BNA
Inicio » Cultura » El adiós a Manuca Santángelo: La reconocida artista se despidió a los 92 años

El adiós a Manuca Santángelo: La reconocida artista se despidió a los 92 años

Este miércoles, con 92 años recién cumplidos, dio su último adiós Manuca Santángelo, artista de circo y actriz de radioteatro, figura reconocida del teatro uruguayense, Premio Podestá 1992 entre otros galardones recibidos. Aquí un perfil de su dilatada vida artística y algunas pinceladas biográficas.

 

Nota relacionada: "PARA MÍ EL TEATRO ERA COMO RESPIRAR"

 

Su nombre era Manuela Victoriana Tejedor y había nacido en Victoria (Entre Ríos) el 12 de enero de 1926. Su padre fue el fundador del Circo “Hermanos Tejedor”, donde Manuca (como todo el mundo le decía) conoció a Raúl Santángelo, actor del circo, con quien se transformaría en cabeza de compañía de radioteatro con sus nombres artísticos: Raúl Jordán y Manuca Montes. Corrían los inicios de la década del 50.

Manuca había crecido bajo el influjo artístico de su padre y sus hermanos mayores, y, por eso, tan naturalmente como aprendió a caminar, se hizo contorsionista a los seis años. En esa vida, Manuca apenas alcanzó a cursar la mitad del ciclo primario. Años después decidió terminar su séptimo grado, cuando cumplió 50 años.

No obstante, el circo de su familia la había formado artística e intelectualmente: En parte gracias a la lectura de libros y obras de teatro, pero también adquiriendo conocimientos de música, canto, baile, oratoria y declamación, necesarios para ser dignos artistas bajo la carpa. A los quince años Manuca ya interpretaba los papeles de damita, como protagonista femenina en las obras que se representaban en el circo.

Ya en radioteatro, en 1952 trabajó en LT 2, de Rosario, y en 1953 inaugura las transmisiones de obras de radioteatro en LT 14, de Paraná, participando en la compañía teatral de su suegro, Felipe Santángelo (hermano de Héctor Santángelo, referente cultural de entonces, que hoy le da nombre al anfiteatro del Parque Urquiza, de Paraná).

Con su marido y su hija Zaída, llegó a Concepción del Uruguay en 1959 “justo en la época de la gran inundación”, recordó en un reportaje, pero atraída por la importante referencia de LT 11 (todavía Splendid) como radio regional. Durante los siguientes 15 años hicieron radioteatro en la radio uruguayense, además de transmitir distintas temporadas en  LT 15, de Concordia, y en CW 35, de Paysandú, República Oriental del Uruguay. El trabajo la llevó a las ciudades correntinas de Goya y Paso de los Libres, y nuevamente a la provincia de Santa Fe, a la capital y a Rosario.

En 1973, y luego de nacido su hijo Abelardo, Manuca perdió a su marido: “Fue una enfermedad muy corta, muy rápida, incurable”. Pero Manuca siguió adelante: en esos años integrando las compañías de Jorge de Torres, Rolando Acosta y Luis Roberto Volpi, en LT 11, aunque también viajó a Trenque Lauquen, Buenos Aires, a transmitir por radio LU 11; a Córdoba, y a Roque Sáenz Peña, Chaco.

Manuca arriba de las tablas: Su pasión.

En 1975 abandona el radioteatro, que ya perdía audiencia y comienza su etapa de participación en el teatro independiente, dirigida por Eugenia Orlegui, Cecilia Eliçabe, Enrique de Michele, Héctor Ferrari, Mario Lorán y Carlos Zelayeta.

En 1991 participa del Taller Latinoamericano de Teatro que se realiza en Concepción del Uruguay, y meses después viaja a Barquisimeto a presentar una obra en el Taller Latinoamericano de Venezuela. En 1992 le otorgan, en Buenos Aires, el premio Podestá a la trayectoria teatral, instituido por la Asociación Argentina de Actores y avalado por el Senado de la Nación.

En 2005 la Muestra Anual de Teatro Uruguayense, organizada por la Municipalidad de Concepción del Uruguay, llevó su nombre, y recibe el Premio Cimarrón, que otorga la Provincia de Entre Ríos a los artistas destacados.

En 2007, en La Rioja, el Instituto Nacional de Teatro le entrega el Premio a la Trayectoria, durante el desarrollo de la Fiesta Nacional del Teatro.

A fines de la década del 2000 hace sus últimas presentaciones actorales. Desde entonces, vivió ocupada en sus quehaceres domésticos, acompañada de sus familiares y vecinos.

El teatro argentino, el circo criollo, el radioteatro y la comunidad uruguayense la despiden hoy con enorme agradecimiento y profunda emoción.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Quichino y Américo presentan "Los hijos y los pájaros. Rimas y versos nómades"

Será este domingo 25 de febrero en el espacio teatral "Las Yotivenco" (Maipú 88). Empezarán …