BNA
Inicio » Cooperativismo » Lamentan su presente y les preocupa su futuro

Lamentan su presente y les preocupa su futuro

Llegaron a trabajar 40 personas en rubro construcción, hoy quedan 25. No tenían beneficiarios de planes laborales porque eran autosustentables.

La Cooperativa de Trabajo RH Positivo de la ciudad de Santa Fe se dedica al rubro de la construcción, parquizado, desmalezamiento, albañilería en general, elaboración de ladrillos de bloque de hormigón celular.

Si bien existen desde hace poco tiempo, está conformada por 25 personas, todas ellas están abocadas a la cooperativa, algunos en la parte administrativa, otros en la construcción y en la elaboración del ladrillo. No obstante llegaron a ser 40 personas sus integrantes, lo que se explica en las próximas líneas.

Los tiempos cambiaron

En la construcción por ahí son 2 meses de trabajo, se termina la obra y a lo mejor pasan 15 días hasta que se vuelve a conseguir”, explicó de entrada Raúl Martínez, presidente de la cooperativa.

Por eso en su momento habían optado por ampliarse a la fabricación de ladrillos, por eso explicó que: "Con la venta garantizábamos que pudieran hacer los retiros semanales o quincenales, pero este año bajó mucho respecto de cómo veníamos trabajando. Entre los nuestros nunca tuvimos gente que cobrará ‘Potenciar Trabajo’ (NdelaR:plan de trabajo estatal), como en otras cooperativas, porque los niveles de retiro que tenían nuestros asociados no permitían acceder a ese beneficio que tenían un tope”.

Incluso aclaró que: “En ese momento no necesitábamos la ayuda del Estado,hoy sí lo necesitaríamos, pero justamente el mismo Estado es el que atenta contra nosotros, no está cumpliendo el rol de salvaguardar los recursos que podemos llegar a tener”.

Recordó que llegaron a ser 40 personas en la empresa “la situación nos ha golpeado mucho a la construcción y a las cooperativas mucho más, el costo del mantenimiento del monotributo de cada una de las personas es muy alto”, lamentó ante El Portal de las Cooperativas.

Para agarrar un trabajo tenemos que ganar mucho menos y encima los gastos subieron mucho, tanto en los materiales, el transporte, el combustible,la electricidad”, describió.

La clientela principalmente que cuentan es del sector privado. Llegaron a tener stock de reservas,pero con el tiempo lo fueron liquidando, “estamos en el peor de los escenarios porque estamos vendiendo las joyas de la abuela. Esperemos que esto se revierta porque no podremos resistir mucho más, no somos una cooperativa muy grande”.

Martínez no recuerda una crisis de estas características,siquiera en la época de la pandemia, porque la construcción no se detuvo, “no tenemos esperanzas hacia adelante, creo que lo peor aún no pasó”, declaró.

Estamos tratando de generar recursos de otro lado, ayuda con otras cooperativas, tratando de unirnos y generar ideas, pero lo que no se genera lamentablemente es dinero, no hay circulante; tampoco me puedo endeudar pidiendo o asumiendo un crédito, porque no sé justamente qué es lo que va a pasar más adelante”, se sinceró.

Sobre el apoyo del Estado provincial sostuvo que: “Están todos como que están viendo qué hacer, no hay bajada de línea y mucho menos apoyo decidido hacia el sector”.

¿Qué es el hormigón celular?

Por último, Martínez explicó que el hormigón celular se utiliza para la construcción en altura, en los edificios. Tiene la particularidad de que es más liviano que el ladrillo un bloque más grande, es poroso y la característica es que es térmico, “podés poner hasta un soplete de un lado y no pase la temperatura hacia el otro, o hacer temperatura extremadamente bajas de un lado y del otro lado, no se enfría”, graficó.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

El proceso de producción de la mandioca

Si bien todo es natural, su maquinaria para la elaboración del almidón es costosa porque …