BNA
Inicio » La Ciudad » El adiós a Luisa Baggio

El adiós a Luisa Baggio

La escritora, investigadora, docente y activa promotora de la cultura uruguayense, falleció tras una intervención quirúrgica este lunes. Tuvo una destacada y profusa trayectoria literaria y académica y su inesperada partida llenó de congoja a quienes la conocieron.

 

REDACCIÓN de EL MIÉRCOLES

 

“Nació en Concepción del Uruguay. Docente universitaria. Ocupó cargos públicos en el ámbito educacional y museológico. Estudió teatro. Escribe cuentos, poesías, a veces investiga, le gusta modelar con arcilla, cuidar sus plantas, mimar a sus nietas, compartir con amigos y reencontrarse cada mañana con el horizonte plateado de su río”. Con estas palabras se autodefinió Luisa Baggio en la solapa de uno de sus últimos libros, el poemario Canto rodado.

Luisa Estela Baggio había nacido en La Histórica, el 22 de junio de 1945, hija de Santiago Baggio y María Elina Martinetti.

Tenía una destacadísima trayectoria: profesora en Historia con Maestría en Salud Familiar, fue rectora del Instituto de Enseñanza Superior “Victoria Ocampo” de Concepción del Uruguay, coordinadora de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales de la UADER, coordinadora de los Museos Municipales “Casa Delio Panizza” y “Andrés García”, integrante activa de innumerables instituciones culturales de la ciudad, la región y el país.

Entre sus libros se encuentran De lavandas y obsidianas (1995), Entre gallos y amaneceres (2019) y Canto rodado (2021). Publicó una gran cantidad de artículos y ensayos, en antologías y revistas, como la Revista SER de la Escuela Normal, en A tiempo, Cuaderno de SADE (2006), en la revista libro Apuntes uruguayenses (2019), donde publicó su ensayo “Concepción del Uruguay, un modelo para armar”, un interesante trabajo sobre la historia reciente de la ciudad con énfasis en aspectos poco frecuentados como el lugar de la mujer, el movimiento obrero y el accionar feminista, las protestas sociales y la conformación de la estructura social de la vieja ciudad y el departamento. Ese material se puede leer en este enlace.

Como docente superior y universitaria se desempeñó en la carrera en Historia del Profesorado IES “Victoria Ocampo”, y en diversas facultades de la ciudad de Concepción del Uruguay, dependientes de universidades nacionales como UTN y UNER, y provincial, como Uader.

Tuvo también un fuerte compromiso democrático, que la llevó a participar en ámbitos como representante de Unesco-Flacso en el Primer Taller Participativo de la Vivienda en Mendoza, o como del Comité de Gestión Proyecto de Descentralización de la Ciudad de Buenos Aires-Zona Oeste. Fue integrante del Grupo C.U.I.D.A.R (Comisión Uruguayense Interdisciplinaria de Arquitectura de Rescate) del Colegio de Arquitectos de Entre Ríos e integrante titular vitalicia de la Sociedad Argentina de Historiadores.

Su pasión por el conocimiento la llevó a ejercer la investigación científico-tecnológica en algunas de las casas de estudios donde desarrolló su actividad. En el ámbito literario obtuvo distinciones en cuento, poesía y guion y dirección de video a nivel provincial. Participó en reuniones científicas, congresos y seminarios como expositora. Tuvo a su cargo diferentes presentaciones y sus trabajos han sido publicados en diarios, revistas especializadas y diversas antologías. Actuó como jurado en diferentes convocatorias y esporádicamente se dedicó a la actividad teatral, que la apasionaba.

En el prólogo a uno de sus libros, cita Marga Presas algunos de los versos de Luisa: “Palabras de pan visten mi carne/ bebo del vino de los olvidos/ y como de los frutos de la dulce memoria”.

Y dice luego: “Leer estos versos de Luisa Baggio es encontrarse con la columna vertebral de su poética: la búsqueda de las palabras que la arropen en su intemperie, los olvidos que cicatricen sus heridas y el alivio de la memoria dulce, aun cuando haya que excavar con avidez para encontrar esa dulzura”. Y refiriéndose a sus dotes como poeta, celebra “la fluidez de la profusa escritura de Luisa, su vocabulario tan rico, su modo de cuestionar poéticamente las certezas que antes parecían inconmovibles y por eso mismo, fueron ataduras, hostigamiento, inseguridades, dolor. Escribiendo construye el ñandutí de la obediencia, la voz cautiva que deletrea el llanto, la dentellada del felino”.

