BNA
Inicio » Cultura » La biblioteca personal de Juan Laurentino Ortiz es patrimonio entrerriano y se puede conocer

La biblioteca personal de Juan Laurentino Ortiz es patrimonio entrerriano y se puede conocer

1116 libros integran los anaqueles del fondo bibliográfico Juan Laurentino Ortiz que resguarda la Biblioteca Provincial, institución que se encuentra bajo la órbita de la Secretaría de Cultura de Entre Ríos. Además de libros, también hay un conjunto de muebles que pertenecieron al autor. La atmósfera creada por los elementos personales invita a conocer a uno de los exponentes culturales de la provincia. 

 

En 2015, y gracias a una donación familiar, el organismo provincial recibió los libros que integraban la biblioteca personal del autor de En el aura del sauce. Se trata de un repertorio en el que priman los ejemplares de poesías; pero también hay novelas, cuentos, revistas, libros traducidos por el mismo Juanele, y libros sobre música.

 

Ángel Puebla se desempeña como trabajador de la Biblioteca Provincial desde hace 17 años, y se dedicó a los procesos técnicos de catalogación y clasificación de estos libros desde el momento que fueron recibidos por la institución. Puebla explica que los libros están muy bien conservados y disponibles para lectura en la sala del organismo, ubicado en Alameda de la Federación 278 de Paraná. “La gran mayoría del fondo está integrado por poesías. Se nota que él era muy reconocido inclusive a nivel internacional”, expresó el trabajador.

Según el Decreto N° 3794 del -en ese entonces- Ministerio de Cultura y Comunicación del Gobierno de Entre Ríos, en 2012 la nuera de Juanele, Elena Sabella, había donado 13 libros a la Biblioteca Provincial, escritos por Ortiz, y un estudio literario sobre su obra. También había dentro de este primer grupo un CD con una entrevista al autor realizada por el periodista José Tcherkaski en el año 1967 (Colección Voces Fundamentales).

 

En 2015, y antes de arribar a la Biblioteca, el fondo bibliográfico y el mobiliario de Ortiz tuvo una brevísima escala en el Museo Histórico Provincial Martiniano Leguizamón, pero finalmente fue resguardado en el organismo de Alameda de la Federación.

 

En el expediente administrativo del trámite de la donación figura una nota de la heredera Elena Sabella, en la que expresa que los libros y mobiliario son donados al Gobierno de la provincia “con la finalidad de que sean conservados, resguardados y expuestos en la Biblioteca Provincial, (...) como una contribución al patrimonio cultural de la provincia”. Más tarde, a través del Decreto N° 4052, las autoridades del momento formalizan la segunda donación, le dan destino y comienza el trabajo de catalogación para poder llegar a los  usuarios.

 

El grupo de muebles reúne un escritorio de madera con vidrio, un sillón con almohadones, una repisa con dos estantes, una banqueta tapizada, otros dos sillones más pequeños, una estantería, un cenicero, un televisor de 14 pulgadas, un velador, un proyector super 8, y un combinado de discos marca Ranser; todo en un muy buen estado de conservación. “Las personas se acercan frecuentemente en busca de la visita de los muebles”, cuenta Puebla. Hoy están ubicados en el ingreso al organismo a la izquierda, frente a la oficina del director, con indicativos que lo destacan.

 

Con el mobiliario y los libros hojeados por Juanele, de alguna manera, se recrea una atmósfera hogareña cercana al universo cotidiano del aclamado poeta entrerriano. Quien se acerca no puede menos que figurarse su silueta con boquilla, entre las lecturas, el mate, sus gatos; y de alguna manera también una cosmovisión que se volvió poesía.

Sobre los autores de la biblioteca de Juanele

“La mayoría de los autores son nacionales”, explica Ángel Puebla. “Hay muchísimos libros muy interesantes. Recuerdo la dedicatoria de Juan Gelman a Juanele, también hay poemas de (Carlos) Mastronardi, (Alfredo) Veiravé que también tienen una dedicatoria. (Juan José) Saer le dedicó varios libros a Juanele. Muchos libros son de autores de Rosario, pues Juanele tenía mucho contacto con la ciudad. Él comenzó a publicar primero en Rosario, en las ediciones de la Biblioteca Popular Constancio C. Vigil”, añade.

En 1978, la periodista y autora Alicia Dujovne Ortiz, viaja a Paraná a entrevistar a Juanele. Según un breve extracto de la producción periodística que publicó el diario La Opinión Cultural, ella narra y cita: “Hacía listas de libros para la Biblioteca, que se puso al día con todo el pensamiento del mundo. (Cayetano) Córdova Iturburu vino a verla y se quedó sorprendido: "Pero ni en las bibliotecas de Buenos Aires tenemos esto", dijo. Yo "pescaba" y traía traducciones del ruso, del japonés,  literatura africana, todo. Descubrí, por traducciones francesas, a Panait Istrati y a Pasternak antes de que en la misma Europa los apreciaran tanto... Y de Rabindranath Tagore, que tradujo al inglés y al francés a los poetas hindúes, tomé cosas que traduje, algunas publicadas, otras, no. También Maiakovski. Muchas traducciones hice, muchas, de Aimé Césaire, de Senghor, antes de que los conocieran tanto... Con un amigo de acá, Rubén Turi, traduje varios libros de Louis Aragon. Y chinos, poetas chinos, porque me ayudaron unos muchachos de China que sabían castellano” .

