Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Política » Los ricos no quieren ser solidarios y Bordet no los quiere incomodar

Los ricos no quieren ser solidarios y Bordet no los quiere incomodar

El docente Víctor Hutt escribe este artículo donde no ahorra críticas al gobernador Gustavo Bordet. Lo cuestiona en su labor en los ajustes durante la gestión de Macri y por no tocar los intereses de los sectores más privilegiados de Entre Ríos, además por no aportar ayuda concreta a los docentes y estudiantes durante la pandemia, entre otros puntos.

 

(*) Por VÍCTOR HUTT

Es muy complicado hablar de derechas e izquierdas en la Argentina actual, caracterizada por el alejamiento de los debates serios de los medios de comunicación, de los lugares accesibles para la mayoría de la sociedad, de todas formas debemos decir que no hay en Argentina gobiernos de izquierda, que todos convalidan la explotación del hombre por el hombre, que todos convalidan que unos aporten el capital acumulado a como dé lugar y otros aportan la fuerza de trabajo y reciben a cambio una parte de la riqueza producida, quedando el patrón con una parte en forma de plusvalía y aquellos y aquellas que no encuentran donde vender su fuerza de trabajo son expulsados del sistema y sólo contenidos con insuficientes planes sociales.

Entonces debemos analizar o caracterizar a los gobiernos de derecha en tanto y en cuanto tienen como objetivos otorgar mayor o menor porción de la riqueza producida, mayor o menor garantía de derechos, mayor o menor contención de los y las trabajadores excluidos del sistema, etc., pero todo este análisis, pensando en los gobiernos actuales y anteriores, debe hacerse en el marco de lo que ideológicamente se conoce como derecha.

En ese marco de análisis quiero analizar al gobernador de Entre Ríos, Bordet, no como persona, que quizás es un buen tipo, pero su gobierno conceptualmente se ubica del lado de aquellos que tienen como objetivo disminuir la porción de riqueza de la clase trabajadora, que pretenden aumentar la plusvalía, que pretenden que los ricos acumuladores de capital se queden con la mayor porción de la riqueza generada por los trabajadores y que la contención del Estado a los excluidos sea cada vez menor.

¿Y cómo fue posible que Bordet vuelva a ser el candidato a gobernador en representación de un sector que enfrentó a sus políticas en conjunto con las políticas de Macri?

No debemos cometer el error de analizar solamente al gobierno de Bordet durante su segunda gestión, que se está dando en medio de una pandemia mundial, aunque observar sus decisiones nos confirma dónde decide hacer el ajuste.

El gobernador Bordet compartió la gestión con el gobierno nacional de Macri en su primer gestión, fue un gobierno caracterizado por el objetivo de reducir los ingresos de trabajadores activos y jubilados, que privilegió la acumulación de riqueza en pocas manos, si bien el modelo económico se define a nivel nacional, desde Entre Ríos se lo acompañó de varias formas para poder desarrollar esa forma de gobierno, podemos señalar dos indicadores, por un lado con el acompañamiento de los votos de sus legisladores para votar leyes que hicieron retroceder en los derechos a los trabajadores respecto del sistema jubilatorio, mientras un amplio sector del partido de Bordet se oponía con los votos y en una enorme movilización popular, sus legisladores convalidaron la ley a pedido de Bordet, incluso uno de esos legisladores que votaron a favor del avance oligárquico contra los derechos de los trabajadores, Bahillo, fue premiado por Bordet en su segunda gestión con un Ministerio; el otro gran punto donde Bordet acompañó el avance oligárquico de Macri fue en la pérdida del salario real de los trabajadores, haciendo perder a los trabajadores estatales un 20% de salario, una quita del salario de la clase trabajadora se dirige inevitablemente a la acumulación de la clase explotadora.

Cuando me refiero a Bordet, en persona, como responsable de este modelo anti trabajadores, lo hago porque lo quiero diferenciar de los militantes de su partido, de una gran masa de militantes que enfrentó las leyes de Macri en la calle mientras los legisladores de Bordet las aprobaban en el congreso, una masa de trabajadores de su partido que enfrentó el modelo de ajuste del gobierno oligárquico mientras Bordet lo acompañó con sus medidas económicas.

¿Y cómo fue posible que Bordet vuelva a ser el candidato a gobernador en representación de un sector que enfrentó a sus políticas en conjunto con las políticas de Macri?

