BNA
Inicio » Entrevistas » Coronavirus: "Estamos en guerra contra un virus y lo peor que le puede pasar a Estados Unidos es tener a este Presidente"
LA PANDEMIA Y LOS ENTRERRIANOS POR EL MUNDO (VII)

Coronavirus: "Estamos en guerra contra un virus y lo peor que le puede pasar a Estados Unidos es tener a este Presidente"

El entrerriano Germán Nobile vive hace muchos años en Estados Unidos. La forma en que se está abordando la pandemia allí, la irresponsabilidad del jefe de Estado frente al problema; las limitaciones en su sistema de salud; el rol de los medios de comunicación en una sociedad agrietada y la xenofobia son algunos de los tópicos abordados en esta entrevista.

 

Entrevista de:  JORGE RUBÉN DÍAZ de EL MIÉRCOLES DIGITAL

Edición de audios y videos:  MARIO BOTTARLINI

 

Ver también: Cómo se vive la pandemia en el resto del mundo, en primera persona

 

Germán Andrés Nobile es oriundo de Gualeguaychú. Hace casi 25 años que vive en el extranjero. Se fue a EEUU en 1995, al año se fue a Canadá, volvió un tiempo a la Argentina pero en 1998 volvió a Illinois (Chicago), allí residió 16 años y luego se radicó en Madison (capital de Wisconsin), donde trabaja en la parte contable del Departamento de Transportaciones, que es el equivalente a nuestra Vialidad pero con más funciones, entre otras, controlan la parte aeronáutica y emiten documentos como licencias de conducir. Es casado y tiene tres hijos: Clara de 16 años y los mellizos Eva y Antonio de nueve. Su esposa Elizabeth Ann Connors es oriunda de Cleveland (Ohio), enfermera que trabaja en el hospital de la Universidad de Wisconsin, que se llama UW. “Es un hospital muy bueno”, dijo orgulloso, pero lamentó que “ya tiene casos de coronavirus”.

La entrevista se hizo en etapas vía Whatsapp mientras retiraba de la oficina pública estatal algunos elementos para seguir trabajando desde su casa porque así lo decidió el gobernador de Wisconsin, Tony Evers. “El edificio donde cumplo funciones está casi vacío, hoy era el último día que podíamos buscar computadoras, monitores, cosas que necesitábamos para trabajar. Sólo ingresarán personas necesarias para el servicio”, y dio un ejemplo concreto: “el Departamento de Transportación está a cargo echar sal (para derretir la nieve) si cae una nevada como la ocurrida hace unos días, arreglar los puentes y rutas, entre otras cosas. Ahora no tengo necesidad de ir a la oficina pero los ingenieros de las obras, los operarios y los que están cargo de las computadoras que nos ayudan para que funcionen en nuestras casas siguen yendo al trabajo”. Aclaró que la mayoría de los empleados lo hacen desde sus hogares: “No se sabe cuánto tiempo tardará la cuarentena”, reflexionó.

 

“El coronavirus está demostrando que Trump no estaba listo para ser Presidente”.

MUY TARDE

Parte del diálogo fue mientras condujo camino a su hogar, explicó que en su Estado las escuelas cerraron por tiempo indeterminado  y no saben cuándo los chicos volverán a clase. “Lamentablemente, en EEUU empezó muy tarde el tema de la protección. De hecho estoy viendo ahora mucha gente como si nada en la calle (aunque) no está junta, eso es lo bueno, pero recién el martes de la semana pasada cerraron los bares”, dijo, refiriéndose al 17 de marzo. Interrumpió la respuesta y arrimó el celular hacia la radio del auto para tomar una transmisión. Escuchar audio.

Fueron unos segundos, y luego tradujo: “En National Public Radio, más conocido como NPR, que es una cadena de radios muy seria, han informado que todavía no hay medicinas que curen el coronavirus y que la gente está mal informada porque algunos dicen que pronto sale. El presidente Trump dice que ‘hay algo que lo suplanta’, lo cual no es verdad”, se quejó.

 

LAS INFECCIONES EN CADENA

“Es un país de 300 millones de personas, en algunas partes lo tomaron más en serio más pronto y en otras no tanto. Lo cual está causando que mucha gente esté infectada y no lo sabe... Van a desparramarla”, advirtió, y prosiguió: “Ni hablar de los chicos jóvenes que van a festejar el Spring Break, que son las vacaciones de primavera que se hacen durante marzo, van todos a Florida y se arman unas fiestas tremendas. Son miles de chicos de entre 18 a 24 años que están estudiando en la universidad. Es un carnaval, se desatan, hay mucho alcohol y hacen las cosas que tienen que hacer... Bueno, no le dieron bolilla al coronavirus. El gobernador de ese Estado debería haberlos clausurado. Esos chicos que fueron a Miami vendrán aquí e irán por todo el país llevando el virus con ellos sin saberlo. Acaba de informarme un amigo de la oficina que hay contagiados en Wisconsin que llegaron de Florida. Creo que esto va para rato porque la gente no lo ha tomado en serio, muchos están veraneando como si nada”, insistió.

