BNA
Inicio » Deportes » Informe: Lo que dejó la campaña de Rocamora

Informe: Lo que dejó la campaña de Rocamora

Pasaron varios días desde que la actual temporada de la Liga Argentina de Básquetbol llegó a su fin para Tomás de Rocamora, después de 40 partidos y sin haber logrado meterse en la instancia de playoffs de la Conferencia Sur. Fue, sin dudas, una performance muy floja la del Rojo donde apenas consiguió 14 triunfos y sufrió un total de 26 derrotas. Esos guarismos invitan a no tener que realizar más análisis de los necesarios pero bien vale la pena repasar lo que dejaron los números de esta nueva participación.

 

Antes de ingresar en los detalles finos es loable destacar que para el equipo uruguayense esta fue la séptima participación consecutiva en la segunda categoría del básquetbol argentino, un hecho no menor. También hay que tomar en cuenta que en las tres primeras participaciones, 2011/12, 2012/13 y 2013/14 se jugó con descenso y el equipo se mantuvo en la categoría. En las dos primeras no llegó a ingresar en playoffs y en la tercera sí aunque quedó eliminado a manos de San isidro de San Francisco (3-1).

 

En las siguientes tres campañas (2014/15, 2015/16 y 2016/17), sin la presión del descenso, el Rojo fue apostando a ser protagonista con equipos jóvenes. La primera de estas tres últimas tuvo un plantel con un promedio de 21 años y en playoffs –se jugaban sí o sí- quedó afuera; otra vez a manos de San Isidro pero esta vez por 2-1. En la dos siguientes se armaron planteles competitivos, peleando los primeros lugares, pero en los playoffs tampoco se pudo avanzar. Gimnasia de La Plata y luego Atenas de Patagones se erigieron como verdugos, respectivamente.

 

Un mal comienzo

 

Juan Manuel Varas había reemplazado en el puesto a Cristian Santander de cara a la Segunda Fase de la temporada 2016/17 y fue ratificado en el puesto para la actual. La dirigencia apostó a lo que había hecho, a su trabajo al momento de tomar un plantel que no venía bien pero que el entrenador que se formó en el club –pasando por todas las categorías- supo enderezar y llevarlo a una instancia de playoffs donde fue eliminado por Atenas teniendo desventaja de localía y con aquellos imborrables fallos arbitrales que lo perjudicaron grotescamente.

 

Pero esta campaña Varas no las tuvo todas consigo desde el comienzo, perdió los primeros seis partidos dejando un imagen de equipo al que le costaba cerrar los juegos ya que cayó por casi nada afuera y a continuación los dos encuentros que tuvo de local los dejó escapar en suplementario (ante Platense y La Unión) habiendo tenido todo a favor para cerrarlos. Fueron golpes duros que llevaron a dos nuevos tropiezos como visitante para recién poder sacarse la mufa en la séptima presentación.

 

El equipo continuó con un andar dubitativo y ya sin perder por poco sino que sufrió un par de reveces por amplia diferencia. En la Primera Fase solo logró ganar dos partidos consecutivos y ambos fueron como local, el primero ante Temperley y enseguida contra Parque Sur con un gran 72-46. También sirvió ese partido para sumar el tercer triunfo en fila en el Paccagnella y empezar a pensar en positivo. Pero la recuperación no fue definitiva y la gira por Neuquén culminó con dos derrotas por un simple cada una.

 

La División Centro Sur mostró a Rocamora anteúltimo, con solo 4 triunfos y 10 derrotas. No se pudo ganar de visitante y hubo 3 amarguras en casa. Sin dudas muy poco para lo que se esperaba de este plantel. El porcentaje de efectividad fue del 28.6% y para la Segunda Fase se arrastraron solo 9 puntos; algo que obligaba a una urgente mejoría.

 

Cambios para bien

 

Para el 2018 el Rojo decidió el recambio de extranjero y la apuesta fue más que un acierto. La llegada de Gary Eugene Jonhson le dio al equipo una presencia en la pintura que no había logrado y, principalmente, mucho gol. Rápidamente el ex Universidad de Texas se transformó en la principal carta ofensiva. A ello se sumó la incorporación del juvenil Franco Baralle quien venía de Atenas de Córdoba con buenos antecedentes y una mochila cargada de esperanzas de poder sumar minutos en otra categoría.

