BNA
Inicio » Novedades » La Amazonia y el Capitán Motosierra

La Amazonia y el Capitán Motosierra

Daniel De Michele reflexiona sobre la inconsciencia de los sectores del poder sobre la naturaleza y las consecuencias que todos pagaremos.

 

(*) Por DANIEL DE MICHELE

 

Nuestro Francisco I dijo: “La creación no es propiedad nuestra, ni menos aún sólo de algunos, sino un don maravilloso que Dios nos ha dado para que la cuidemos y la utilicemos con respeto en beneficio de todos.”

Antes de destruir la creación, la creación nos destruirá a nosotros”.

Mas allá de donde cada uno de nosotros nos ubiquemos en cuanto al dogma de Dios y la Creación, es claro que los sistemas naturales que habitamos tras miles de millones de años de existencia, han desarrollado mecanismos de adaptación propios, diseñados para dar continuidad al destino del planeta.

Esto no significa que en los 4000 millones de años de existencia de nuestro planeta, nunca haya pasado nada que pusiera en riesgo la continuidad y equilibrio de sus sistemas de vida. Ha habido desastres, cataclismos, diluvios y fenómenos de extinción de especies mas de una vez.

Solo que se trata de escenas esperadas de los sistemas naturales, como fenómenos de reacomodamiento del planeta para mantener un equilibrio interno en una compleja conjunción de fuerzas con las cuales los humanos poco tenemos que ver.

Antes del Siglo XX nunca los desastres fueron provocados por la especie humana, porque a pesar de nuestra evolución e intervención sobre la naturaleza, la magnitud de los cambios provocados fueron de bajo impacto como para desequilibrar nuestros sistemas naturales.

La naturaleza ha dispuesto desde siempre que el aire que nos rodea nos regalará el oxigeno que necesitan casi todos los sistemas vivos para subsistir y las plantas se llevaran el dióxido de carbono (CO2) que los seres vivos eliminan. La eficiencia de ese sistema es casi imposible de perfeccionar por la intervención humana.

Es esperable que los hijos de los que hoy vivimos en las llanuras, serán los primeros en padecer la megainundación que los obligara a huir hacia las alturas (donde hará un calor insoportable).

El equilibrio de los gases de la atmósfera no se alteró casi nunca, hasta que los humanos comenzamos a quemar carbón a gran escala para generar vapor para mover máquinas o calentar algo. La Revolución Industrial trajo la primera amenaza real a la naturaleza provocado por los humanos: la combustión con su esperada producción de gases liberados masivamente a la atmósfera. Ese fenómeno elevó la potencia delefecto invernadero natural,que nadie buscó.

El efecto invernadero ha sido naturalmente diseñado para mantener una temperatura en la atmósfera baja que permita la subsistencia de las especies. Es como una gran manta cubriendo la vida terrestre que evita el enfriamiento. Entre esos gases que forman la manta, el principal es el CO2. La especie humana ha elevado gradualmente el volumen de COal quemar mas y mas combustibles o provocando amplios incendios que elevan su producción y con ello el atrapamiento del calor en la superficie de la tierra pues ahora tenemos encimas tres mantas que en lugar de entibiarnos, atrapan el calor en la superficie terrestre.

Elevar constantemente la temperatura de la atmósfera baja, no es un fenómeno inocuo y hoy se conoce su responsabilidad en el cambio climático que comienza con el aumento de la temperatura media, que todos los seres vivos y la naturaleza debemos soportar año tras año.

Todos los procesos naturales son afectados por esta elevación de la temperatura del efecto invernadero exacerbado por nosotros al cargar la atmósfera de CO2 cuando -por ejemplo- quemamos la Amazonia.

Si a este incendio gigantesco se le agrega la desaparición de los árboles consumidores del COtalados por el “Capitán Motosierra” (apodo que los ambientalistas dieron a Bolsonaro), se establece un nuevo orden natural que además de terminar con los bosques nativos, terminará con la vida en todas sus formas por romper el equilibrio físico y químico del planeta al elevar la temperatura y el COde la atmósfera.

Eso no ocurrirá en mil años, ya se ha calculado las alteraciones progresivas de la temperatura año tras año y a 40 años se predice el derretimiento del hielo polar, con elevación global del nivel del mar. Es esperable que los hijos de los que hoy vivimos en las llanuras, serán los primeros en padecer la megainundación que los obligara a huir hacia las alturas (donde hará un calor insoportable).

Ni los lideres mundiales ni la ciencia tienen diferencias con este diagnóstico, todos saben que la perspectiva es negra y discutirán el Cambio Climático en un cónclave internacionalLos cultores del capitalismo salvaje y el Capitán Motosierra solo piensan en los tremendos agronegocios que una Amazonia limpia de árboles permitiría. Deberían oír al Papa un poco mas cuando nos recuerda que la Naturaleza jamás perdona…

-¿Por qué mientras queman y aran el Amazonas, no mandan a algún peón a comprar esos salvadidas color naranja pa´ la patrona y los meninos? Puede que los necesiten cuando arranque el diluvio…

eljibaro2002@gmail.com

(*) Artículo publicado en la edición gráfica del diario "El Pueblo" de Villaguay.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Crean tres Comités de Cuenca de Las Tunas, Perucho y Gualeguaychú

El Consejo Regulador del Uso de Fuentes de Aguas de Entre Ríos -Corufa- aprobó este …