BNA
Inicio » Deportes » Hasta el próximo entrenamiento

Hasta el próximo entrenamiento

El conductor de “Tiempo Muerto Basquet” –ex jugador y también entrenador– despide en estas emotivas líneas al gran Mario Alberto González, una leyenda  del básquet uruguayense.

Tucumano 01

Por PABLO JAVIER GRATTAROLA

 

Y la vida nos metió un terrible foul de ataque, esos que te desparraman, esos que te tiran al suelo y parece que no te  podés levantar; estaba así, sin poder hacer nada, tirado, pero lo escuché claramente ¿¡PODÉS!?….Y entonces, como nos enseñaste, nos levantamos como sea, nos sacudimos un poco la camiseta, acomodamos las medias y arrancamos….

Nos duele todo, pero ¿cómo vamos a abandonar? Si siempre quisiste que salgamos de todas las malas que se nos crucen, y nos enseñaste a respetar al rival en cualquier circunstancia… Entonces esta vida, pasa a ser un rival a reverenciar y por eso seguimos…

Nos sacudimos la “roja”, que nos enseñaste a amar, esa que miles de tus gurises llevan tatuadas en el cuero, y sacamos pecho y seguimos… hoy tratando de recordarte, porque sé que juega el “Rojo” y no te voy a ver.

Diste la última práctica, fue eso, estabas en el centro de la cancha como tantas veces y todos alrededor… ¡y no picaba ni una pelota !! Te saludó (José Eduardo) El Pato, de la Platea en la  esquina abajo del aro, (Jorge) el Colo no podía hablar, Huguito quería despedirte en la cancha de afuera, esa que le dejaste “un surco”, la llenaste de básquet, donde debes haber pisado más de una zapatilla y bajado algún que otro pantalón.

Tucumano02

Seguimos en el Paccagnella. Miraba al banco para ver si estabas, me fui hasta ahí, atrás tuyo como tantas veces, y pasó Juan Luis y con un “toque” con la pata… recordó el “entrá”….Sí, todos tenemos miles para recordarte…

Nos enseñaste en el básquet y en la vida, nos marcaste de gurises: valores, amor a la camiseta, responsabilidades, respeto… nunca fui “El Gordo” para vos, siempre Javi, el Indio era Gabriel, Mogolo era Gustavo, “El Cabezón” era Matías, Mamadera era Juan Luis y eso nos quedó claro. Todos teníamos nombre. El único que ligaba era Aldo, que ese sí, era “Parral”.

Dicen que sos un referente del básquet local, provincial y más … Yo te vi muchas veces con gente que te aprecia y mucho. Recuerdo el papá de un mini de River, que fue árbitro, sentados en el Microestadio y contándome anécdotas tuyas.  Recuerdo en Capital, Argentino de Juveniles, un relator de Santa Fe que en el medio del relato mandó a preguntar al banco de Entre Rìos si había algún pariente, porque te había reconocido y feliz de verte, quería asegurarse de que eras vos. Y contó que había visto muchos jugadores, pero ninguno lo había deslumbrado tanto. Y estaba jugando Ornella. Así que habían pasado unos años…

Tenemos muchas cosas para agradecerte, muchas más para valorarte. Nos dejaste marcados a fuego, VALORES, eso que escasea tanto hoy en dìa.

Sé que armarás algún picadito con la Culebra, el Gordo, el Ruso, Jorge, y muchos genios más, seguirán desparramando talento, sonrisas y amistad, pero siempre te vamos a recordar, en algún “sin picar dije” o “largue”o algún otro “podés”. Alguien tocará mi espalda justo del lado opuesto al que me dé vuelta… Sé que la llama queda intacta, porque queda tu herencia roja, desde Chiqui a Milo, pasando por Claudio, los gurises, los nietos y todos los que aprendimos a querer el club, siempre sabremos que estarás allí, en el club, quizás jugando un tenis criollo, con los lentes de sol, o por la cancha de padel, mirándonos desde algún lado y sabremos qué es lo que tenemos que hacer…. Porque sabemos claramente lo que nos enseñaste, caballerosidad y respeto.

Fuiste gran parte de nuestras vidas. Hasta estos días, que cuando nos cruzabas, te interesabas por saber cómo andaba cada uno. Siempre festejaste nuestros éxitos, y nos defendiste como un león, por eso que te vamos a recordar con más de una anécdota y más de miles de sonrisas,

Gracias por ser y hacernos de Rocamora. Gracias por tu amor al club, aprendimos a quererlo.

Gracias por los principios de vida, aprendimos a valorarlos.

Gracias por inculcarnos los principios de un deportista, aprendimos a respetarlos…

Hasta pronto Mario Alberto “Tucumano” Gonzalez… Hasta el próximo entrenamiento.

 

Fotos: Javier Grattarola / Archivo de Cunito Andisco

 

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Mirta Casse y su gran labor en el Master Nacional de San Luis

San Luis reunió al atletismo master de todo el país que, durante 4 días, disfrutó …