 

UNA POSTURA DEFINIDA

Germán, pese a criticar a Trump, trata de evitar los lugares comunes como los estereotipos ideológicos: “Me gusta la política, me considero independiente. Si me escuchan opinar criticando a Trump pensarán que estoy en contra de los republicanos, y lo estoy porque está haciendo una administración en mi opinión muy pobre, con muchos errores y el coronavirus está demostrando, como muchos dijeron, que no estaba listo para ser Presidente. Lo tomó (a su función) casi como un chiste y no le está yendo bien. Dice muchas cosas, casi todos los días le habla a la prensa, (la vez pasada) supuestamente dijo 33 mentiras en una hora y media. Se enoja con los periodistas comportándose como un dictador, lo decía Jorge Ramos, un periodista mexicano que trabaja para la cadena Univision en Miami. No le gusta la pregunta, se enoja con la gente, contesta cualquier cosa o no contesta. Estamos en guerra contra un virus y lo peor que le puede pasar a este país es tener a este Presidente. Estamos en un tiempo muy difícil en Estados Unidos”.

LAS DIFERENCIAS CON ARGENTINA

Sin preguntárselo, hace la comparación entre Argentina y el país donde vive: “Veo por mis familiares y amigos en Gualeguaychú que lo han tomado muy en serio. Supongo que en Concepción del Uruguay también. Ni a la calle pueden salir, la Policía los para y los mete de nuevo adentro. Eso acá no está pasando todavía. El gobernador de New York, Andrew Cuomo, lo quiere hacer y parece que lo está haciendo o lo hará pronto, pero están tomando mucho tiempo para decidir estas cosas. Trump se niega en hacer un shutdown, un estado de sitio en todo el país que hubiese sido lo mejor, principalmente cuando supimos que se estaba muriendo gente en China, España e Italia. Tuvimos tiempo para hacer eso. Muchos creen que Estados Unidos es un imperio que tienen todo y es rico... Es mentira porque, de hecho, mi esposa que trabaja en uno de los considerados  mejores hospitales del país y ya tienen escasez de máscaras, no tienen ventiladores para la gente que tiene problemas de respiración (N de la R: se refiere a los respiradores artificiales), que es lo que causa el coronavirus. No estamos preparados como muchos creen, no tenemos todos los accesorios, y no hay que olvidar que hay estados como New York y California  que tienen mucha población. No se han tomado los recaudos necesarios y se aumentará el número de casos diariamente”.

“Creo que esto va para rato porque la gente no lo ha tomado en serio”.

Mientras hacíamos el reportaje estaba hablando Trump en conferencia de prensa, vuelve a grabarlo (escuchar audio)

“Lo que está diciendo es una estupidez, ‘que el país no está construido para un shutdown’ y que la enfermedad no puede ser más fuerte que ellos”, cuestionó otra vez.

EL MANEJO DE LOS MEDIOS

Se mostró  muy informado e inquieto. Conocimos su opinión y análisis sobre la forma que los medios de comunicación están manejando la expansión del coronavirus. Lo hizo vinculando las concepciones ideológicas y los intereses que los movilizan: “El país está muy dividido desde que ganó Trump en el 2016, antes cuando estaba (Barack) Obama los de derecha, (entre ellos) el canal de TV Fox News y el diario Wall Street, estaban en su contra y todo lo que hacía estaba mal, le echaban la culpa por todo. Ahora dicen que todo lo que dice y hace el actual Presidente está bien, ‘no hay problemas’, ‘hay que tener esperanzas’, ‘hay que rezar y con eso vamos a curar el virus’, contradicen todo lo que científicamente está probado, niegan el calentamiento global, y todo porque Trump lo dice”, remarcó ofuscado y preocupado al mismo tiempo.

“Hay un sensacionalismo muy grande de los dos lados”, explicó, y que “la izquierda de acá en comparación a la de otros países no existe, es de centro pero bueno lo llaman de izquierda”. “Si mirás CNN o escuchás NPR es más objetiva, no es tan sensacionalista, no ataca todo el tiempo a Trump como lo hacían los de derecha a Obama. Sí se ríen de algunas cosas que dice el presidente porque no hay forma de no hacerlo o de sus mentiras”, continuó, y volvió a dar un ejemplo: “Como que ‘el virus iría disminuyendo y que pronto saldría una vacuna’. Hoy dijo que un tipo se estaba muriendo, le dieron una medicina para la malaria y se salvó, entonces espera que se ocupe para el coronavirus”.