Hilando en el tiempo y las derivas de aquellos ejemplares se puede inferir que muchos de ellos hoy tienen la posibilidad de ser recorridos por los lectores que se acercan a Alameda de la Federación.

Entre los destacados de poesía argentina se pueden enumerar: Emma Barrandéguy, Gaspar Benavento, Marcelino Román, Alfredo Veiravé, José Eduardo Seri, Juan Gelman, Carlos Mastronardi, Oliverio Girondo, Roberto Juarroz, Orlando Florencio Calgaro, Fermín Chávez, Jorge Luis Borges, Antonio Porchia, Ricardo Güiraldes.

También se registran en el inventario antologías de poetas salteños, libros históricos sobre Paraná de Beatriz Bosch y Ofelia Sors, y novelas y poesías de Juan José Saer.

Entre los poetas de otras nacionalidades se pueden hacer referencias a Rafael Alberti, Vicente Aleixandre, Carlos Drummond de Andrade, José María Arguedas, Luis Cernuda, Miguel de Cervantes Saavedra, Rubén Darío, Paul Éluard, Federico García Lorca, Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Jacques Prévert, Rainer Maria Rilke y César Vallejo, entre muchísimos otros. También hay antologías de antiguos poemas chinos, antologías mexicanas, uruguayas y alemanas.

El inventario registra también otras obras literarias de autores de la talla de Rafael Barrett, novelas de Fiódor Dostoyevski y cuentos populares rusos, obras de Joan Miró, Marcel Proust y William Shakespeare.

También libros de Simón Bolívar, Federico Engels, Sigmund Freud, Martín Heidegger, Friedrich Nietzsche, Igor Stravinsky y Lao-Tse.

Tarea bibliotecológica y de resguardo patrimonial 

Para anticiparse y proteger a los libros del paso del tiempo, los trabajadores de la Biblioteca realizan distintos procesos continuos. Ellos explican que para resguardar los libros primero se los cataloga y clasifica, luego se los digitaliza en el sector de preservación. Finalmente, también se ocupan del programa donde se carga digitalmente el libro. “Seguramente, en un futuro habrá una máquina para consultar las páginas y portadas del libro”, explica Ángel Puebla; pero actualmente todos se pueden leer en la sala de lectura.

Breve biografía de un poeta entrerriano

Juan Laurentino Ortiz, Juanele, nació en Puerto Ruíz, en 1896. El paisaje marcó a fuego al niño que más tarde convertirá esos elementos en protagonistas de sus poesías. De joven residió en Buenos Aires, realizó estudios de Filosofía y Letras. Allí se vinculó con políticos e intelectuales del anarquismo. Participó de la bohemia literaria porteña de los años veinte y trabó amistad con figuras literarias del ambiente. En 1915, Ortiz volvió a su provincia natal,  y en 1924 se casó con Gerarda Irazusta, con quien tuvo un hijo: Evar.

En Gualeguay trabajó como empleado público en el Registro Civil y llevó una vida retirada que no le impidió ejercer una notable influencia estilísticas sobre jóvenes generaciones. En 1942 se jubiló como Jefe del Registro Civil y se instaló en Paraná.

Juanele viajó a China y a la Unión Soviética. Lo hizo en 1957 encabezando una delegación de intelectuales argentinos.

El reconocimiento que su trabajo tuvo hacia los años 70 se vio alterado por la quema de ejemplares que se produjo durante la dictadura cívico militar, de los tomos de En el aura del sauce lanzada por la Editorial Biblioteca (sello de la Biblioteca Popular CC Vigil), en Rosario.

Falleció en 1978 en Paraná. Tenía 82 años.

Toda la literatura orticiana disponible para su lectura

En la Biblioteca Provincial, ubicada en Paraná, están disponibles no solo los libros que Juenele leía, sino también los que él escribió. Los primeros libros de Ortiz tuvieron poca difusión y no fue hasta 1933 que editó su primer poemario en Buenos Aires: El agua y la noche, con poemas escritos entre 1924 y 1932. Lo mismo ocurrió con el segundo, El alba sube, publicado cuatro años después, en 1937. Luego vinieron El ángel inclinado (1938), La rama hacia el este (1940), El álamo y el viento (1948), El aire conmovido (1949), La mano infinita (1951), La brisa profunda (1954) El alma y las colinas (1956) y De las raíces y del cielo (1958).