Los ajustes salariales del sector público habilitan a los ajustes salariales en los sectores privados

Es un tema muy complejo para explicarlo en pocas líneas, parte de la explicación se debe buscar en la ley electoral, en las formas de construir listas de candidatos, en el alineamiento de caudillos políticos que aseguran sus negocios jugando a ganador, en un deterioro de la participación política que favorece a los poderosos, a poderosos que construyen su poder en base a las peores mañas de la política, a la facilidad que tienen algunos políticos de camuflarse entre las mayorías luego de haber favorecidos a las minorías privilegiadas, es complejo, pero más o menos por ahí viene la explicación de tener que sufrir una segunda gestión de Bordet.

De todas formas no había muchas opciones políticas en Entre Ríos, o las había, pero la gran mayoría de los votos eligieron sin elegir, porque había dos candidatos principales que representaban lo mismo, me refiero a Benedetti que representaba al partido de Macri y a Bordet, que representaba al partido antagónico, pero venía de acompañar ejemplarmente las políticas de Macri, daba lo mismo y el sector que representa el objetivo de reducir los ingresos y los derechos de la clase trabajadora logró juntar más del 90% de los votos.

No fue casualidad el resultado de la elección en Entre Ríos, donde ganaron Bordet y Macri, en las elecciones de provincia y de Nación, y quién mire con un poquito de suspicacia lo que sucedió se dará cuenta que, primero fueron las elecciones provinciales, en las que se vio poco esfuerzo de Benedetti para ganarlas, facilitando así el triunfo de Bordet y luego en las elecciones nacionales se vio mayor movimiento del sector de Benedetti y la quietud total del sector de Bordet, facilitando así el triunfo de Macri en la elección provincial.

La campaña de Fernández Fernández en Entre Ríos fue llevada adelante por la militancia del partido de Bordet que fue excluida de las listas de cargos, sin recursos y sin el aparato del partido, podemos hablar aquí de dos sectores, unos que tienen el poder y otros que tienen las banderas, pero quiero aclarar que esto es lo que veo desde afuera, no conozco como son las cuestiones internas, desde afuera se observa que los mejores cargos van quedando siempre para los mismos apellidos, que van logrando mejoras económicas personales a medida que van olvidando las banderas que los movían en sus juventudes y los que sostienen las banderas que levantaban en sus juventudes van quedando fuera de toda estructura de cargos.

Primero fueron las elecciones provinciales, en las que se vio poco esfuerzo de Benedetti para ganarlas, facilitando así el triunfo de Bordet y luego en las elecciones nacionales se vio mayor movimiento del sector de Benedetti y la quietud total del sector de Bordet, facilitando así el triunfo de Macri en la elección provincial.

Bien, salgamos de las internas partidarias, aunque no dejan de ser importantes porque permiten construir las estructuras políticas para desarrollar los objetivos ideológicos, y vayamos al modelo económico que estamos padeciendo los trabajadores entrerrianos.

Quiero aclarar que mi análisis se refiere a los trabajadores del sector público de Entre Ríos, pero entendiendo que la clase trabajadora es una sola, sin importar donde desarrolle su fuerza de trabajo y que los ajustes salariales del sector público habilitan a los ajustes salariales en los sectores privados, en este sentido debemos tomar como ejemplo el drástico avance oligárquico durante el menemismo, que comenzó con un masivo despido de empleados públicos que hizo crecer la mano de obra desocupada y de esta forma permitió bajar los ingresos de los trabajadores de sectores privados, cuando los trabajadores crecemos en derechos los hacemos todos juntos y cuando perdemos derechos también lo hacemos todos juntos, en este sentido los modelos de Estado generan políticas estatales que pueden favorecer la acumulación de capital o pueden favorecer el ingreso para los trabajadores.

Ahora pasemos a la segunda gestión de Bordet, recordemos que en su primera gestión generó la pérdida del 20% de los ingresos de los trabajadores, de la mano del gobierno de Macri, pero ingresó a su segunda gestión de la mano de un gobierno nacional que vino a hacer lo contrario, es decir que se cambió a un modelo económico que tenía como consigna cambiar el esquema de distribución entre ingreso de los y las trabajadoras y la acumulación de riqueza del capital concentrado, pero apenas iniciado su segundo mandato, en febrero, al momento de iniciar la paritaria con los y las docentes dijo, “esperen, no hay tanto apuro, voy a esperar un tiempo y en una de esas en abril me siento a discutir”, todo esto que hemos analizado hasta aquí fue sin la existencia de la pandemia de COVID-19 en Argentina.

