Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Ambiente » Los monos aulladores podrían desaparecer en los próximos 30 años
Foto: Ilaria Agostini

Los monos aulladores podrían desaparecer en los próximos 30 años

Martín Kowaleski, investigador del CONICET, estimo que las especies de monos aulladores desaparecerán de sus ambientes naturales en los próximos 20 o 30 años debido a la deforestación de los bosques nativos y la fiebre amarilla.

En Argentina habitan cinco especies de primates no humanos y todas se encuentran bajo alguna categoría de amenaza, con poblaciones locales en declive, según la reciente clasificación de mamíferos que se realizó a nivel nacional.

Entre los llamados monos aulladores encontramos dos especies, el mono aullador rojo (Alouatta guariba clamitans) que es el más comprometido, se considera en peligro critico y fue incluido entre los 25 primates más amenazados del mundo, y el aullador negro y dorado, también conocido como carayá (Alouatta caraya) que se encuentran en estado vulnerable.

El profesional comentó que estas especies están en peligro de extinción entre otras causas por la deforestación de los bosques nativos. "Se avanzó sobre el ambiente de forma muy drástica, violenta y rápida" afirmo.

"Se avanzó sobre el ambiente de forma muy drástica, violenta y rápida".

Pero no es solo la perdida de su ambiente lo que los esta empujando a la desaparición, en la zona del noreste de Corriente y en el norte de Misiones, lugares donde se concentran las poblaciones más grandes de estas especies, en el año 2009 fueron afectadas por una ola de fiebre amarilla quedando prácticamente diezmadas, los monos aulladores casi desaparecieron de estos territorios.

Esto, sumado al grave deterioro de sus ambientes naturales, impidió la recuperación de sus poblaciones, llevándolos a refugiarse en las pocas areas protegidas de la región y a prácticamente desaparecer del entorno natural.

Es por eso que las alarmas se volvieron a encender este año cuando a mediados de abril el Ministerio de Salud de la Nación emitió una alerta epidemiológica por fiebre amarilla, la razón fue que en el estado de Santa Catarina en Brasil, fue encontrado un mono que habría fallecido a causa de esta enfermedad en febrero de este año.

Esta enfermedad no solo afecta a estos primates, sino que puede derivar en contagios a personas, por lo que se considera que "los monos aulladores son centinelas de esta enfermedad porque una vez que se infectan mueren en cinco días", explicó Kowaleski.

“En el caso particular de los carayá, no debemos perder de vista que tienen un papel fundamental para el cuidado de la salud pública de las comunidades, ya que actúan como centinelas epidemiológicos de la fiebre amarilla. La muerte de los monos en la selva nos da una primera señal de alarma, nos muestra que está circulando el virus y nos permite alertar a los responsables de las estrategias sanitarias para reforzar las campañas de vacunación en la población. Sin monos y sin selva, el virus va a llegar con mucha mayor facilidad a los humanos”, señala Ilaria Agostini, investigadora del CONICET y especialista en primates.

Por lo que la ausencia de monos en la naturaleza que sirvan como alerta de la aparición de fiebre amarilla antes de que llegue a zonas urbanas genera un grave problema sanitario, ya que la otra forma de saber la presencia de la enfermedad es a través de la captura y estudio de mosquitos infectados, una tarea mucho más compleja.

Conocer más acerca de la resistencia a virus que migran de animales a humanos (y viceversa) resulta fundamental en estos tiempos, en los que la pandemia del SARS-CoV-2 obligó a replantear múltiples comportamientos humanos.

Es por eso que desde el CONICET, organismos provinciales y diferentes asociaciones no gubernamentales, se esta trabajando en las provincias de de Corrientes, Chaco, Misiones y Formosa, en el Plan Nacional de Conservación de Primates de Argentina, para tratar de enfrentar las principales amenazas a las que se encuentra expuestos estos animales, como la destrucción de su hábitat debido al cambio en el uso de la tierra, el comercio ilegal y el resurgimiento de la fiebre amarilla, entre otras enfermedades.

Fuentes: Final Abierto TV / Conicet / Misiones Online

 

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Los combustibles vuelven a subir su precio este finde

Será del seis por ciento. Pablo González, presidente de YPF, reiteró que se trata de …