BNA
Inicio » Novedades » Aseguran que Urribarri convocará a las PASO en febrero

Aseguran que Urribarri convocará a las PASO en febrero

El acto de La Cámpora apuró las definiciones en el oficialismo: Sergio Urribarri decidió adelantar las primarias de su provincia, mientras otros dirigentes ya evalúan formas de conservar los votos en sus territorios. Capitanich reconoció que están ante una encrucijada similar a la que terminó con el primer gobierno de Perón.

Urri votando
Urribarri votando en octubre de 2013. Ahora quiere adelantar. (Foto.La Voz 901.com.ar)

 

(*) Por SILVIA MERCADO

Todo muy lindo en Argentinos Juniors, pero el gobernador de Entre Ríos y precandidato a presidente, Sergio Urribarri, luego de emocionarse hasta las lágrimas con el discurso de Máximo Kirchner, se volvió rápidamente a Paraná, reunió a su equipo, y dijo que había que adelantar las PASO para febrero. "O aseguramos la victoria en la provincia o nos quedamos afuera de todo", les dijo.

A Urribarri no le alcanzó con expresar lealtad eterna al "proyecto", prometer la continuidad del gabinete de Cristina si él fuera el elegido, ni acudir mansamente al acto de La Cámpora, que lo obligó a un repentino cambio de agenda. "Va a haber una sorpresa, tenés que estar", le reclamaron. Y fue porque creyó que hablaría Cristina y se ilusionó con estar más cerca de su objetivo, la nominación como el candidato presidencial "K puro". Es que le habían asegurado que ni Scioli ni Randazzo estaban invitados.

Pero no. En el escenario apareció el príncipe heredero, con un despliegue comunicacional que no dudó había sido planificado por la mismísima reina madre, y llegó a la conclusión de que todos los comentarios en relación a que Cristina no quería un sucesor peronista estaban en lo cierto.

En efecto, ideológicos y pragmáticos de La Cámpora, se vienen trenzando hace por lo menos un año en torno al asunto, y aunque tendieron puentes con todos los que tienen aspiraciones, finalmente acordaron en que no quieren terminar como los menemistas fuera del poder, es decir, un grupo de viudas a ser deglutido -y de a uno- por la corporación política del peronismo.

La que más se resiste a eso es, justamente, la propia Cristina. Y se los dijo varias veces. Prefiere ser una minoría ruidosa, como ella misma lo fue en el pasado, casi en soledad, que diluirse en el conjunto amorfo de un peronismo que buscará reciclarse con otro jefe. Ahora, además, la futura ex Presidenta no estará sola, porque en el Congreso Nacional y en las legislaturas de todas las provincias tendrá los jóvenes que defenderán la "Década Ganada", una fuerza propia para resistir en el llano. En los momentos en que está de buen humor, incluso, llegó a comentarlo así: "Las minorías fuera del poder tienen el respaldo de los medios. Anímense y pasemos a la resistencia, chicos".

Ese debate interno, también incluyó la autocrítica en relación a la batalla mediática. "Nos equivocamos al hacer de Magnetto un actor político. En realidad, se equivocó Néstor. Creyó que así lo inutilizaba, pero increíblemente le dio una centralidad que terminó perjudicándonos. Y nosotros quedamos afuera de la opinión pública, en la marginalidad de nuestros medios, que sólo vemos nosotros, pero no podemos llegar a los que no están con nosotros".

El nuevo paradigma en materia de comunicación camporista incluye el reconocimiento de que los llamados "periodistas opositores" son seres humanos con los que se puede dialogar sin entregar ningún principio, algo que llevó semanas de discusión interna. Para la mayoría de ellos era como la caída del Muro de Berlín para los estalinistas, un escenario que jamás imaginaron posible. Antes, hicieron algunos experimentos que analizaron cuidadosamente y se sometieron a entrenamiento con expertos.

ULTRAVERTICALISMO

La Cámpora es así. Una agrupación ultraverticalista que quiere ser vista como una "orga" moderna, de apariencias abiertas, que reproduce un sistema de creencias que califica ahora de "buitre" y antes de "funcional a la corpo" al que lo cuestiona. Y que cree que postula la primacía de la política por encima de la gestión, por exhibir en el acto que realizaron en el club de La Paternal a la conducción de la agrupación arriba del escenario, mientras desde abajo miraban tanto el ministro de Economía, Axel Kicillof, como el secretario de Comercio, Augusto Costa, y el secretario de Justicia, Julián Alvarez, entre otros.

