BNA
Inicio » El País » Discriminar a los discriminados

Discriminar a los discriminados

Hace ya un tiempo  la legisladora porteña María Rachid presentó un proyecto  para que se otorgue un subsidio a las personas trans, mayores de cuarenta años.  Es decir aquellas personas que  construyeron una personalidad femenina, siendo genitalmente varones.  El argumento más importante  es que estas personas sufrieron  toda clase de discriminaciones, e inclusive se violentaron  sus derechos básicos.  Estos actos discriminatorios estuvieron a la orden del día hasta no hace tanto tiempo… Pero lo que nos se entiende bien es porque  solo trans, y más aun porqué a los mayores de cuarenta años. Es fácil comprender que la discriminación es una característica de las sociedades autoritarias.  Y  hay una cantidad importante de grupos que han sido históricamente discriminados.

discriminados

Por ANÍBAL GALLAY

 

Los enanos, por ejemplo (también llamados liliputienses) fueron confinados en los circos para risa de la platea que encontraba gracioso que estas personas se tomaran a golpes de puño, se propinaran cachetadas e inclusive se lastimaran.

Las mujer menos agraciadas (según criterios subjetivos, claro) fueron históricamente discriminadas a la hora de acceder a un trabajo.  La exigida “buena presencia” dejaba en el camino a las  de presencia no tan buena.  Eso es discriminación, porque se supone que para un trabajo se requiere idoneidad, capacidad…. Pero casualmente las más capaces eran las más bellas.

Históricamente fueron discriminados los gordos, los calvos, los rengos, los tuertos, los mancos, los miopes… Casi siempre trasuntado en un apodo que ponía énfasis en su condición: el gordo Fulano, el rengo zutano o el tuerto Mengano… Hasta el presidente de Uruguay Pepe Mujica tuvo una desacertada expresión para referirse a Néstor Kirchner mencionándolo como “el Tuerto”, haciendo alusión a su pronunciado estrabismo.

Los porteños (por lo menos algunos de ellos)  definieron a los provincianos como “cabecitas negras”,  aludiendo obviamente a su condición de morochos. Eva Perón, en un intento de revertir la situación,  se dirigía a sus adherentes como “mis grasitas”,  avalando la definición, seguramente sin intención.  Y desde Buenos Aires se acuñaron expresiones  como payuca y pajuerano para la gente de las provincias. Y para las personas de países limítrofes el más profundo desprecio discriminatorio:  yoruas, bolitas, brasucas, paraguas, chilotes y perucas.  El cine argentino y las historietas dejaron en claro cuan pavotes son los “ponjas”, fáciles víctimas de un porteño vivo.

Muchas piezas literarias y el propio cine han puesto de relieve los meritos de la “barra”  consistente en un grupo de idiotas  instalados en una esquina y capaces de heroicas hazañas como decirle obscenidades a una monja, o robarle las monedas a un ciego. En una  de las películas “los Bañeros”, hay una escena donde se intenta meter a una gorda en un fiat 600. La escena es patética, pero la platea ríe a carcajadas.

 

Seguramente se podrá extender la lista de las discriminaciones: la gorda, el tartamudo,  el sordo… Hasta hace algunas décadas, las maestras le ataban la mano izquierda a los zurdos para obligarlos a escribir con la derecha. No había llanto ni pedidos de piedad de conmovieran al sistema educativo. Aquellos torturados  no habrán podido olvidar esa terrible experiencia.

Y la lista podría seguir con los judíos, los turcos, los pobres, los villeros, los limpiavidrios, los malabaristas esquineros, las prostitutas… Y los crotos, como suelen decir los uruguayenses.

En definitiva hay muchos grupos (como todos los mencionados) que han sufrido la dura experiencia de la discriminación.  Y sigue sin entenderse porqué solo debe valorarse y repararse la discriminación hacia las personas trans…  Es una discriminación hacia una apreciable cantidad de discriminados que no merecerían, al parecer,  reparación alguna.

Todo esto es materia opinable, claro está. Pero no está mal para una sociedad que  intenta avanzar, reconocer, por lo menos,  el autoritarismo que lleva necesariamente a la discriminación.

anibalgallay52@hotmail.com

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

El Lobo resucitó en juego y actitud

Por la cuarta fecha de la zona c del Torneo Federal A ,Gimnasia y Esgrima …