De esta forma, por la política de Bordet en los años y meses previos a la pandemia, los y las trabajadoras ingresamos a la pandemia más de un 20% más pobres que antes de conocer a Bordet y los acumuladores de capital ingresaron más ricos por haberse quedado con esa riqueza perdida por la clase trabajadora.

La crisis pandémica trajo muchos males, pero no trajo males para todos y todas, el virus apareció por una casualidad de la naturaleza o vaya uno a saber por qué, no quiero entrar en ese análisis, pero los males se fueron repartiendo de acuerdo a las decisiones gubernamentales, allí podemos ver un gobierno nacional que destinó una gran suma de recursos para atender a más de 10 millones de trabajadores y trabajadoras que se quedaron sin ingresos, a ayudar a las empresas con los ATP para que no despidan trabajadores, pero detengámonos en el gobierno de Entre Ríos.

La Escuela pública se cerró de un día para el otro y se suspendió definitivamente el dictado de clases, pero este cierre se impidió porque las y los trabajadores de la educación comenzaron a convocar a los estudiantes de muchas formas, a muchos a través de Internet, pero un gran número de estudiantes no poseían medios informáticos y conectividad, por lo que se intentó llegar por otros medios, imprimiendo trabajos y repartiendo, por ejemplo.

En todo esto el gobierno entrerriano no aportó ni lo más mínimo, ni conectividad para los estudiantes, ni conectividad y recursos para los docentes que no lo tenían, tampoco aportó fondos para realizar la impresión de actividades para los estudiantes sin conectividad, como ya hemos dicho antes, el gobierno entrerriano abandonó la escuela a su suerte y fueron los trabajadores y trabajadoras quienes lograron recuperar a miles de estudiantes que estaban quedando fuera del sistema, de todas formas, más allá de los esfuerzos, muchos estudiantes quedaron fuera, pero no cualquiera, quedó fuera del sistema educativo el sector de estudiantes más pobres, porque la falta de recursos, esto es una obviedad, está relacionado con el sector económico al que se pertenece. Pero la escuela cumple otra función para los chicos y chicas, también es el lugar donde muchos pueden concurrir a un comedor, el gobierno entrerriano también decidió no atender esta crisis y mantuvo las partidas de comedores en montos muy diferentes a lo que paga un plato de comida uno de la clase capitalista, una comida de un pibe o una piba que concurre a un comedor entrerriano se debe hacer con la treintava parte de lo que puede comer un pibe o una piba de la misma provincia pero de diferente clase social.

El gobernador había dicho a los docentes que, en una de esas casualidades, en abril podría presentar una oferta salarial, pero no se dio la casualidad y fueron pasando los meses, el salario no se movió pero si lo hicieron los precios, la inflación y se siguió aplicando la fórmula oligárquica para bajar los salarios, que los salarios suban menos que la inflación, la inflación genera mayor acumulación de recursos del capital y si los salarios no crecen en el mismo porcentaje, se produce acumulación de un lado y empobrecimiento del otro, en Entre Ríos el aumento de los salarios hasta el mes de agosto fue del 0% y la inflación del 19%, lo que nos facilita el cálculo, 19 menos 0 es 19, 19% de pérdida del salario respecto a la acumulación capitalista generada por la inflación y en septiembre los salarios se mantienen en 0%, por lo que la pérdida superará el 20% y se sumará al 20% de pérdida generada en la primer gestión de Bordet.

En el medio de todo este desastre en la vida de una familia de la clase trabajadora apareció el reconocimiento de la emergencia por parte del gobierno de Bordet y la palabra solidaridad, una palabra rara en el lenguaje de ese sector de gobernantes que tiene como objetivo aumentar las riquezas de los que acumulan y odian la solidaridad, pero no deja de ser agradable al oído escuchar esa palabra.

