Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Cultura » José Castro y su disco: como el río, nuestro, continuo y marrón
“PERFIL DE LUZ Y SILENCIO. CANCIONES Y TESTIMONIOS”

José Castro y su disco: como el río, nuestro, continuo y marrón

Este sábado se presenta el disco de José Castro “El Chamarritero”, que compila canciones y testimonios de este gran artista popular uruguayense, producido y realizado por los jóvenes músicos del Movimiento “De Costa a Costa”. El título del trabajo responde a una canción homenaje de Antonio Del Rio. A los 84 años, El Chamarritero recibe así apenas una parte del reconocimiento que merece.

 

 

Con Florencio López y Sampayo.
Con Florencio López y Anibal Sampayo.

 

A.S., del equipo de EL MIÉRCOLES

 

El Chamarritero, José Antonio Castro, está transitando la novena década de su vida. Y este sábado 17 de diciembre, a las 21.30 presentará, en el Auditorio Municipal “Carlos M. Scelzi” de Concepción del Uruguay, el que seguramente es su trabajo más importante: el disco de canciones y testimonios “Perfil de luz y silencio”, editado por el Movimiento De Costa a Costa (DCAC). El trabajo cuenta con 16 temas de sus autores favoritos de siempre (como Anibal Sampayo y Linares Cardozo), uno de su propia autoría (“Arroyo de la China”) y dos canciones inspiradas en él, una de Juan Izaguirre y otra de Antonio Del Río que da título al álbum. También cuenta con una “yapa”: ocho grabaciones con interpretaciones rescatadas del pasado (una en vivo con Sampayo), poemas y anécdotas.

Hace poco tiempo Castro fue noticia ante el olvido del Estado, que si bien lo había homenajeado con varios reconocimientos, le seguía negando la pensión al mérito artístico, iniciada 15 años atrás. Las gestiones de su hija Cecilia y el reclamo público permitieron que ese módico beneficio se concretara. Pero en aquel momento, Cecilia contaba que don José no estaba bien. “Es insulino dependiente, hace poco debieron amputarle una pierna y por la diabetes debieron hacerle varias intervenciones para que no pierda la vista”, explicaba. Pero también narraba que “los gurises del Movimiento De Costa A Costa le devolvieron parte de su vida: está en su biblioteca, organizando un reservorio de música entrerriana, está activo y con ganas”.

 

LA GRABACIÓN

Esas ganas y esa actividad fructificaron: un tiempo atrás, los jóvenes músicos y estudiosos impulsores del Movimiento comenzaron a fantasear con la idea de grabar un disco con él, para rescatar el notable aporte de este artista popular, que cantó y tocó con Aníbal Sampayo, Linares Cardozo y Florencio López y llevó la música entrerriana a escenarios de todo el país. Fue justamente en un homenaje a Sampayo, en Paysandú, en la semana de recordación del gran artista sanducero, cuando Facundo acompañó a José, en una presentación improvisada para la ocasión. “Y el Negro estuvo impecable, ahí con Ceci y Facundo surgió la idea”, cuenta Guille Lugrin. Hace poco, El Chamarritero estuvo en el homenaje de DCAC a Sampayo en Paraná. Y ahí también, cuentan, “la rompió”.

Con los músicos De Costa a Costa (Foto: de Juan Etchepare).
Con los músicos De Costa a Costa (Foto de Juan Etchepare).

 

 

 

El sueño se concretó antes de que se termine el 2016: concretaron la grabación. Vivieron ese proceso con un gran compromiso emocional, como lo testimonian las palabras de Facu Torresan: “Haber compartido este proyecto con él seguramente es de las cosas más valiosas que voy a atesorar a lo largo de mi carrera y de mi vida. Para mí es el máximo referente de mi ciudad, representante de una estirpe de folklore entrerriano que marcó toda una época. Su disco es una hermosa obra que refleja su vida con la guitarra y el canto”.

COMO EL RÍO, NUESTRO, CONTINUO Y MARRÓN

En un texto notable incluido en la gráfica del disco, Guille Lugrin (uno de los integrantes del DCAC) define y explica:

“José Antonio Castro nació en Concepción del Uruguay el 15 de abril de 1932 y al 2016 nunca la ha dejado, siempre estuvo acá. Por más andariego que haya sido su canto por festivales y teatros (repasemos: Cosquín tres veces, Tandil, Arequito, Posadas, San José de Mayo en Uruguay, el Teatro San Martín en Buenos Aires y podríamos continuar largo rato), por más caminos que anduviera su guitarra, él estuvo. Y está acá. Nuestro. Continuo. Marrón. Como el río.

Nieto de una lavandera del Arroyo de la China y de un pescador de esa misma correntada, José supo tener un padre acordeonista en los velorios de santos y de angelitos y una madre cantora de entrecasa. Como ya estamos viendo, el “Negro” es una leyenda llena de vida por donde se lo mire. Todo en él es legendario e infinito, 70 años de encordada, un rancho de adobe inundado el ’59, donde todavía vive con la Marga desde hace más de 60 años… a las claras, tiempos de infinitud.

