BNA
Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Novedades » Nuestra moneda

Nuestra moneda

Entre 1970 y 1992 circularon en Argentina cinco signos monetarios. La inflación llevó a los gobiernos a abandonar el Peso Moneda Nacional y la creación sucesiva del Peso Ley, Peso Argentino, Austral y el actual Peso. En total se le recortaron 13 ceros.

 

Por ANÍBAL GALLAY de EL MIÉRCOLES DIGITAL

En los casi 40 años de democracia hubo más de 20 ministros de economía que hicieron la promesa de cumplir son la tarea encomendada. Todos terminaron en estrepitosos fracasos y la inflación tuvo un pico de 5.000 por cien anual en 1989. Hubo gobiernos de la Unión Cívica Radical, del Partido Justicialista y conservadores liberales del PRO. Los une una historia de fracasos en materia inflacionaria y por lo tanto una permanente pérdida de poder adquisitivo del salario, entre otras consecuencias.

La Asamblea constituyente de 1813 no declaró la independencia porque aun rondaba la posibilidad de reconstituir una relación con España instaurando una monarquía.  Y fue  el motivo por el que expulsaron a los diputados de la Banda oriental, decididos republicanos amén de otras cuestiones que disgustaban a los ilustrados porteños.

Pero una  medida fue políticamente significativa: decidir acuñar monedas. Esto tuvo una notable importancia porque equivalió a proclamar que las Provincias Unidos eran en los hechos  un país soberano.

A partir de allí circularon monedas con poco orden. Por supuesto que todas eran de metales preciosos y las acuñadas en Bolivia tenían una gran aceptación.  En 1821 Bernardino Rivadavia creó creó el Banco Nacional, manejado por importadores británicos, con facultad para emitir moneda.

En 1881 durante la presidencia de Julio Argentino Roca se creó el peso argentino que unificó el sistema. La moneda era de oro y sigue vendiéndose en casas de cambio. Al mismo tiempo aparecieron los pesos moneda nacional, esto es, papel moneda. La producción de granos, carne y el respaldo en oro  permitió que lograra sobrevivir por muchas décadas con muy poca inflación. Mucho ayudó  que la actividad agropecuaria pagaba salarios en vales y no monedas, pero los exportadores recibían libras esterlinas. Un negocio fabuloso.

La moneda nacional duró hasta 1969. Se le quitaron dos ceros y se creó el Pesos Ley 18.188. La Luca o fragata pasaron a valer 10 pesos. Fue en el gobierno de Juan Carlos Ongania y su ministro de Economía, José María Dagnino Pastore. El peso ley entró en vigencia el 1 de enero de 1970.

El peso-ley duró solo 13 años. El proceso inflacionario seguía carcomiendo los bolsillos  perjudicando especialmente a los asalariados.

El ministro de Martínez de Hoz no logró controlar la inflación de modo que hacia 1983 había billetes pesos ley de hasta 1.000.000.

No había contabilidad mecánica que soportara tantos ceros de modo que se creó el Peso Argentino. La inflación no se detuvo por ello y ya estando en democracia se creó el Austral, durante el gobierno de Raúl Alfonsín. Sus  ministros tampoco controlaron la inflación que llegó al 5.000 por cien anual en 1989.

Llegado Carlos Saúl Menem asumió como propias las recetas del neoliberalismo, estando Domingo Cavallo al timón de los cambios. Repitió la fórmula de Carlos Pellegrini en 1890.

Creó una nueva moneda ahora respaldada en dólares y vendió todo lo que pudo para acumular dólares que respaldaran su plan. Con la llegada de De la Rúa, vino la eclosión. La llamada convertibilidad terminó con el ministro Cavallo, con el presidente De La Rúa y con los ahorros de millones de argentinos confiados en el peso dolarizado.  Los bancos aprovecharon para robar todo lo posible.

A pesar del caos político institucional no cambió la moneda, pero la inflación siguió  carcomiendo los bolsillos de los asalariados. Los ministros posteriores a la convertibilidad se caracterizaron por la misma incapacidad para frenarla. Durante el periodo que se inicia con Néstor Kirchner y termina con la segunda presidencia de Cristina Kirchner hubo 8 ministros de economía y Roberto Lavagna fue el más duradero con 3 años y 7 meses, contando el período de Eduardo Duhalde.

El macrismo tuvo 3 ministros que continuaron la línea de los fracasos a pesar de ser considerados mentes brillantes. El actual gobierno se inició con Martin Guzmán, todavía en funciones, pero hasta el momento la inflación sigue siendo una materia insoluble

Si al inicio de la convertibilidad un peso era un dólar, en la actualidad un peso es 0,005467468562055768 de dólar. No es lo mismo que la inflación, claro está, pero da una pauta de la pérdida del poder adquisitivo del peso.

Al finalizar el mandato de Cristina Kirchner la inflación anual fue del 25 %, el periodo de Mauricio Macri la elevó al 43 %. En este año 2021 se prevé cercana al 50 %. La historia de la inflación demuestra la incapacidad de los gobiernos para cumplir uno de sus funciones que consiste en cuidar el valor de la moneda.

Desde 1970 hasta 1992 la moneda argentina perdió 13 ceros. Ese período hubo 5 monedas y 14 cuasi monedas. Tal como están las cosas y a horcajadas de nuevos fracasos solo falta esperar en qué momento comenzará a circular una nueva moneda.

rubengallay@hotmail.com

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

25N: Movilización feminista contra la violencia machista en La Histórica

En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, organizaciones feministas …