Primero debemos aclarar que no se debe confundir la palabra solidaridad con la expresión justicia distributiva o distribución de la riqueza o combatir la apropiación de la plusvalía, no es solidario distribuir entre los trabajadores el producto de su fuerza de trabajo, no es solidario distribuir lo que algunos se apropian, no es solidario dejar de apropiarse de la riqueza, sólo es justo, solidario es entregar lo que alguien tiene por mérito propio.

El gobierno entrerriano no aportó ni lo más mínimo, ni conectividad para los estudiantes, ni conectividad y recursos para los docentes que no lo tenían, tampoco aportó fondos para realizar la impresión de actividades para los estudiantes sin conectividad,

Hasta aquí vengo haciendo exactamente lo que ha hecho el gobierno de Bordet al hablar de los recursos provinciales, sólo ha hablado de los recursos del Estado y de los salarios de los empleados públicos, pero los entrerrianos tenemos otros recursos, generados por los entrerrianos pero manejados y apropiados por un grupo pequeño de capitalistas que no se ha enterado de la crisis, sino que ha aumentado sus ganancias en medio de la pandemia, porque toda esa actividad que vemos en la provincia, industrias trabajando, la mayoría de los comercios vendiendo, la gente consumiendo, los campos rebalsando de alimentos y los bancos realizando sus operaciones financieras, todos movidos por la fuerza de los y las trabajadoras, generan riquezas, si no se traducen en inversión en las escuelas, en los comedores escolares y en los sueldos de los trabajadores, si no las recauda el Estado para fortalecer la garantía de derechos, quedan en pocas manos que se enriquecen a medida que las mayorías se empobrecen. En los discursos nos dicen que ha crecido el presupuesto destinado en salud, para afrontar la pandemia, pero lo que observamos es que el personal de salud ha perdido salario, también un 20% durante la pandemia que se suma al 20% de la primer gestión, tampoco observamos grandes cambios en los centros de salud que nos puedan convencer que ahí está acumulada la riqueza de los entrerrianos, que ahí estén los recursos que ha perdido la clase trabajadora.

Decía más arriba que algunos pocos pero grandes sectores acumuladores de riqueza han aumentado sus ganancias, aquí algunos datos:

El Banco de Entre Ríos, escandalosamente privatizado en la década del 90, que tiene como clientes cautivos a los trabajadores estatales y cobra tasas usurarias de hasta el 73% en préstamos que muchas veces se solicitan en forma obligada ante emergencias familiares, que realizar esta aberrante estrategia con la complicidad del gobierno entrerriano al ser su agente financiero, ha ganado en el segundo trimestre de este año 52 millones más que igual trimestre del año anterior y podría cerrar embolsando un 50% más que el año anterior, aquí la fuente de la información: http://www.noticiauno.com.ar/nota/6121-Ni-la-pandemia-los-detiene-en-los-3-primeros-meses-de-la-cuarentena-el-BERSA-se-llevo-mas-de-240-millones-de-pesos-de-los-entrerrianos. Los dueños del Banco de Entre Ríos Sociedad Anónima, que recibieron la adjudicación por 15 años más del servicio de agente financiero, ganan doblemente por sus servicios, le cobran casi 80 millones por mes a la provincia y ser el agente de pago de sueldos le asegura una cartera de clientes cautiva de miles y miles de trabajadores que deben consumir créditos con tasas que llegan al 73% de interés, considerando el Costo Financiero Total.

El gobernador Bordet decidió exigir aportes solidarios a los trabajadores que vienen perdiendo ingresos mes a mes y no al banco que está logrando ganancias escandalosas.

El Ministerio de Producción de Entre Ríos nos informa que en el primer semestre del año las exportaciones crecieron un 17% en volumen y un 5% en dólares respecto de igual período del año anterior, aquí la fuente: http://www.entrerios.gov.ar/minpro/index.php?codigo=3&cod=1941&codtiponoticia=1&noticia=ver_noticia&modulo=noticia.

Con este informe el gobierno de Entre Ríos nos muestra excelentes resultados en las exportaciones, el problema es que esa generación de riquezas no impacta en los ingresos de las mayorías trabajadoras de la provincia, sino que, combinado con la baja del poder adquisitivo, favorece a la acumulación de riqueza de los sectores del capital.

