BNA
Inicio » Cooperativismo » Gurises que piensan a lo grande para hoy y mañana

Gurises que piensan a lo grande para hoy y mañana

No sólo comercializan productos agroecológicos, también sueñan con aportar pequeños-grandes cambios en nuestra forma de vida. Y lo demuestran con hechos concretos.

 

Por J.R.D. de EL MIÉRCOLES

La Cooperativa de Trabajo Gurises del Barro Limitada funciona en Concepción del Uruguay. En 2021 obtuvieron la matrícula, tras venir trabajando desde el 2019.

Como toda organización humana tuvo sus altibajos, pero lo más importante es que siguen adelante. Es una construcción colectiva que no sólo apunta a la alimentación sana privilegiando la producción agroecológica, sino cuidando el medioambiente e incentivando una forma de vida diferente.

Mateo Frades, actual tesorero, se tomó un tiempo para recordar cómo empezó, sigue y se proyecta la cooperativa: “Se fundó con la intención de institucionalizar el grupo humano que había y tener una estructura jurídica que permitiera ser un sostén, acompañar, ser una herramienta para poder llevar a cabo los proyectos que se estaban trabajando en ese momento, que potencie a las ideas que se estaban fundando en ese momento. Nació con la idea de trabajar con una filosofía relacionada a la permacultura (1). En un principio se trabajaba con lo que era la construcción con materiales naturales, construcción de barro, digamos. Por eso el nombre ‘Gurises del barro’. Y después apareció el tema de la producción de alimentos de manera agroecológica”, contó a EL MIÉRCOLES.

A partir de ahí comenzaron a enfocar las energías en esa dirección, con la venta de bolsones de fruta y verdura agroecológica, y después abrieron un almacén de ramos generales que funcionó hasta julio de 2022.

Alternativas

Tras el cierre de ese almacén empezaron a crear alternativas. Frades anticipó: “Nos estamos organizando para volver a la comercialización de fruta y verdura agroecológica. La realidad es que atravesamos un proceso de transición con el cierre del almacén que hizo que estemos un tiempo sin actividad. La idea, ahora, es poder remontar con esto y seguir dándole para adelante con los bolsones y los bioinsumos. En este momento estamos armando la cámara de frío, terminando de acomodar el espacio para volver a comercializar los bolsones de frutas y verduras agroecológicas. Somos referentes en la comercialización, siendo que acá, en la zona, más allá de algunas ferias y mercados locales que comercializan, no es algo que se consiga fácilmente, hay un gran espacio que nos lo ganamos con el laburo que hicimos con el almacén. La idea es volver con bolsones periódicos cada 15 días, hacer entregas con encargues previos, que eso lo hacemos a través de nuestras redes sociales y a través del teléfono de la cooperativa, específicamente. Lo vamos a estar avisando por las redes cuando venga la próxima venta, seguramente va a ser a mediados o fines de mes, a más tardar. A la vez, estamos produciendo, fraccionando y comercializando bioinsumos que son productos para la huerta, de origen natural o elaborados en base a plantas o a derivados de animales o minerales, y que son una alternativa a los agroquímicos o productos de origen sintético que ofrece el mercado”.

También detalló las diferentes opciones: “En este momento los bioinsumos (2) que estamos ofreciendo son Bokashi, que es un superabono sólido muy utilizado en la agroecología, incluso extensiva. También estamos comercializando cáscara de arroz, que se utiliza como sustrato para mezclarse con la tierra y ayudar a que tenga más porosidad y airearla; un biofertilizante (3) líquido llamado Biol; melaza, que es también un fertilizante derivado del proceso del refinado del azúcar de caña; azufre mineral, también en polvo, que es insecticida y fertilizante; y ‘Tierra de diatomea’, que es también un insecticida y fertilizante. En paralelo, estamos produciendo un compost que estará listo dentro de poco. Asimismo, proyectamos sumar nuevos bioinsumos para seguir ampliando los productos que ofrecemos y apuntar también a proveer a productores agroecológicos de la zona”.

Una apicultura diferente

En otro orden, el joven cooperativista sorprendió con una variante en la práctica de la apicultura: “Algunos integrantes se dedican a lo que es la apicultura, pero de una manera que busca un trato respetuoso con las abejas y el ambiente, buscando prácticas, utilizando insumos y materiales con una lógica de buscar el menor impacto y la menor modificación de las condiciones de vida de las abejas”.

Compostaje y aguas

Luego, comentó sobre otra opción que manejan: “Hay expectativas de proyectos de trabajar con el compostaje (4). Dentro de poco vamos a comenzar a comercializar los que son composteras domiciliarias. Hay proyecciones también para pensar algún tipo de planta de compostaje un poco más grande de la ciudad para poder compostar o reciclar residuos de poda, o residuos orgánicos compostables de cualquier otro generador, como podrían ser actividades agrícolas. A su vez, otra temática que estamos dándole forma es el tratamiento ecológico o regenerativo de las aguas domiciliarias. Esto es lo que ahora se le llama biodigestores (5). Esto sería algo similar, excepto que se piensa darle un uso final a esa agua que generamos en nuestros hogares, ya sea que vaya a un estanque con fines ecológicos como atraer insectos, flora y fauna, o que vaya a puntos de infiltración y se utilice para riego de árboles, etcétera. Esto puede ser aplicado también para viviendas o, a mayor escala, para barrios. Es muy interesante otra variante de esta línea, relacionada a los baños secos, algo que va de la mano con esta filosofía de la permacultura. Como otra parte de la cooperativa es la bioconstrucción (6), que sería construcción en madera y barro, es otra actividad que se está llevando a cabo”.

La economía que preocupa

“La realidad económica es la verdad que se siente. Este tiempo que estuvimos parados se juntaron varias cosas, cuentas y demás, pero la idea es ponernos al día y poder proyectar incluso nuevas formas de continuar, digamos, y que de algún modo podamos hacer que la cosa funcione y nos sustente económicamente. En cuanto a las expectativas, la realidad es que estamos también en un proceso en el que estamos revisando y analizando cuál es el camino que queremos o adónde apuntamos a largo plazo”, contó.

“A mediano plazo hay muchas ideas para generar trabajo e ingresos dignos, poder crecer también y que, cada vez, seamos más sin que haya precarización laboral ni explotación, etcétera. Nos gustaría poder proveer o abastecer a productores locales que trabajen con agroecología o que quieran llegar a eso y que estén en transición. También nuestra idea es apuntar hacia ahí y, de algún modo, ser esa pata que se le llama biofábrica, que es una parte importante para lo que es la producción agroecológica”, cerró Frades.

El espacio de la cooperativa, en la actualidad, funciona en Posadas 2846. El instagram es coop.gurisesdelbarro y el facebook es gurisesdelbarro. El número de whatsapp es 3442 54 1010.

 

1: ¿Qué es la permacultura,2: ¿Qué es un bioinsumo?, 3: ¿Qué es un biofertilizante?, 4: ¿Qué es el compostaje?,5:¿Qué es el biodigestor? 6: ¿Qué es la bioconstrucción?

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Informaron que existen 64 cooperativas escolares

“Muchos egresados la han adoptado para llevar adelante sus emprendimientos” dicen sobre sus valores. Con …