En ese poemario, Canto rodado, dio cuenta —dice Marga— de las ofrendas de sus amores: “Al río, que atraviesa varios de sus versos y su vida misma, río que me vuelve nido o me crucifica. A la madre de manos pequeñas y azules, narradora de historias y primera estrella en la fiesta de la harina. A las hijas, su carne florecida y deshojada, que serán las encargadas de mantener encendida la memoria familiar”.

También Luis Salvarezza se refiere a otra de sus obras: “Esta bella y profunda obra de Luisa Baggio tiene mucho de autobiografía pero a la vez de ficción, de retocada estampa de época (…) Como en Walt Whitman, quien toca este libro, se aproxima a ella, es decir a una mujer”.

Además de su apasionada labor literaria y artística, Luisa tuvo un fuerte compromiso democrático y en tal sentido fue en distintos momentos una activa militante por un radicalismo progresista. En ocasiones también fue candidata a diferentes cargos, como en las elecciones locales de 2015 en que integró la lista de candidatos a concejales en la lista que disputó las PASO de Cambiemos, acompañando al recordado Francisco Pancho Larocca, quien iba como precandidato a intendente.

Entre otras instituciones, Luisa Baggio integró el Centro Cultural Urquiza, cuyos integrantes la despidieron destacándola como “una figura extraordinaria cuya dedicación a la enseñanza y al enriquecimiento cultural dejó una huella imborrable en nuestras vidas. Como socia fundadora y activa participante de nuestro centro, Luisa no solo compartió su vasto conocimiento, sino que también inspiró a generaciones con su pasión y compromiso”.

Aseguran además que “su legado perdurará en cada alumno que tuvo el privilegio de ser guiado por su sabiduría y calidez humana. Hoy, mientras lamentamos su partida, recordamos con gratitud sus contribuciones invaluables al tejido cultural de nuestra comunidad”.

“A la familia y amigos de la profesora Baggio les enviamos nuestro más sentido pésame y les acompañamos en este momento de dolor. Que encuentren consuelo en los recuerdos compartidos y en el impacto perdurable que Luisa ha tenido en tantas vidas”, concluye su mensaje la Comisión Directiva y los socios del Centro Cultural Urquiza.

El poeta Luis Salvarezza la despidió, en diálogo con esta Redacción, recordando que "compartimos innumerables encuentros literarios y antologías. Era muy cálida. A pesar de sus capacidades intelectuales y literarias, era insegura y hasta te diría frágil. Sin embargo supo manejar dificultades con mucha fortaleza. Ahora la percibo entre lavandas y obsidianas, amaneceres y gallos, en una calle celeste aunque de canto rodado, la percibo en la luz. Por todo lo compartido y los afectos quedará acá, muy cerca del corazón. Le acerco florcitas pequeñas con las que este triste momento le arme un ramo y quito de algunos de sus ángeles, plumas, para que se eleve".

Luisa Baggio, Luisita para quienes la conocimos y apreciamos sus talentos y su vocación por el bien común, será recordada como una de las mujeres que, con su pasión creativa y participativa, dieron forma a la cultura uruguayense.

Luisa en el río: uno de sus amores.

Un texto inédito

Compartimos un breve y hermoso texto inédito, gracias a la gentileza de su amiga y colega Marga Presas, quien nos acercó este, “uno de sus últimos escritos. Lo hizo en el taller de Belén Zavallo, en el Auditorio Illia a mediados de febrero”:

“Papá me lleva al lugar donde plantó la alfalfa. Los brotes verdes asoman sus cabecitas. Cuando crezcan vamos a traer los pollos para alimentarlos como necesitan los gallos de riña. Nos acercamos al gallinero. Él me pide que saque un huevo debajo de plumón tibio y húmedo. Tiembla el huevo en mi mano. Se me hunde la panza. Papá corre delicadamente los pedacitos de cáscaras. Un ojo cerrado y rojo empuja detrás del velo. Y empuja, empuja… estamos naciendo juntos”.

El velatorio se realizará este martes 30 de abril de 17 a 22 y mañana de 8 a 9 en Cochería Scolamieri. El día miércoles 1º de Mayo será realizada la cremación de sus restos en el cementerio Parque Jardín de Paz.

 

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Del 17 al 19 de mayo: la Agenda ¿A dónde ir? para este finde

¿A Dónde Ir?, la guía interactiva de eventos y espectáculos que ofrece EL MIÉRCOLES. Así, acercamos a …