Bien, aquí solo mostramos unos números que tienen que ver con la distribución de la riqueza, cuando el gobierno habló de emergencia solidaria, creímos que la solidaridad se refería a estos sectores, que además no sería solidaridad sino distribución de la riqueza entre quienes la generan, pero no fue así. Lo que tenemos que entender es que el concepto de solidaridad del gobierno de Bordet viene a ser algo así: “les saco un poco a los trabajadores y jubilados que ganan algo más de la línea de la pobreza para sostener la administración de la provincia y posibilitar que los que ganan fortunas no tengan problemas generados por la pobreza de la administración”. Con los recursos de los trabajadores empobrecidos se han anunciado obras viales que van a facilitar la exportación y facilitar las ganancias de los más ricos. Vaya, pero qué concepto tan jodido de solidaridad el de Bordet.

En este aspecto de la ley de emergencia solidaria inversa, no podemos dejar de destacar la vergonzosa actuación de los legisladores, todos ex portadores de banderas de la clase trabajadora, que en tiempo record y ante la imposibilidad de movilización de los sectores afectados, votaron a favor de que a la crisis la paguen los trabajadores sin molestar a los millonarios apropiadores de riqueza.

Aquí debemos volver a comparar modelos, los sectores de la clase trabajadora, desde la más profunda conciencia de clase, acompañan el proyecto nacional de impuesto a las grandes fortunas para afrontar la crisis, en Entre Ríos sucedió exactamente lo contrario, no se tocan las grandes y crecientes ganancias de los sectores concentrados y se cobra un impuesto a ingresos que distan mucho de ser grandes fortunas, muchos de los cuales apenas asoman la cabeza por encima de la línea de la pobreza.

Cambian los modelos nacionales respecto a la distribución de la riqueza, pero los y las trabajadoras entrerrianas seguimos en manos de un gobernador que es un prolijo administrador que cuida las ganancias de sus patrones, que nos quiere mostrar como modelo de provincia prolija una provincia en que una maestra o maestro tiene un salario inicial que está bajando hasta la mitad de la línea de la pobreza y que esa inconcebible caída se produjo principalmente durante sus gobiernos y lo mismo sucede con el personal de enfermería, con el personal auxiliar de las escuelas, con los sueldos de la policía, que como conocedor de las ciencias económicas no siente nada interiormente al ver que su agente financiero cobra tasas usurarias a los y las trabajadoras de su provincia, que ante los reclamos dice que no tiene, que no puede, que no hay recursos y no es capaz de pensar y sostener una reforma tributaria que traiga justicia distributiva a la sociedad entrerriana, que al verse en problemas de recursos no le tiembla la mano para firmar una ley de emergencia que recauda de los recursos familiares de los trabajadores empobrecidos y no se atreve a construir una ley que recaude recursos de los sectores que están juntando la riqueza en pala, ¿no se anima?, ¿no puede?, ¿es parte de su concepción ideológica?

Para finalizar este análisis del gobernador de Entre Ríos no podemos dejar de observar su última acción para con las y los trabajadores públicos de Entre Ríos, luego de muchos meses de reclamos a lo largo y ancho de la provincia, del pedido desesperado de los trabajadores y trabajadoras que sostienen la salud, la educación, la administración y todo lo que se mueva en la provincia, decidió convocar a una reunión para presentar una oferta, para eso juntó 500 millones mensuales, que es decir nada de acuerdo a lo que se necesita y lo ofrece en forma de bono escalonado descendente, jugando con la necesidad y los derechos laborales de los trabajadores, a ser pagado dentro de más de un mes, generando que a muchos el aumento, por ser tan ínfimo, les llegue devaluado al momento de cobro y prometiendo una apertura de paritarias a fines de noviembre, que de acuerdo a usos y costumbres significa fines de febrero del año próximo, porque jamás se han dignado a atender el reclamo de las y los trabajadores en períodos de diciembre, enero y parte de febrero.

En Entre Ríos no hay recursos para recuperar el salario perdido de las y los trabajadores, pero no es producto de la casualidad, de la mala suerte, del devenir de la vida o de la pandemia, no hay recursos para los trabajadores debido a la política económica decidida por Bordet, los recursos están, lo que falta es la convicción de distribuirlos.

(*) Víctor Hutt, trabajador de la Educación, Concepción del Uruguay

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

La opinión de un entrerriano: "Francia: entre la ciencia y la religión"

Mario Daniel Villagra, oriundo de Villaguay radicado en París escribe esta nota acerca de los …