BNA
Inicio » Novedades » LAS SOMBRAS
"Temo de que el treinta por ciento de gorilas decimonónicos que componen el círculo aúlico de Mauricio Macri, se transformen en una nueva `Junta Consultiva´ que termine guiando sus acciones y que en lugar de dejarse instruir por la sombra ejemplificadora del General Lonardi, termine optando por la sombra de Aramburu" .
OPINIÓN

LAS SOMBRAS

El General Eduardo Ernesto Lonardi, nombrado Presidente por la Revolución Libertadora de 1955, (luego transformada en Fusiladora), quizás el más lúcido de los golpistas, entendió que la única manera de superar a Perón era acentuar aún más las conquistas sociales que habían conseguido los más desamparados, merced a su clarividencia estratégica y las circunstancias mundiales que hicieron posible su anclaje en el corazón del pueblo, y corregir las purulencias que trajo consigo el ejercicio omnímodo del poder, las alcahueterías oportunistas y los fanatismos que desdibujaron la República durante su gestión, para avanzar hacia un equilibrio que permitiera la sobrevivencia en paz de la Nación.

 

(*) Por JULIO DOELLO

 

Fue así que inició medidas tendientes a lograr la "reconciliación nacional", tomó contacto con líderes sindicales, y trató de imponer “el ni vencedores ni vencidos”, apotegma que verbaliza su fugaz paso por la historia argentina.

Pero perdió la pulseada y fue obligado a renunciar por los sectores más duros del Ejército y la Armada, y la cohorte de políticos resentidos que nunca pudo entender porqué la Unión Democrática, pletórica de académicos y de “gente bien” fue vencida por un cuartelero sagaz y bien avenido para una chusma a la que le inculcó la desobediencia y la lucha por sus derechos a cambio de que le entregaran el corazón.

Durante su corto gobierno, Lonardi intentó pacificar el país infructuosamente, manteniendo los cambios políticos y sociales que se habían gestado durante el gobierno democrático de Perón. Pero posiciones irreductibles dentro del ejército y los partidos de oposición aunados en la Junta Consultiva Nacional hicieron imposible este proceso, provocando su inmediata caída.

Su reemplazante, el General Aramburu, mantuvo como cuerpo asesor a la "Junta Consultiva" integrada por políticos pertenecientes a partidos de oposición y sectores manifiestamente elitistas, representantes de los poderes concentrados de entonces, refractarios a integrar “ al aluvión zoológico” como factor de poder real y objeto primordial de cualquier toma de decisiones políticas inteligentes.

Toda esta serie de equívocos, trajo consigo el ominoso fusilamiento del General Valle por su honrosa defensa de Perón, los fusilamientos de José León Suárez, la Resistencia genuinamente peronista, y posteriormente la aparición en la historia de esos Aliens justicieros de ideología indescifrable, que fueron los Montoneros, que pese al cañonazo expulsivo que les descerrajó Perón, en un histórico primero de mayo durante su tercer mandato, acabaron siendo finalmente funcionales a la aparición de Videla, autor de la mayor masacre que ha conocido la Argentina en toda su historia, después de la  felonía que implicó la perpetración del asesinato inopinado de José Rucci y la consecuente aparición de los psicópatas alternos de la Triple A.

Néstor y Cristina, dos ácratas de corazón fenicio fugados al sur apenas se vislumbró la catástrofe, que se enriquecieron durante el Proceso Militar y con su paso por la función pública a partir de 1986, detectaron en el 2003, que tomar la bandera de los desaparecidos  por los cuales no habían presentado ni siquiera un mísero habeas corpus en los tiempos de plomo, resultaba la mejor inversión para recuperarse de la claudicante base electoral que los ungió en el poder, y procedieron a erigirse en ficticios abanderados de los derechos humanos. Todos los torturadores seniles y algunos milicos asesinos a los cuales ya les  cloquean las rodillas, pagaron y pagarán sus culpas siendo juzgados por los tribunales de la Nación, gracias a Néstor y Cristina. Mientras tanto, los sobrevivientes de las bandas guerrilleras, entre los cuales podemos incluir entre otros a Kunkel, Vaca Narvaja y Verbitsky se adunaron al “Proyecto”, amparados en la prescriptibilidad de sus delitos y se transformaron en los mejores defensores de la “década ganada”.

Firmenich, Jefe absoluto de los asesinos de izquierda, vive tranquilo en España, sin que nadie se haya atrevido, dada la imposibilidad de instrumentar su extradición, que al menos de alguna señal pública de contrición por las numerosas muertes que consumó en los setenta.

Todo esto viene a cuento, para poder expresar mi temor acuciante, de que el treinta por ciento de gorilas decimonónicos que componen el círculo aúlico de Mauricio Macri, se transformen en una nueva “Junta Consultiva” que termine guiando sus acciones y que en lugar de dejarse instruir por la sombra ejemplificadora del General Lonardi, termine optando por la sombra de Aramburu para guiar la oportunidad que le brinda la historia de hacer que de una vez por todas, nos desprendamos de todo odio para abocarnos a pensar una Patria inteligente que le de cobijo y alimento al estómago y a los sueños de cada uno de sus sufridos habitantes, dejando atrás la profunda grieta de los desencuentros fomentados por el kirchnerismo y por aquellos que se niegan a reconocer como compatriotas a quienes lo han defendido con fervor y desesperación durante estos doce años, porque no conocen otro hogar ideológico que les garantice que podrán evolucionar, comer y educarse en paz.

Si Mauricio Macri se equivoca, el drama de Aramburu en Timote, tendrá una nueva versión pos moderna, y un émulo de Firmenich reaparecerá a puro balazo y cal viva para reciclar la tragedia.

 

(*) Escritor uruguayense, quien se define como un “peronista protohistórico”

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Israel-Irán: ¿Una escalada hacia la tercera guerra mundial?

La posibilidad de una contrarespuesta letal israelí al ataque iraní por el bombardeo contra su …