BNA
Inicio » Cultura » El adiós a Domitila Rodríguez de Papetti

El adiós a Domitila Rodríguez de Papetti

La escritora, poeta, novelista y ensayista uruguayense falleció este domingo 27 de febrero a los 84 años. Autora de varios libros, había recibido numerosos reconocimientos por su labor literaria y presidió la filial entrerriana de la SADE.

 

Por A.S. de EL MIÉRCOLES DIGITAL

Fotos: Facebook de MARÍA PAPETTI

 

Domitila Rodríguez de Papetti (“La Domi” para la familia, sus amistades y quienes la frecuentaron) nació en Concepción del Uruguay. Fue profesora de nivel secundario, terciario y universitario, poeta, ensayista y novelista. Y además fue madre de tres hijas, con su esposo Juan José Papetti, recordado juez federal.

Junto a su marido Juan José Papetti.

Precisamente fue su hija María José quien dio a conocer la noticia en las redes sociales con un emocionante y breve texto: “La Domi. Mi mamá. Nos dimos la mano. Con la delicadeza y elegancia de sus movimientos sus ojos negros se fijaron en los míos. Me dijo ‘María José, mi amor’.  Todos los tiempos vividos se hicieron uno. Se fue con el Ñato de su vida, mi padre. Chau, mami. Al final soy la primera de la fila y debo llevar la cabeza en alto. No te decepcionaré”.

Domitila Rodríguez era profesora de Castellano, Literatura y Latín, egresada de los prestigiosos cursos del Profesorado de la Escuela Normal de Concepción del Uruguay, en los que luego ejerció la docencia. En su labor como educadora tuvo a su cargo cátedras en varias de las casas de estudio de la ciudad: Literatura Hispanoamericana en el Profesorado, Historia del Arte I II y III en la carrera de Museología en Uader, en el Colegio del Uruguay, y Cultura I en la Universidad Tecnológica Nacional.

Domitila, Salvarezza, Julio Vega, Laura Ceretti de Erpen, Héctor Izaguirre y Carlos Aste, en la muestra retrospectiva de Aste con motivo del Sesquicentenario del Colegio del Uruguay (1999) en la Biblioteca Popular "El Porvenir", donde se llevó a cabo un recital poético. Archivo fotográfico: "Estrella" de L.A.S.

Presidió la filial entrerriana de de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) hasta el año 2003. También integró otras asociaciones de escritores, como Gente de Letras de Buenos Aires y la Asociación Americana de Poesía. Participó como expositora en numerosos congresos y simposios en el país y en el extranjero. En 1992 expuso en la universidad de Barcelona sobre “La influencia hispánica en la obra de Jorge Luis Borges”. Disertó sobre temas literarios en universidades de los Estados Unidos (Pittsburg, Los Angeles y Nueva York), de México y de España.

Fue autora de varios libros, y de artículos y notas que fueron publicados en diarios como La Nación, y otros de la provincia de Entre Ríos. Publicó textos de su autoría en las revistas-libro Ser y El Mirador, ambas de Concepción del Uruguay, así como en publicaciones de universidades de América y Europa.

Portadas de los libros de Domitila (archivo El Miércoles).

Un abanico literario

Dentro de la creación literaria, Domitila cultivó tanto la poesía como la narración, el ensayo y la investigación. También impulsó antologías literarias. Y tuvo importantes reconocimientos, incluso a nivel internacional.

En el campo del ensayo, fue autora de libros como El Universo de Luis Alberto Ruiz (Editorial Tribuna, 1978), Alfredo Martínez Howard, tiempo, vida y obra (Ediciones El Mirador, 1982); Fortunas y adversidades de un entrerriano universal (Editorial de Entre Ríos, 1997).

Coordinó y publicó los poemarios Homenaje a Ana Teresa Fabani (SADE, 1979), Homenaje a la ciudad (1998), y Milenio (2000). Como poeta, publicó Ritos y cenizas (El Mirador, 1984), Cuaderno de Viaje y Resplandor de naranjos (Ayala Palacio Ediciones, 1998).

Domitila junto a los poetas Jorge Martí y Arnaldo Calveyra (gentileza de Mario Morasán).

Como novelista, publicó Vavá, la mujer de Mastronardi (Ediciones Simurg, 2006). Sobre este libro, que recibió elogiosos comentarios, dice la escritora concordiense Stella Maris Ponce: “Un alter ego de Domitila anda por ahí. Se advierte su latido omnipresente cuando da voz a lo imaginado, presentido o soñado. Y, como Vavá, es la prodigadora de bienes, la espía, la adivina, la gozadora de historias (…) Domitila se ríe, emulando el goce de la protagonista en cada velada, al poner en escena figuras ejemplares del mundillo literario de la provincia como Alfredo Veiravé, Arnaldo Calveyra o el mismo Juanele a los que presenta a través de diálogos entrañables. O en los encuentros íntimos como el de la propia Vavá con el Che Guevara atravesado por el erotismo y la mutua admiración”.

Además, la labor de Domi como escritora tuvo destacados reconocimientos: premios de importancia como la Faja de Honor de la SADE, el premio internacional de poesía “Jorge Luis Borges” del Círculo de Prensa, el primer premio “Aguila de Plata”, por su novela Vavá…, la que también obtuvo el primer premio en novela del Concurso Provincial de Literatura y Arte del Diario Uno. Fue reconocida asimismo por su contribución a la difusión de la narrativa femenina hispanoamericana por la Universidad de Pittsburg. También fue jurado en el premio Fray Mocho, el más prestigioso de Entre Ríos.

Junto a su hija María José.

La despedida de Salvarezza

Luis Salvarezza, quien compartió con ella numerosos espacios, la define con las siguientes palabras: “Distinguida, generosa, excelente anfitriona”. Sostiene que fue una escritora “romántica y de sello humanístico” y “una buena poeta a destiempo, porque siendo de la Generación del '50 tenía las características de aquellos que pertenecieron a la Generación del '40  y sobre los que se ocupó en su obra ensayística: Ana Teresa Fabani, Luis Alberto Ruiz y Alfredo Martínez Howard, entre otros”.

Domitila y Salvarezza presentando un libro de María Luisa Zaffaroni de Gómez. Archivo fotográfico: "Estrella" de L.A.S.

Para Salvarezza, los textos de Domi “tienen un tono discreto, refinado, que oscila entre lo esencial y una sensibilidad muy pura”.  Concebía un escenario “con plasticidad fotográfica” y la cita en la Antología del viento (2016): "Perdóname Señor, qué poco he muerto. / Necesito con urgencia divulgar mi nada" (p. 96). Dice Salvarezza que temas como la casa, la familia y las reflexiones sobre el propio destino son una constante en su obra, y ejemplifica con "Fábulas del atardecer": “Mi abuela me dio tres barcos/ uno de sueños quebrados / uno de sueños de náufragos/ y éste de amores, ¡amores!”

Salvarezza concluye sus palabras de despedida citándola, para decir de ella lo que antes ella escribió sobre la labor de Luis: “Diversos calificativos podrían aplicarse con justicia a la obra de Domitila Papetti, obra que amalgama en tumultuosa unidad visiones múltiples, míticas, históricas y metafísicas; obra que reúne en forma ambigua y angustiada la intensidad lírica y la leyenda trágica, la meditación melancólica y los impulsos dionisíacos y barrocos; obra que revela en fin ser un testimonio vivo del propio arte postulado por la autora”.

 

 

 

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

El presente y nada más

La uruguayense Vane Leopardo, colaboradora de EL MIÉRCOLES, publicó su primer libro titulado "La culpa …