Todo esto está en este disco donde canta y cuenta.El repertorio es perfecto: Aníbal y Linares, más alguna propia. ¿Qué más? José nos lleva del Paraná de tórridas barrancas al Uruguay de arenas brillantes.

Con Roberto Román, Anibal Sampayo y Linares Cardozo
Con Roberto Román, Anibal Sampayo y Linares Cardozo

 

De los ancestros negros esclavos, pasando por las montoneras federales, hasta un campo plateado de biznagas. Contrapone y sintetiza constantemente porque él no sabe más que ser lo que canta. Y canta lo que ha vivido y estudiado. Emoción e intelecto. Hombre completo.

Están, también, dos canciones entrañables que le dedicaran el Luli Izaguirre y Antoñito del Río, hombres de una generación intermedia que le escriben al Viejo, aquí interpretadas por las nuevas generaciones.

Este trabajo tiene el alma de Castro, unificadora e íntegra. José Antonio Castro, el Negro, El Chamarritero... Para algunos un patriarca del canto, para otros un testarudo, un obstinado. Para la ciudad de Concepción del Uruguay: un Ciudadano Ilustre. Para la provincia de Entre Ríos: un Adulto Notable. Para la Nación Argentina: un artista distinguido con la Mención de Honor del Senado. Para nosotros, o sea los gurises del movimiento De Costa a Costa: un Maestro, un amigo, compañero para siempre, porque siempre está y estará.

Como el río. Nuestro, continuo y marrón”.

 

POSTALES DE UN TORRENTE VITAL

Castro solo tenía una grabación de hace mucho tiempo, que no era profesional; un cassette producido en los años 80, con el título: “Simplemente José Castro”. Por eso también era tan importante un disco que reflejara su trayectoria.

La grabación fue una ceremonia de amor y devoción: los músicos de DCAC cuentan con emoción que José cantó como nunca, que disfrutó de las sesiones pese a la rigurosidad y las horas de trabajo, y que las anécdotas y relatos fluyeron con toda naturalidad, añadiendo a la obra el carácter documental que le da un matiz muy especial.

En esos testimonios don José recupera coplas anónimas, anécdotas con Anibal Sampayo preso en Concepción, con Mercedes Sosa, con Atahualpa Yupanqui, entre otras. El disco incluye además, literalmente, algunas imágenes del pasado, que aquí compartimos, a las que da marco un breve y sentido texto de autoría del Gordo Puchulu:

“Cuando José Antonio Castro llegó a Santa Cándida sintió el olor a río y retrocedió años –la memoria siempre es una canción al viento– para llegar a ese gurisito que se deslumbraba viendo a su mamá lavando ropa en las orillas para las señoras del centro y a su padre pescando el sustento cotidiano. Siguió feliz en ese caudal de recuerdos. Se adelantó unos años y vio a ese joven que se maravillaba con los arpegios de Abel Fleury en la casa de su maestro y se subía de pronto al escenario de Cosquín. Continuó saltando charcos como momentos de su vida. Y apareció enseñándole una melodía de Aníbal Sampayo a Mercedes Sosa y cebándole mate a un tal Atahualpa Yupanqui mientras componía “Sin caballo y en Montiel” en la peña Ñanderogamí con don Florencio López. Ya venido en el tiempo se miró adulto, sin perder su capacidad de asombro, visitando al maestro Linares Cardozo y bebiendo toda su sabiduría entrerriana. Todas esas fotos son el torrente que nutre su arte. Todos esos recuerdos son hoy canciones que toman la forma de este disco”.

Carátula del CD.
Carátula del CD.

 

FICHA TÉCNICA

El disco fue grabado en GEO Records los días 3 y 4 de septiembre de 2016, y mezclado por Germán Obispo y Alan Ramírez.

Incluye en “la yapa” una grabación en casa de Florencio López con la presencia de Eduardo Falú.

Los músicos participantes son Facundo Torresán (acordeón), Atahualpa Puchulu (guitarra) Angel "Pini" Muñoz (guitarrón), Guille Lugrín (voz).

Las fotografías son Juan Manuel Etchepare de la Cooperativa Proyecto Cardenal (tapa y contratapa), Eduardo Fisicaro, y archivo fotográfico de Cecilia Castro y Luis Gordo Puchulu. El arte de carátula y diseño es de Américo Schvartzman de la Cooperativa El Miércoles.

La edición fue posible gracias al aporte de la Municipalidad de Concepción del Uruguay.

Las entradas tienen un valor de 50 pesos y se pueden conseguir a través de facebook o al 15502263 (Cecilia Castro).

 

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Cuarentena día 77: ¿Quién fue Quelo?

Libros, música y entretenimiento para disfrutar en casa, siempre con artistas locales o de la …