BNA
Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Novedades » Balas y cárcel la fórmula perfecta
Presos torturados en una cárcel de Tucumán, en 2012. Agua helado y en habitual “submarino seco”.

Balas y cárcel la fórmula perfecta

El dirigente de “Libertad Avanza”, José Luis Espert propuso sin ningún dejo de dudas que el Estado debe reorientar la cuestión seguridad con “balas y cárcel”. Agregó a modo de aclaración que los “derechos humanos son para la gente honrada, y no para los delincuentes”. 

 

Por ANÍBAL GALLAY de EL MIÉRCOLES DIGITAL

Es desconcertante que un hombre que ha pasado por estudios superiores, en dos universidades pueda conformar un pensamiento tan retrogrado.

Tan retrogrado que propone sencillamente quitarles los derechos a algunas personas y convertirlos en subhumanos.

Los derechos pretenden, no siempre con éxito, cuidar que aquellas personas más vulnerables puedan vivir en paz en la sociedad.

Espert propone quitarles derechos a algunas personas y reducirlos a meros seres vivientes.

En EEUU los jueces llamaban a los esclavos “seres con apariencia humana”, dado que no tenían más derechos que una mula. Y era peligroso llamarlos personas. En ese camino transita la propuesta de Espert.

No estaría demás recuperar los autos de fe de la Edad Media y Moderna, y quemar públicamente a los delincuentes. La gente dirá satisfecha: “uno menos”.

Los derechos humanos son todos aquellos que pretenden proteger la dignidad de hombres mujeres y niños en este mundo. Desde el Código de Hammurabi hasta hoy se han ido sumando derechos para proteger a los humanos de los abusos de los poderosos incluyendo el Estado.

Derechos humanos son todos los derechos, pero tienen alguna distinción si se relacionan con el ser humano en cuanto tal.

No necesitan estar especificados en leyes positivas, porque se nace con ellos. Se fueron extendiendo a todos los ámbitos de acción de los humanos. Así los hay para proteger de abusos a mujeres y niños, y todos aquellos que necesitan algún tipo de protección frente a los abusos de los poderosos.

Espert afirmó que los delincuentes no deben tener derechos. Supóngase por un momento que se aplique lo propuesto por Espert, es decir privar de derechos a los delincuentes.

Como carecen de derechos ya no podrán defenderse ante los jueces, no aplicaría la inocencia hasta que se demuestra lo contrario, se podría amputarles el brazo hábil así no vuelve a robar.

Torturarlos públicamente, como en algunos países europeos hasta mediados del siglo 19, para que sirva de escarmiento. No estaría demás recuperar los autos de fe de la Edad Media y Moderna, y quemar públicamente a los delincuentes. La gente dirá satisfecha: “uno menos”.

Ya que carecen de derechos, dejarían de ser humanos y pasarían a una categoría inferior, similar a la figura del esclavo.

La idea de Espert no puede descartar que estos seres “no humanos” podrían ser alquilados por el Estado para trabajos particulares, por supuesto sin sueldos y con lo mínimo para sobrevivir, tal como se hace cuando se alquila un animal.

Al carecer de derechos no podrían hablar, ni reclamar, ni pedir y menos exigir. Podrían ser castigados físicamente, humillados, despreciados, golpeados y lo que se le ocurra, dado que no tienen derechos. Lo que se recaude con el trabajo de estos subhumanos se utilizaría para cubrir el costo de alojamiento carcelario.

Desde ya que perderían su patrimonio, y toda su relación familiar, dado que pierden  sus derechos en el pensamiento de Espert. Inclusive carecerían de nombre que es uno de los derechos personalísimos básicos.

Espert propuso que la edad de imputabilidad sea bajada a los 14 años. El dirigente de Avanza Libertad no especificó cual sería el destino de estos niños. Es fácil deducir que si carecen de derechos su destino sería similar al de los adultos.

Queda por desarrollar la cuestión de “balas para los delincuentes”. Dada la índole de su pensamiento no se puede descartar que esté pensando en un “Escuadrón de la muerte” al estilito de la dictadura brasileña.

Los miembros de los escuadrones brasileños eran políticos, miembros del poder judicial, policía civil y militar y eran mantenidos, por regla general, por la comunidad empresarial. Si Espert se decide, mano de obra no le faltará.

Se completaría así su pensamiento de “Balas y cárcel. Derechos, solo para los honestos”.

Una acotación final. José Luis Espert es egresado de la Universidad de Buenos Aires y del UCEMA, que es la Universidad Centro de Estudios Macroeconómicos Argentinos. En UCEMA se congrega la flor y nata del neo liberalismo argentino. (La propuesta de Espert no es liberal, es fascista).

En la fotografía, presos torturados en una cárcel de Tucumán, en 2012. Agua helado y en habitual “submarino seco”.

anibalgallay@hotmail.com

 

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Media sanción para el presupuesto entrerriano 2022

Con el voto de los diputados oficialistas y la abstención de Juntos por el Cambio, …