 

En principio, para los kirchneristas bonaerenses nada pudo ser mejor que el operativo Máximo. Esperan que ahora, el príncipe heredero se haga cargo de "ordenar" la política, es decir, convocar a cada uno de los dirigentes, hablarles, contenerlos, conseguirle los recursos que necesitan, darles una palmada en la espalda, y contestar el teléfono cada vez que lo llaman. Ese es el trabajo que hacía Néstor Kirchner y que hoy no hace Cristina, ni nadie en el Gobierno.

Creen que si Máximo se toma en serio el trabajo de "ordenar", se le dará sustentabilidad política a las intendencias que pretenden retener o ganar, la suficiente como para resistir la tentación que ejerce Sergio Massa en bases que reclaman soluciones a la inflación, la seguridad y el desempleo.

Se ilusionan con que será él, un émulo de Néstor, el que confeccionará las listas en cada distrito, y no el frío Carlos Zannini, lo que evitará el desbande de la militancia hacia ofertas más atractivas en otras coaliciones, que ofrecen las expectativas del nuevo tiempo político por venir.

Un dirigente hizo estas cuentas: "Con un gobierno no demasiado debilitado, Daniel Scioli puede sacar el 35 o 36%, que no le alcanza para ganar, pero nos tracciona en nuestras intendencias. Si además tuviéramos un buen candidato a gobernador, hasta puede pasar que perdamos la nacional y ganemos la provincia, como ya pasó en 1999".

 

- ¿Y si eso no pasa, y si se esmerila desde el gobierno nacional a Scioli y ponen de candidato a Presidente a alguien que no puede llegar a ese porcentaje? ¿Y si la situación económica no mejora?

- Para ese escenario, tengo la tijerita. Corto mi boleta y pongo de candidato a presidente al que vaya a ganar.

Fuerte. Es la confesión de un kirchnerista. Irrepetible lo que llegan a decir off the record los hombres que vienen del peronismo tradicional y hoy están en el espacio K, como es el caso del hoy jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

 

CAPITANICH NI SE ACORDÓ DE CRISTINA

 

En público, ante 100 personas convocadas por la Fundación de Estudios Políticos, Económicos y Sociales para la Nueva Argentina (Fepesna), durante un discurso que duró 50 minutos, no mencionó siquiera una vez a Cristina ni a Néstor. Sólo se acordó de ellos ante una molesta pregunta vinculada a la inflación, casi como para sacarse la responsabilidad de encima.

A su modo, alambicado y meandroso, reconoció que "el problema es cómo administrar la transición en el corto y mediano plazo", asentado en "la inconsistencia intertemporal entre la demanda y la oferta", lo que en castellano puede traducirse como problemas de inflación y déficit fiscal por la falta de inversiones privadas.

Curioso es que en lugar de echarle la culpa a los buitres o a los medios, que presionan sobre el tipo de cambio y tiran mala onda, Capitanich puso el foco en el "dilema sociológico del peronismo". Según él, los problemas del presente argentino se asemejan a los que padeció el peronismo original que, luego de la expansión de la economía impulsada por la demanda de los primeros años (hasta 1949, cuando Perón consiguió la reforma constitucional), que generó bienestar social, sobrevinieron la inflación, la escasez y el estrangulamiento económico, generando profundo malestar político.

Por cierto, esta lectura es menos maniquea que la expuesta por la Presidenta en los más de 70 tuits que nos regaló antes de partir a su gira por Roma y Nueva York. Pero igual queda un gusto amargo. Si después de 60 años, el peronismo no pudo dar cuadros político-técnicos con los cuales evitar caer en la trampa del populismo, que de eso, y no de otra cosa, se trata el "dilema sociológico" del que habló Capitanich, la Argentina parece una noria, un país que jamás logra aprender de sus errores.

(*) Publicado en INFOBAE

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

"Veneno": una investigación sobre los agrotóxicos y las complicidades estatales como privadas

Es un libro donde se pone de manifiesto la falta de interés en los controles …