BNA
Inicio » Cooperativismo » Fueron los primeros

Fueron los primeros

Aquellos pioneros judíos que marcaron un antes y después.

El 12 de agosto de 1900 se fundó la primera cooperativa agrícola de la Argentina y de Sudamérica, por iniciativa de los pobladores judíos que comenzaron a vivir en la colonia Novibuco Nº 1 y que llegaron al país a instancias de la “Jewish Colonization Asociation”. Le dieron en llamar “Primera Sociedad Agrícola Israelita”, denominación que en 1928 cambió por la de “Cooperativa Agrícola Lucienville  Cooperativa Ltda.”, que se mantiene al día de la fecha

En noviembre de 2020,en plena pandemia, El Portal de las Cooperativas entrevistó a su  gerente a poco de cumplir la institución sus primeros 120 años de vida (Una empresa entrerriana cumplió 120 años y piensa en su comunidad).

Inicios humildes

Desde sus modestos orígenes hasta llegar en la actualidad a lo que es hoy una próspera entidad ubicada en Basavilbaso (departamento Uruguay), han acontecido muchos hechos que vale la pena describir.

El 12 de agosto de 1900, en un rincón entrerriano de la Colonia Novibuco Nº 1 de Lucienville, que pertenecía a la “Jewish Colonization Association”, se reunieron en la casa del colono Embón un grupo integrado por 17 personas, entre los cuales había 15 pobladores de la colonia, un maestro de escuela y el administrador de la Jewish Colonization Association, quien según testimonios de la época “ha sabido interpretar fielmente los altos ideales y nobles propósitos del Barón de Hirsch”.

Estos conceptos se refieren al desempeño que tuvo este funcionario en la tarea administrativa orientada a propender al bienestar de los colonos recién llegados al país e instalados en esta colonia.

En la primitiva y modesta vivienda del señor Embón, sentados sobre bancos rústicos o cajones vacíos, los asistentes escuchaban con atención la exposición del administrador de apellido Nemirovsky, que contaba con la colaboración del maestro de escuela Braslavsky. Entre ambos, habían comenzado un tiempo antes a preparar el terreno para sembrar la semilla del cooperativismo entre los recién llegados.

Durante su exposición, el administrador Nemirovsky dio a conocer la idea de “unión y solidaridad” y la necesidad de mantenerse organizados. Entusiasmados por las palabras del orador y con un concepto muy claro referido al respeto, la solidaridad y la ayuda recíproca, durante aquella memorable tarde 15 colonos fundaron una sociedad de Ayuda Mutua, que no tenía un carácter bien definido en sus comienzos, pero que poco a poco fue concretando objetivos hasta transformarse posteriormente en una entidad cooperativa.

En 1887, murió el único hijo del Barón Mauricio de Hirsch y ante tanto dolor exclamó: “he perdido a mi hijo, mas no a mi heredero, la humanidad recibirá mi herencia”. El Barón Hirsch comenzó a contemplar a la Argentina como punto centralizador de la corriente inmigratoria judía. De esta manera, tuvo origen su máxima obra filantrópica que fue la “Jewish Colonization Association”. La entidad de Basavilbaso lleva el nombre de Lucienville en honor al hijo del Baron Hirsch, cuyo nombre era Lucien.

Fuente: Página oficial de la Cooperativa Lucienville

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Reman “en dulce de leche”

Tienen una radio, pero denuncia no están incluidos en las pautas publicitarias que reparte el …