 

Rocamora ganó los tres primeros partidos del año, superado incluso a dos rivales de porte como Deportivo Viedma y Estudiantes de Olavarría. Sin embargo, el equipo no pudo hacer pie y sufrió cuatro traspiés consecutivos; dos en la ruta y dos más en casa. Si bien después logró recuperarse y ganarle a Atenas en Patagones en la ruta nunca logró afirmarse y quedó claro que iba a tener que pelear en los últimos lugares. Un golpe duro fue la derrota en el Paccagnella frente a Parque Sur en tiempo suplementario y también después de haber jugado para ganar y quedarse con las ganas.

 

Lesiones y recambios

 

Al juego bipolar que traía el equipo empezaron luego a sumarse complicaciones. Joaquín Deck fue el primero en padecer una lesión y perderse algunos juegos, pero después sufrió otra más grave que prácticamente lo dejó afuera de temporada. Casi al mismo tiempo Marcos Jovanovich aquejó un esguince de rodilla y más allá de sus ganas de estar hubo que salir a conseguir un reemplazo. La opción más viable fue el corte del uruguayo Gastón Semiglia para incorporar a Terrance Motley y contar con más opciones en el juego interno.

 

Ya confinado a tener que pelear por no quedar en el último lugar el Rojo hizo lo que había que hacer y le ganó bien a Ciclista Juninense como local para asegurarse la permanencia. Había una mínima chance de poder meterse en los playoffs aunque había que ganarle a Platense, algo que desde el principio asomaba como complicado teniendo en cuenta que el Calamar peleaba por el 1 de la Conferencia. Allí murieron entonces todas las ilusiones y hubo que resignarse a mirar cómo los demás seguían su camino.

 

Fueron 10 triunfos y 16 derrotas en la Segunda Fase. El equipo quedó anteúltimo con 45 puntos, los mismos que Gimnasia pero con la ventaja de haberle ganado los dos encuentros en esta instancia al Lobo platense. La efectividad alcanzó un 38.5%, el promedio de goles a favor quedó en 81.7% y en 81.8% los puntos en contra. De los festejos 7 fueron en el Paccagnella y 3 tres en tierras ajenas.

 

Números finales

 

Solo Agustín Lozano y Martín Gandoy pudieron estar en los 40 partidos. El base cordobés promedió 6.9 puntos y 3 asistencias, y el escolta 15.1 puntos y 6 asistencias; siendo uno de los más efectivos de la Fase Regular. Joaquín Deck, en 31 juegos, promedió 13.7 puntos, 4.9 rebotes y se destacó en el rubro bloqueos con 1 por partido. El alero Gastón Semiglia, que disputó 34 partidos, tuvo el mejor promedio de triples con 2.2 y también el de libres llegando a una efectividad del 86.7%. Su promedio de gol terminó en 13.6.

 

Párrafo aparte merecen las labores de Johnson y Baralle, quienes lograron cambiar la imagen del equipo. El norteamericano promedió 20.6 puntos y 7.9 rebotes en sus 24 partidos. Estos números con coinciden con los oficiales de la AdC pero por el hecho de que en el último duelo con Parque Sur le acreditaron solo 10 de los 28 que convirtió; los otros 18 se los otorgaron a Jerónimo Occhi, quien ni siquiera estuvo en la cancha. La frescura del base cordobés, por su lado, lo llevó a terminar 10.9 puntos y 2.1 asistencias en 24.7 minutos de los 24 cotejos en los que estuvo.

 

A grandes rasgos estos fueron los números más importantes de la campaña que no fue lo que se esperaba. Lo otro para no pasar por alto es la apuesta del club a seguir dándole oportunidades a sus jugadores: Galo Impini, Francisco Pag y Guido Dellavedova fueron los U23; Justo Catalín y Tomás Verbauwede promediaron 3 minutos, en tanto que Ignacio Fellay y Jerónimo Occhi también tuvieron la chance de estar. El sabor a poco, de todas formas, quedó en todos y ahora solo resta que se puedan sacar las conclusiones que hagan falta para potenciar lo que se hizo bien y poder corregir lo que estuvo mal. De eso se trata.

 

Informe: Mauricio Galarza (Prensa de Rocamora).

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

El desprecio del Gobierno nacional por el deporte en general y el olímpico en particular

Sin plata para los deportistas amateurs, ni designaciones de funcionarios que tomen decisiones.   En …