En 1971 varios poemarios se reunieron en tres volúmenes bajo el título En el aura del sauce, por la Editorial Biblioteca Popular Constancio Vigil de Rosario.

Una edición renovada y ampliada de la obra completa de Juanele se publicó en 2020 por Ediciones UNL, de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y la Editorial de la Universidad Nacional de Entre Ríos (Eduner). La publicación se presenta en dos volúmenes. El primero corresponde a En el aura del sauce. Además de los trece libros que componen En el aura del sauce, se le suma al final la sección A la orilla del aura, que incluye los poemas que hubieran pertenecido al hipotético cuarto tomo de la edición de Editorial Biblioteca. El segundo volumen se denomina Hojillas, y allí se encuentra la «otra» producción de Ortiz: los poemas no incluidos en En el aura del sauce y también las prosas, los ensayos, las traducciones y la correspondencia. A esto se suma una cronología, una bibliografía, un dossier de ensayos y una importante sección de notas.

De puño y letra

“Para Juan L. Ortiz” es el título de una obra que reúne parte del catálogo de libros que eran propiedad del poeta y que fueron donados por sus familiares. La publicación reúne un listado de libros que fueron dedicados de puño y letra por autores y autoras de Argentina y otros países a Ortiz a lo largo de su vida. La obra incluye también imágenes, una introducción y una breve cronología. La publicación fue realizada junto a Néstor Rodríguez, ex director de la institución en 2023.

Ángel Puebla también estuvo vinculado con esa producción y relata que la tarea fue muy placentera ya que encontró dedicatoria de autores de renombre, pero también de personas anónimas, como por ejemplo amigos y vecinos. “El era muy respetado”, afirma el bibliotecario y comunicador.

Institución al servicio de la memoria literaria

La Biblioteca Provincial es un organismo perteneciente a la Secretaría de Cultura de Entre Ríos, se encuentra ubicada en Alameda de la Federación 278 de Paraná. El origen está unido a la colección de libros reunida por el Profesor Antonio Serrano, quien entre 1973 y 1974 donó su biblioteca particular en su totalidad.

El organismo está especializado en literatura, sociología y lingüística, entre otras disciplinas. Con los años, la Biblioteca se ha ido nutriendo de sucesivas y diversas donaciones y en la actualidad dispone de un Fondo General y un Fondo de Autores Entrerrianos con alrededor de 200 mil títulos.

El solar donde funciona la Biblioteca (Alameda de la Federación 278) es la unión de dos viviendas construidas hacia 1870. Ambas tenían originalmente un planteo de la típica casa vestíbulo con zaguán y una sucesión de patios. Sus fachadas responden al gusto italianizante de la época y su arquitectura se encuentra caracterizada por muros con un basamento de mármol gris, amplias ventanas rectangulares con rejas de herrería elaborada y puerta de madera tallada.

Además del fondo bibliográfico de Juan L Ortiz, donado por los familiares, en la Biblioteca se encuentran los fondos de Antonio Serrano, Elio Leyes, Carlos Cejas, Marta Raimundo, Marcelino Román, Celia Montoya, Sergio Montiel, Carlos Musa, Antonio Turi, Francisco Berón Villa y Beatriz Bosch.

Junto a Ángel Puebla, también Adriana Gesell, Gustavo Romero, Leonardo Echenone, Luciano Nieto, Flavia Demuth y Daiana Lugren, se desempeñan en el organismo y colaboran con los usuarios consultantes de las lecturas, como así también llevan a buen puerto la catalogación, digitalización y mantenimiento de la biblioteca patrimonial.

La institución no realiza préstamos a domicilio, dispone en cambio de una renovada y acogedora sala de lectura con iluminación central natural que se encuentra abierta de lunes a viernes de 7 a 13. 45.

Informes

Biblioteca Provincial

Dirección: Av. Alameda de la Federación 278 - Paraná

Teléfono: 0343-4224308

Correo electrónico: bibliotecadelaprovincia@gmail.com

Facebook: Biblioteca Provincial de Entre Ríos

Producción de la Biblioteca Provincial: https://www.youtube.com/watch?v=vZ0lsUZQTas

Fuentes en esta nota:

https://www.autoresdeconcordia.com.ar/autores/89/perfil

Alicia Dujovne Ortiz - “El escondido licor de la tierra”. La Opinión Cultural; domingo 16 de abril de 1978 https://www.autoresdeconcordia.com.ar/articulos/781

Gigena Daniel - “Juan L. Ortiz, el escritor que se convirtió en mito”. La Nación; 25 de noviembre de 2018  https://www.lanacion.com.ar/opinion/juan-l-ortiz-el-escritor-que-se-convirtio-en-mito-nid2195645/

 

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Concretarán un taller de dirección teatral y montaje de obra

Realizarán un "Taller breve de dirección teatral con montaje de obras". La actividad es organizada …