Reconoce de todos modos que en esos medios se está pidiendo “que la gente se limpie y lave mucho las manos, se desinfecte”. “Los que tenemos gente en la salud, como yo por mi esposa, ya lo sabíamos y tratamos de cuidarnos”, contó.

 

LOS “FUERA DEL SISTEMA”

En el país panacea del capitalismo, lo consultamos sobre lo que pasa con las personas que no tienen ningún tipo de cobertura médica: “Hay millones en esa situación. Lo que hizo Obama en su momento es que todos tuviesen una, se lo llamó el ‘Obama Care’. Pero desde que subió Trump lo quitaron en varios estados, sobre todo en los republicanos, entonces la gente no tiene protección. Teóricamente la mayoría de esa gente votó por Trump porque les dijo que les iba a hacer algo mejor ‘terrif’, usa mucho esas palabras como ‘maravilloso’, ‘extraordinario’. Es un peligro que haya gente sin tanta cobertura. Primero, porque no hay mucha educación, segundo porque se están viendo noticias controladas por el Estado y, como te decía antes, con un Estado que tiene una persona que actúa como un dictador va a informar a la gente mal porque así la controla, como hacen en Cuba, Norcorea, Venezuela y varios lugares así. Aquí lo hacen de otra manera. Recién cuando la mayoría de los médicos se juntaron, pelearon y dijeron que había que reconocer que el coronavirus era algo muy amenazante fue que empezaron a informar que había más casos de enfermos y muertes”.

Nobile también cree que por la organización federal del sistema político norteamericano, donde cada Estado toma medidas a su manera y son muy autónomos, de acuerdo a sus características y parecer, es difícil que puedan unificar en el país algunos criterios básicos en cuanto a la prevención.

Con pequeñas intervenciones, Germán Nobile muestra en este video como se está viviendo en esa parte de EE.UU. 

 

INMIGRANTES

Nobeli no olvidó la situación de los inmigrantes que viven allí desde hace años: “Es un tema muy serio. Se habla de entre diez y 12 millones de personas que no tienen documentación legal y viven aquí desde hace mucho tiempo. Lamentablemente, no pudieron limpiar su estatus migratorio. Muchos tienen hijos nacidos aquí, hijos que han ido al Ejército, estudian en universidades, algunos son médicos, arquitectos, ingenieros, pero algunos siquiera tienen papeles legales de residencia o ciudadanía”.

 “No estamos preparados como muchos creen”.

Volvió a la carga contra Trump dudando de uno de sus últimos anuncios al respecto: “En un comunicado que hizo con su vice este domingo aseguraron que se atenderá igual a toda esa gente si contraen el coronavirus, y prometió que no serán deportadas. Obviamente que fue una respuesta política. Ojalá que lo cumpla porque algunos no se lo van a creer y se quedarán con el coronavirus adentro por temor a la deportación”.

XENOFOBIA

Por último hizo una observación que lo preocupa: “Aquí hay muchísimo odio. Siempre hubo y se incrementó desde que Trump ganó porque prometió sacar de encima a toda la gente inmigrante, que iba a ‘limpiar’ todo, que era mejor traer gente blanca que traer otros y qué sé yo. Entonces el triple KKK (N de la R: continuidad del nefasto Ku Klux Klan) subió mucho, hubo muchos crímenes por odio. Es muy peligroso lo que está pasando. Trump sigue llamando al virus como el ‘virus chino’ y lo que está haciendo es que la gente que es ignorante, no lee, no se educa, empiece a odiar y atacar a la gente que es asiática, así sean filipinos, porque no distinguen uno del otro. Es un estereotipo que causa problemas raciales y de estrés para gente que entra en ella”.

El país que durante muchos años se presentó como modelo de desarrollo a seguir por varios gurúes y ortodoxos de la economía y de la política neoliberal, hace agua en su sistema de salud ante una realidad que se está haciendo presente con promesas de un futuro a corto y mediano plazo de mucho dolor, y como pasa siempre: los más débiles pagarán por las irresponsabilidades de los que toman, o no, las decisiones.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

El caso del hijo del juez federal Seró fue denunciado al Consejo de la Magistratura y pedirían juicio político

El episodio en el que el hijo del magistrado chocó manejando una camioneta de la …