otro ardid o engaño, simulare el pago total o parcial de obligaciones tributarias”.

 

Para la defensa, a cargo de Krochik, el delito imputado no encuadraba en la conducta que se le atribuía a su defendido, porque no se advierte de los elementos probatorios que se haya servido de registraciones o comprobantes falsos para simular el pago de obligaciones para con el fisco.

 

El asunto fue resuelto por la Cámara Federal de Apelaciones (ver adjunto). En un fallo del 27 de septiembre del año pasado, el tribunal determinó que “si bien generó un perjuicio para el fisco al no ingresar los importes correspondientes a los impuestos que compensó, el contribuyente (Szczech) no simuló ningún pago, sino que, simulando la retención hecha por otros agentes, generó un saldo a favor –ficticio– que utilizó para cancelar otras obligaciones, de lo que se deriva que su conducta no encuadra en la figura que se le atribuye”.

 

Mateo Busaniche y Daniel Alonso suscribieron el voto de mayoría que revocó el procesamiento del empresario Szczech. Señalaron que si bien “el hecho investigado no constituye el delito imputado”, la causa en su contra debía continuar “a fin de que analice el juez la posibilidad de que los hechos investigados encuadren en otra figura penal”.

 

Cintia Gómez, en cambio, votó en disidencia, es decir, optó por rechazar la apelación y confirmar el procesamiento tal como lo había determinado el juez Ríos.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Extienden el plazo de rematriculación médica

El presidente de la Federación Médica de Entre Ríos (FEMER), Rodolfo Nery, informó que la …