BNA
Inicio » La Región » Estiman que el precio de la carne subirá por debajo de la inflación en los próximos meses

Estiman que el precio de la carne subirá por debajo de la inflación en los próximos meses

El precio promedio de la carne trepó 1,5% en junio, por debajo del 6% de la inflación. Estiman que la “recomposición” de los cortes vacunos podría llegar recién “a fines de la primavera”.

La inflación de junio desaceleró al 6% mensual y se ubicó por debajo de lo que esperaba el mercado. Más allá del aspecto estacional y un menor incremento en regulados, uno de los factores que contribuyó a una menor suba del IPC fue la moderación del rubro “alimentos”. Y, dentro de esta división, la carne jugó un papel preponderante.

De fuerte incidencia dentro de la canasta, los cortes vacunos vienen creciendo en los últimos meses por debajo del índice general de precios. Un hecho que quita presión y que, según algunas estimaciones, podría repetirse en los próximos meses.

Por caso, al analizar la evolución de la inflación de junio, desde C&T sostuvieron que la diferencia entre el dato oficial con las proyecciones previas de distintas consultoras, “estuvo en el rubro de alimentos y bebidas, que se desaceleró a 4,1% según el Instituto Nacional de Estadística y Censo (Indec), y que fue más fuerte todavía en el GBA (aumentó 3,6%)”. “La desaceleración del precio de las carnes fue mucho más fuerte para el Indec, que en el GBA registró alza de 1,7%. Por su parte, según el Indec las frutas bajaron más de 4% en junio, algo que no capturaron los demás relevamientos”, explicaron desde la firma.

Por su parte, desde CEPA remarcaron que “la moderación en los precios de la carne permitió, en parte, aplacar los incrementos del mes”. En tanto, desde LCG señalaron que la menor suba de alimentos “está explicada por una caída en Frutas y Verduras (3% y 5,9% mensual, respectivamente) ambos con alta incidencia de productos estacionales”, mientras que “Carnes exhibió una suba menor (+0,9 m/m)”.

Así, la brecha entre el valor de la carne y la inflación general se amplió en junio. Por caso, de acuerdo a los datos publicados por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), el mes pasado el precio promedio se incrementó un 1,5%, mientras que la suba interanual se ubicó en 71,3%: considerablemente por debajo del 115,6% que presentó la variación interanual del IPC.

Si bien también corren por debajo del nivel de precios minoristas, el pollo y el cerdo aumentaron más que los cortes vacunos: según el Ipcva, el cerdo subió 96,2% interanual y el pollo, un 100,5%.

Al respecto, un estudio del IERAL de la Fundación Mediterránea abordó el impacto que tiene el precio de la carne en la inflación general: “Se sabe que el fenómeno de la inflación es de naturaleza macroeconómico, que aparece y se sostiene en el tiempo cuando la política económica resulta displicente y el gobierno se excede en el uso del poder de señoreaje (emisión de dinero). Ahora bien, en la dinámica mensual, la tasa a la que crecen los precios de una economía puede verse afectada (en una u otra dirección) por cuestiones microeconómicas, como pueden ser el desequilibrio entre oferta y demanda en el mercado de algún producto relevante (en términos del gasto de las familias) o una revisión tarifaria en algún mercado sujeto a regulación del propio gobierno (caso de muchos servicios)”.

En ese contexto, el estudio remarcó que “la carne bovina es uno de los productos que más está contribuyendo a la baja de la inflación, a diferencia de lo que sucedía a comienzos del año, cuando su aporte iba en la dirección contraria”. “En los últimos dos meses, el precio interno de la carne ha crecido por debajo del 2% mensual. Por detrás de este fenómeno se encuentra un fuerte crecimiento de la producción de carne (que acumula un 10% en el primer semestre), que tiene mucho que ver con la sequía, la falta de pasturas, los problemas financieros y la necesidad de muchos productores de desprenderse de animales (importante aumento de la tasa de extracción de hembras) y acortar los plazos de engorde mediante sistemas intensivos. Se suma también una demanda externa firme en volúmenes, pero con mucho menor capacidad de pago que el año pasado”, remarcaron.

De todas formas, esta realidad podría modificarse en el mediano plazo. “Los niveles de encierre y los índices de reposición en feedlots garantizan una afluencia importante de animales para los próximos meses. Por tanto, una eventual recomposición de los precios (de cierta magnitud) podría llegar recién hacia fines de la primavera o durante el verano, cuando los corrales se empiecen a vaciar y la demanda interna se fortalezca por factores estacionales”, concluyeron desde el IERAL.

En la misma línea, desde el sector afirmaron a Ámbito que es probable que, hacia fines de septiembre u octubre, se vea reflejado un fuerte aumento en el precio de la carne, que puede ser “alrededor del 40% del valor nominal actual”.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Salto Grande incrementó la capacidad de su cuadrilátero para afrontar la ola de frío

A raíz de las necesidades transmitidas por CAMMESA, Salto Grande incrementó la capacidad actual de …