BNA
Inicio » La Ciudad » Linchamientos y violencia social

Linchamientos y violencia social

Efrain Hutt es un médico uruguayense que reside en Rosario, en un texto acercado a este medio sobre los linchamientos y violencia social, alerta que el miedo es generado muchas veces por quienes difunden las noticias.

linchamientos_0

(*) Por EFRAIN HUTT

Solíamos en Medicina tratar de determinar la etiología de las enfermedades, como un paso importante y previo en lo posible, para llegar a establecer tratamientos, que pudieran estar relacionados con los padecimientos de las personas, en cualquier etapa de su vida. Las Ciencias Médicas solían tener como obligatorios, todos los pasos de la Investigación Científica, de manera rigurosa, que llevaran a establecer los medicamentos a usar para combatir las enfermedades. Desde no hace mucho tiempo, el predominio de la “abstracción mercado” sobre todos los temas sociales, ha hecho que inclusive, aquellas Revistas especializadas de la Medicina, provenientes de Países avanzados científicamente, haya sido manejada desde las fuentes del poder, léase Fabricantes de Medicamentos, por asesores de los Comités de Bioética, influenciados por dichos Laboratorios, que los suelen alejar del principio básico de la Ética, cual es el riguroso camino científico de todas las investigaciones, sacando a la venta productos medicinales no del todo comprobados en sus efectos reales, o secundarios, con incidencia sobre poblaciones, por lo general de los países subdesarrollados, y que han provocado la muerte de miles o millones de seres humanos en esta parte Sur del mundo.

Recuerdo, que hace muchos años, cuando vine a estudiar Medicina a Rosario, no existían las llamadas Villas Miserias, llamadas por vergüenza social como Villas de Emergencias. Es como aceptar que una Emergencia puede durar más de medio siglo. Además, en un País tan extenso y rico en bienes materiales en su geografía, al igual que en la bonomia de sus gentes, solo puede atribuirse a la desidia o malas intenciones de los gobernantes, transformadores de la POLÍTICA en politiquería, el hecho de las migraciones forzadas por la falta de trabajo en gran parte de nuestro País, así también como por el hecho del deterioro de la naturaleza, con sus tierras, bosques y ríos, realizado por quienes se adueñaron de tierras que no siempre les pertenecieron.

En un intento de aprovechar las Ciencias Biológicas y trasladarlas a los sistemas sociales, podemos inferir que es muy importante el estudio de los factores etiológicos que promueven las situaciones de violencia individual o social, que nos van llevando, cada día con más frecuencia, a hechos crecientes en dicha violencia. Se puede discernir con mucha seguridad que la falta de concreción de los proyectos de vida, que cada ser humano lleva en su interior, suele ser uno de los principales factores que lleva a la violencia, primero reactiva y luego destructiva, según que el agente agresor sea superior en fuerzas y/o poder, a los integrantes del colectivo social que fueran excluidos. Este hecho no va pegado con exclusividad a las diferentes clases sociales, ya que quienes no pueden concretar sus proyectos de vida, si bien son mucho más frecuente en los excluidos del sistema, también alcanzan a clases altas en lo económico, que también tienen carencias afectivas deteriorantes, o en la falta de contención que los mayores deben brindar a sus descendientes. La avidez por el crecimiento patrimonial económico en el menor tiempo posible, conformando el carácter acumulativo social, lleva por lo general, a actos de violencia, que muchas veces no son tenidos en cuenta. Y ello tiene que ver, con que el símbolo de la Justicia, la señora con la toga blanca, la balanza y la venda que cubre sus ojos, muchas veces espía las situaciones económico-sociales de quienes van a ser juzgados, comportándose con carácter Lombrosiano.

Esta violencia destructiva va adoptando diferentes formas para manifestarse y en el mientras tanto, los demás integrantes de la sociedad, que se consideran como pacíficos ciudadanos, se conforman con decir que siempre pagan sus impuestos y que ellos son ajenos a la violencia.

Desde Hobbes para adelante, con su frase que nos decía, “Homo hominis lupus” (el hombre es lobo del hombre), tomada de Plauto, se considera que inevitablemente el ser humano lleva dentro de su condición de tal, dicha violencia como inevitable.

Estudiosos humanistas mas avanzados, como lo fuera el Psicólogo, Sociólogo y Filósofo humanista Erich Fromm, en una de sus principales obras, cual es, “Anatomía de la destructividad humana”, ha demostrado que tal frase de Hobbes es maléfica y no comprobable, ya que el ser humano lleva implícito en su ser, las posibilidad de ser tanto lobo como cordero o ambas cosas a la vez. No solo bajo la influencia de la genética, que es solo una parte en la conformación de las personalidades humanas, sino también por el contexto social dentro del cual el Hombre desarrolla sus acciones.

Hoy, quienes trasmiten en los Medios de Comunicación, conformando los cambios en los movimientos sociales, han sacado a relucir el término “linchamiento”, considerándolo como un estado definitivo de la evolución  del Hombre. Ignoran por supuesto el buscar en la etiología, los causales que dieron origen a la violencia en sus diferentes etapas. No hace mucho tiempo, un Ingeniero, que pagaba sus Impuestos, cambió mediante una bala, una vida humana por un pasa-casette.

Se trata de mostrar como iguales el significado de un robo, que por cierto implica violencia en mayor o menor grado, con un asesinato, justificando acciones punitivas por fuera de las leyes que rigen las sociedades, solo por mano propia. Quienes de esta manera proceden, por lo general agrandados por la complicidad de otros "pacifistas”, hacen “justicia” por sí mismos, ignorando que las Leyes en los Países existen y la Justicia es quien las debe aplicar. Allí sí, en su ensañamiento, demuestran parte de lo que dijera Hobbes, de que el hombre es lobo del hombre.

No caben dudas, que para frenar estos desvaríos sociales que van en detrimento de la armonía social y de las posibilidades de construir una sociedad solidaria, los ciudadanos, cualquiera sea su condición social o patrimonial, deben saber diferenciar hechos totalmente diferentes, como lo son el robo, muchas veces en pro de la sobrevivencia, del asesinato, que un grupo que se envalentona y se siente poderoso por la complicidad de quienes siguen su ejemplo, los constituyen en su apoyatura para dicha acción. Ambos hechos, que no sirven al crecimiento armónico de la sociedad, deben ser sometidos al juicio crítico y racional, de los poderes con los que cuenta un Estado, con un Poder Judicial, que reúna todas las condiciones para desarrollar sus actividades e impartir Justicia, sin espiar por fuera de la venda, que le incline siempre la balanza para el mismo lado.

(*)  Fue alumno del Colegio en el período 1943-1947. Luego se graduó de médico y posteriormente de Doctor en Medicina en Rosario donde reside. Ya jubilado, canta arias de óperas y brinda conferencias sobre temas de la Salud. Integra el Comité de Bioética del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA).

 

 

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Construyen un nuevo predio donde estuvo la peña “El Espinillo”

La ciudad tendrá un nuevo espacio para la agenda de la cultura y el deporte. …